¿Qué familias del distrito escolar de Long Beach enviarán a los niños de regreso a clases? Más a menudo, son las escuelas más ricas y blancas

En la Primaria Lowell, en un vecindario acomodado a pocos pasos del Marine Stadium, la mayoría de los estudiantes se están preparando para su regreso al campus.

A fines de este mes, alrededor del 74% de los 534 alumnos de Lowell volverán a aprender cara a cara con sus maestros y compañeros ahora que sus padres optaron por inscribirlos en la opción de aprendizaje “híbrido” del Distrito Escolar Unificado de Long Beach, o el LBUSD por sus siglas en ingles, que divide el día escolar entre las clases en el campus y el aprendizaje en casa.

Lowell es la escuela primaria del LBUSD con el porcentaje más alto de estudiantes inscritos para regresar a clases, una opción por la que muchos padres han presionado a medida que las calificaciones reprobatorias aumentaron durante la pandemia, un fenómeno que según las investigaciones estatales ha prevalecido especialmente en las comunidades más pobres.

Pero Lowell también es único en otro sentido: es la escuela primaria del LBUSD con la tasa más baja de estudiantes de bajos ingresos, según datos del distrito. Solo el 15% cae en la categoría de “nivel socioeconómico bajo”, una definición que incluye a los estudiantes que califican para almuerzos gratis o a precio reducido, cuyas familias están por debajo de un cierto umbral de ingresos o cuyos padres tienen menos de una educación secundaria.

Con un 56%, Lowell es también la escuela primaria del LBUSD con la mayor concentración de estudiantes blancos.

A tres millas de distancia, en el distrito de Camboya en Long Beach, los números están esencialmente al revés.

Allí, en la Primaria Lincoln, donde el 88% de los estudiantes provienen de familias de bajos ingresos y el 98% no son blancos, solo el 24% regresa a clases.

La gran mayoría de los estudiantes de Lincoln seguirán aprendiendo exclusivamente en casa, perdiendo la oportunidad de recibir orientación cara a cara de un maestro o ver a sus compañeros de clase además de Zoom.

Lowell y Lincoln se encuentran en los extremos del espectro, pero no son valores atípicos, según los datos del LBUSD analizados por el Long Beach Post.

En general, las escuelas primarias de Long Beach con un porcentaje más alto de estudiantes de bajos ingresos y un porcentaje más alto de estudiantes no blancos tienen menos niños que regresan a la educación en persona, algo que los funcionarios del distrito dicen que probablemente sea una consecuencia de las desigualdades existentes.

Hasta ahora, esta tendencia se aplica solo a las escuelas primarias, que reanudarán la educación en persona el 29 de marzo. Se espera que los estudiantes de secundaria y preparatoria regresen en abril, pero aún no hay datos disponibles sobre cuántas familias tomarán el distrito en esa opción.

Incluso mientras las escuelas se preparan para volver a algo parecido a la normalidad, los datos del LBUSD dejan en claro que las desigualdades persistirán en las comunidades de color desfavorecidas que ya fueron devastadas de manera desproporcionada por COVID-19.

Por ejemplo, en la Primaria Roosevelt al otro lado de la calle de Poly High, 695 de 992 niños seguirán aprendiendo exclusivamente desde casa. Por el contrario, en Naples Elementary, en el costoso enclave isleño de Long Beach, todos menos 88 de los 315 estudiantes regresarán a clase.

En términos más generales, en los distritos escolar 4 y 5, que cubren las áreas más prósperas de Belmont Shore y el este de Long Beach, más del 55% de las familias eligieron que sus estudiantes regresaran a la escuela en persona. En los distritos 1, 2 y 3, que representan el centro de Long Beach, el oeste de Long Beach y el norte de Long Beach, esos números caen drásticamente, con solo un 35,7% a un 40,5% de padres que desean que sus estudiantes regresen en persona.

Cuando el LBUSD encuestó a los padres sobre si querían enviar a sus estudiantes de regreso a la escuela primaria, no preguntaron el motivo de su decisión, lo que dificulta sacar conclusiones firmes sobre qué motivó exactamente su elección.

Pero las personas dentro del distrito han estado de acuerdo en que las preocupaciones por la seguridad y el cuidado de los niños son factores.

El miembro de la junta escolar Juan Benítez, que representa al centro de Long Beach en el Distrito 3, ha dicho durante los últimos meses que sus electores le han dicho en gran medida que aún no están listos para regresar a los campus después de que sus comunidades fueron asediadas por la pandemia.

“A pesar de todos los desafíos que enfrentan, las frustraciones que han expresado con el aprendizaje remoto, ninguno de los padres con los que he hablado, ninguno de ellos ha dicho que se sienten seguros al regresar a la escuela”, dijo Benítez en ingles en una reunión de la junta escolar en diciembre cuando aumentaban los casos de COVID-19. “Creo que es importante destacar eso”.

Los números pueden explicar ese miedo. Es más probable que los electores de Benítez hayan tenido una experiencia personal con COVID-19, según datos de la ciudad.

Su distrito cubre partes de Long Beach que se han visto muy afectadas por casos de coronavirus, incluidas partes del código postal 90813, donde se encuentra la Primaria Lincoln. Con 7.753 infecciones, la tasa de casos en 90813 es más del doble que en 90803, donde se encuentra Primaria Lowell.

La tasa de casos desigualmente alta también es cierta en el código postal 90805 de North Long Beach, un área cubierta por el Distrito 1 de la Junta de Educación, donde solo el 40.5% de los estudiantes están regresando a clases.

“COVID-19 ha afectado de manera desproporcionada a las poblaciones más necesitadas a nivel nacional y en Long Beach”, dijo en ingles el portavoz del LBUSD, Chris Eftychiou. “Las familias que se han visto más afectadas por la pandemia pueden ser más reacias a enviar a sus hijos a entornos grupales. Otros factores logísticos pueden entrar en juego en términos de programación y conveniencia, considerando que los estudiantes asistirán al principio solo durante una parte de la jornada escolar”.

Según el plan de aprendizaje híbrido del distrito, el día escolar para los estudiantes de primaria contará con solo dos horas y media de instrucción en persona. Esto permite que una clase que ahora está dividida con algunos estudiantes en casa y algunos en clase permanezca junto con el mismo maestro que han tenido durante todo el año, pero también requerirá que los padres que optaron por la enseñanza en persona dejen y recojan cualquier extremo de la ventana de dos horas y media.

Eso puede ser factible para un padre que trabaja en casa, pero claramente es menos manejable para los empleados de la tienda de comestibles, los empleados del servicio de alimentos y muchas personas en otros trabajos esenciales con salarios más bajos que todavía han tenido que ir a trabajar durante la pandemia.

“Para la mayoría de la gente, enviar a un niño a la escuela durante dos horas y media durante un día de trabajo nunca fue una opción”, dijo Mariela Salgado, una madre de LBUSD, en una reunión de la Junta de Educación el 3 de marzo.

En esa reunión, Benítez dijo que estaba preocupado por el efecto psicológico en los estudiantes que se ven obligados a quedarse en casa incluso cuando sus compañeros regresan al campus, especialmente dado que es más probable que sean estudiantes con menos recursos.

“Algunos de nuestros estudiantes más vulnerables, por causas ajenas a ellos, no tendrán la oportunidad de regresar”, dijo Benítez. “Eso puede aumentar la sensación de aislamiento para quienes todavía están en casa … En persona, obviamente, la preferencia es, pero no quiero que la gente se sienta mal por haber elegido la opción virtual. Cada hogar, cada situación es diferente”.

El distrito cree que más estudiantes eventualmente terminarán de regreso en el salón de clases a medida que las vacunas se generalicen, dijo Eftychiou, pero mientras tanto, “continuamos enfocándonos en la calidad del aprendizaje a distancia y una amplia gama de servicios de apoyo para las familias que eligen esa opción”.

Nota del editor: Mariela Salgado es miembro del Comité Editorial de la Comunidad de Long Beach Post, que escribe editoriales y artículos de opinión. No tienen ningún control sobre la cobertura de noticias.

Traducido por Sebastian Echeverry

Support our journalism.

Hyperlocal news is an essential force in our democracy, but it costs money to keep an organization like this one alive, and we can’t rely on advertiser support alone. That’s why we’re asking readers like you to support our independent, fact-based journalism. We know you like it—that’s why you’re here. Help us keep hyperlocal news alive in Long Beach.

- ADVERTISEMENT -

More