Long Beach permitirá comer al aire libre en los restaurantes a partir del martes, antes del condado de Los Ángeles

Cuando el gobernador canceló una estricta orden de quedarse en casa el lunes temprano, luego los funcionarios de Long Beach anunciaron que permitirán que la gente pueda comer en los restaurantes al aire libre e ir a los servicios de cuidado personal a partir del martes, 26 de enero.

La ciudad permitirá que los restaurantes sirvan a los clientes al aire libre varios días antes que el condado de Los Ángeles, que anunció más temprano en el día que emitiría una nueva orden de salud el viernes para los restaurantes. Long Beach, sin embargo, será más estricto al requerir que los clientes se sienten a una distancia de 8 pies en lugar de 6 pies.

Otros servicios, incluyendo los salones de belleza y uñas, pueden abrir el lunes en el condado de Los Ángeles y el martes en Long Beach, con un 25% de capacidad.

Ciaran Gough, presidente de la Asociación de Restaurantes de Long Beach, dijo que es bueno que la ciudad esté permitiendo que los restaurantes abran, pero dijo que era muy poco probable que alguno pudiera reabrir con menos de un día de anticipación.

Desde noviembre, los restaurantes han sido relegados para dar solamente a la comida para llevar y la entrega a domicilio, cuando el condado comenzó a cerrar las industrias mientras que el número de los casos de COVID-19, junto con las hospitalizaciones, comenzó a aumentar.

El lunes el gobernador Gavin Newsom justificó el levantamiento de la orden diciendo que las proyecciones dependientes en el número de casos actual muestran que se espera que la capacidad en las unidades de cuidados intensivos aumente del 0% al 33.3% para el 21 de febrero.

El lunes la ciudad informó que su tasa de positividad de las pruebas es ahora del 12.3%, una disminución del 14.2% de hace una semana. Las autoridades informaron 994 nuevos casos de coronavirus y 10 nuevas muertes asociadas con el virus en los últimos cuatro días, desde el 21 de enero.

Las hospitalizaciones en Long Beach han disminuido de 578 a 433 en las últimas dos semanas, y la capacidad de las unidades de cuidados intensivos ha aumentado del 9% al 11% a nivel local, dijeron las autoridades.

Sin embargo: “La pandemia está lejos de terminar”, dijo un comunicado de la ciudad el lunes. “Todos los residentes todavía deben cubrirse la cara, mantener la distancia física de los demás y se les insta encarecidamente a evitar reuniones para frenar la propagación”.

En el comunicado, la ciudad dijo que se permitiría lo siguiente bajo una nueva orden de salud que se emitirá el martes:

  • Los restaurantes, comiendo en persona al aire libre, sujeta a varias restricciones que evitan el hacinamiento, crean un distanciamiento adecuado y requieren el enmascaramiento. Los requisitos para la cena en persona incluirán mesas espaciadas a 8 pies de distancia para mantener una separación constante de 6 pies entre las mesas; requiriendo enmascaramiento en todo momento excepto al comer o beber físicamente; y fomentar enérgicamente las comidas entre los hogares con las personas con quienes vive para reducir la propagación de COVID-19.
  • Los servicios de cuidado personal en interiores que incluyen salones de bronceado, esteticista, cuidado de la piel y los servicios de cosmetología; electrología; profesionales del arte corporal, salones de tatuajes, microblading y maquillaje permanente; tiendas de piercings; y la terapia de masajes y establecer límites de capacidad basados ​​en la capacidad de mantener una distancia de 6 pies entre los clientes.
  • Los hoteles, los moteles, el hospedaje, las unidades de alquiler compartidas y otras instalaciones similares para todo tipo de viajes, incluido el turismo y los viajes individuales.
  • Las operaciones al aire libre de museos, zoológicos y acuarios
  • Las reuniones limitadas de no más de tres hogares, con reuniones permitidas solo al aire libre.

Los lugares de religión pueden seguir funcionando al aire libre. Los gimnasios pueden continuar con sus operaciones al aire libre y la venta minorista en interiores continuará, sujeto a limitaciones de capacidad.

El reportero Brandon Richardson contribuyó a este informe.

Traducido por Crystal Niebla

 

Support our journalism.

Hyperlocal news is an essential force in our democracy, but it costs money to keep an organization like this one alive, and we can’t rely on advertiser support alone. That’s why we’re asking readers like you to support our independent, fact-based journalism. We know you like it—that’s why you’re here. Help us keep hyperlocal news alive in Long Beach.

Melissa has been a journalist for over two decades, starting her career as a reporter covering health and religion and moving into local news. She has worked as an editor for eight years, including seven years at the Press Telegram before joining the Long Beach Post in June 2018. She also serves as a part-time lecturer at Cal State Long Beach where she teaches multimedia journalism and writing.
- ADVERTISEMENT -

More