Long Beach extiende el programa de asistencia para la renta, pero persiste la preocupación de que los inquilinos se queden fuera

Long Beach está extendiendo el plazo para que los inquilinos y propietarios soliciten el programa de ayuda de renta de la ciudad, y los funcionarios anunciaron el miércoles que el programa recibirá $21.2 millones nuevos del gobierno federal para reponer los pagos de alquiler atrasados ​​de los residentes.

La fecha límite original para la solicitud del Programa de Asistencia para el Alquiler de Emergencia de Long Beach era el 12 de mayo, pero ahora es el 11 de junio. La nueva infusión de fondos se suma al programa de $29 millones que la ciudad creó a principios de este año con fondos del gobierno estatal y federal.

El dinero adicional del gobierno federal elevará los fondos de asistencia de renta combinados de la ciudad durante la pandemia a aproximadamente $56 millones. El programa actual pagará hasta el 80% de rentas atrasadas del inquilino si el propietario acepta perdonar el 20% restante, pero una nueva propuesta del gobernador Gavin Newsom esta semana podría eventualmente hacer que el programa pague el 100%.

Se espera que Newsom anuncie todos los detalles de su “Plan de regreso de California” de $100 mil millones el viernes. Pero a principios de esta semana dijo que quería reservar $7.2 mil millones para ayudar a pagar el 100% de los alquileres atrasados ​​y las facturas de servicios públicos para los californianos de bajos ingresos. El financiamiento propuesto, que incluye una tercera ronda de controles de estímulo para los californianos que califiquen, es posible en parte debido al superávit presupuestario del estado de $75 mil millones.

Un portavoz de la ciudad dijo que la ciudad espera recibir más fondos a través del plan propuesto por Newsom, pero no sabrá cuánto hasta que se apruebe el presupuesto estatal a finales de este año. Ese dinero adicional podría ayudar a la ciudad a pagar el 100% del alquiler atrasado de los inquilinos calificados, así como las facturas de agua y servicios públicos vencidas.

Obtener cualquier cantidad de dinero será fundamental para evitar una ola esperada de desalojos después de que expire la moratoria estatal actual a fines de junio, según Mike Murchison, un cabildero que representa a la Alianza de Propietarios de Pequeñas Propiedades y la Asociación de Apartamentos de Ciudades del Sur de California. Murchison dijo que aun que los propietarios preferirían que se les pague en su totalidad por los alquileres perdidos, el pago actual del 80% es mejor que nada, pero no todos los residentes que se retrasaron en los alquileres pueden calificar según las pautas actuales.

“La pregunta clave es qué condiciones se aplican para calificar o no a un inquilino para que el estado o la ciudad paguen sus rentas”, dijo Murchison.

Para ser elegible para el programa, una persona debe ser un inquilino de la ciudad con un ingreso familiar por debajo del 80% del ingreso medio del área, tener una o más personas en el hogar que experimenten dificultades financieras debido a la pandemia de COVID-19, y demostrar que una o más personas en el hogar están en riesgo de quedarse sin hogar o inestabilidad en la vivienda. El ingreso medio para una familia de cuatro miembros en el condado de Los Ángeles es de $77,300; el 80% sería $56,560.

El programa da prioridad a los hogares de bajos ingresos que ganan 50% o menos que el ingreso medio del área, que sería de $35,350 para una familia de cuatro, y aquellos hogares con rentas vencidas y personas desempleadas durante 90 días o más.

Murchison dijo que tiene clientes cuyos inquilinos solicitaron la primera ronda de asistencia para la renta el año pasado cuando la ciudad se comprometió a pagar hasta tres meses de renta para los inquilinos que califiquen. La ciudad recibió 2,400 solicitudes pero solo pudo procesar 1,770 seleccionadas a través de una lotería. De ellos, solo alrededor de 1,500 solicitantes fueron elegibles para recibir asistencia, dijo el miércoles un portavoz de la ciudad.

Murchison dijo que los inquilinos de sus clientes estaban entre los que se negaron.

Los umbrales de ingresos actuales también podrían dejar fuera a las personas que estaban ganando demasiado dinero para calificar antes de perder sus trabajos debido a la pandemia. Sin una forma de pagar su alquiler atrasado, podrían ser vulnerables a los desalojos, pero Murchison dijo que la industria tiene la esperanza de que se encuentre una solución para ayudar a esas personas a pagar sus alquileres.

“Si Newsom ha creado un programa sin condiciones, lo aplaudo”, dijo Murchison.

Aun que los detalles del programa de Newsom siguen sin estar claros, el programa actual de la ciudad se destinará primero a los alquileres vencidos y las facturas de servicios públicos, pero los inquilinos también pueden solicitar pagos parciales de renta y servicios públicos futuros. El programa podría financiar hasta el 25% de renta al futuro de un inquilino por hasta tres meses, según la ciudad. Los inquilinos que buscan ayuda para pagar solo sus facturas de servicios públicos también pueden solicitar el programa de la ciudad.

Esto último podría ser clave para algunas comunidades de inmigrantes que solicitaron préstamos a familiares y amigos o utilizaron tarjetas de crédito para superar la crisis económica de la pandemia.

Hilda Gaytan, presidenta y cofundadora de Puente Latino Association, una organización contratada por la ciudad para realizar actividades de extensión para el programa de asistencia de renta en vecindarios latinos, dijo que la desconfianza de muchos inmigrantes en el gobierno los llevó a asumir deudas que no calificaran para el alivio de estos fondos. Al igual que Murchison, tiene la esperanza de que se puedan cortar algunos de los hilos para liberar los fondos y ayudar a más personas afectadas por la pandemia.

Obtener la aprobación para asistencia futura de renta podría permitir que estos hogares para trabajar en el pago de deudas a familias y acreedores, dijo Gaytan. Por el contrario, ganar demasiado dinero no ha sido una preocupación para las personas a las que su organización ha ayudado a inscribirse. Gaytán dijo que ha visto a algunas personas que ganan casi el 50% del ingreso medio del área, pero nada que se acerque al 80%.

“Siempre pensé que, como inmigrante, conocía las comunidades y el sufrimiento, pero nunca había visto algo así”, dijo Gaytán.

Su grupo se ha centrado en West Long Beach y el centro de la ciudad, con muchos solicitantes provenientes del vecindario de Washington, dijo Gaytan. Lograr que las personas se inscriban ha sido una lucha en ocasiones con barreras digitales como que los solicitantes no tengan un correo electrónico o no traigan los formularios adecuados a los talleres. Gaytán dijo que hubo un período de tiempo en el que la aplicación tampoco estaba disponible en español, pero que desde entonces la ciudad lo ha solucionado.

Gaytán dijo que han estado haciendo un promedio de seis a siete aplicaciones por día.

Las solicitudes para el programa se pueden enviar en el sitio web de la ciudad.

Traducido por Sebastian Echeverry

Support our journalism.

Hyperlocal news is an essential force in our democracy, but it costs money to keep an organization like this one alive, and we can’t rely on advertiser support alone. That’s why we’re asking readers like you to support our independent, fact-based journalism. We know you like it—that’s why you’re here. Help us keep hyperlocal news alive in Long Beach.

Jason Ruiz covers City Hall and politics for the Long Beach Post.
- ADVERTISEMENT -

More