Los administradores de propiedades, propietarios e inquilinos ahora serán responsables de aquellos que violen la ley de fuegos artificiales

La violación de la prohibición de los fuegos artificiales de Long Beach podría conllevar una sanción significativamente más alta después de que el concejo municipal aprobó una enmienda el martes que permite a la ciudad cobrar el costo de los empleados de la ciudad que responden a los fuegos artificiales, así como cualquier daño, a los que encienden los fuegos artificiales.

La votación no cambia la multa máxima de la ciudad, que sigue siendo de $1,000, pero permitirá a la oficina del fiscal de la ciudad emitir citaciones municipales y buscar el costo de recuperación para la policía, los bomberos y otro personal de la ciudad de aquellos que violen la ley.

El costo de esos servicios aún no se ha determinado, pero un funcionario de la ciudad dijo la semana pasada que probablemente variaría dependiente al tamaño de la respuesta, cualquier daño causado por los fuegos artificiales y cuánto tiempo se tarda la investigación.

Los cambios a la ordenanza también agregan una sección de “responsabilidad del anfitrión” que podría facilitar que la ciudad emita multas en el futuro porque permitirá dar multas a los propietarios, inquilinos, administradores de propiedades y otras personas que organizan eventos de fuegos artificiales.

“Si el dueño de una propiedad está en una mejor posición para identificar quiénes son estas personas que están encendiendo los fuegos artificiales, entonces lo tomaremos en consideración, dependiendo de cuál sea la información y cómo podemos identificar a la persona”, dijo en inglés el Fiscal Municipal Adjunto Art Sanchez. “Pero en general, la forma en que funciona la responsabilidad del anfitrión en esta situación es que se centra en poder hacer cumplir la ley contra las personas”.

La política anterior de la ciudad requería que los oficiales de policía presenciaran el encendido de los fuegos artificiales, lo que dificultaba la emisión de citaciones. El 4 de julio pasado, los oficiales del departamento de policía emitieron solamente 13 citaciones, mientras que el departamento recibió casi 800 llamadas relacionadas con fuegos artificiales.

Pero ahora se pueden emitir citaciones a los propietarios si se puede demostrar que los fuegos artificiales fueron encendidos en su propiedad o en la propiedad al lado por personas alojadas en sus hogares.

Existe una disposición en el lenguaje actualizado que permite al dueño de una propiedad reportar la actividad de fuegos artificiales en su propiedad sin ser castigado.

Los miembros del concejo apoyaron el artículo ya que la ciudad ha tratado de reducir los fuegos artificiales en la ciudad durante años. Algunos expresaron su preocupación de que los propietarios pudieran ser penalizados por las acciones de los inquilinos y que aún no se ha definido la cantidad exacta de recuperación de costos.

Otros dijeron que era importante enviar un mensaje a través de la ordenanza. El concejal Al Austin comparó los cambios a la ordenanza de fuegos artificiales de la ciudad con una ley que propuso en 2014 dirigida a adultos que sirven alcohol a menores en reuniones privadas, que también utilizó la responsabilidad del anfitrión como una herramienta de aplicación.

“El mensaje avanzado que se debe sacar de esto es que si decides usar fuegos artificiales ilegales en nuestra ciudad, está poniendo en riesgo su propia vivienda, y creo que es un mensaje fuerte que hay que sacar de esto”, dijo Austin en inglés.

La actualización de la ordenanza es el último esfuerzo de la ciudad para tratar de reducir el uso de fuegos artificiales en la ciudad. El concejo ha financiado anuncios de servicio público, estudió el uso de drones para monitorear y mapear los puntos concentrados de fuegos artificiales y, más recientemente, dijo que ofrecería permisos gratuitos para fiestas en el vecindario para ayudar a que más residentes salgan a las calles con la esperanza de reducir el problema este año.

La oficina del fiscal de la ciudad creó el año pasado un portal de reportes en línea donde los residentes pueden enviar pruebas en video y fotografías, lo que resultó en la emisión de citaciones municipales similares a través de esa oficina. Mientras la ciudad tiene la intención de crear su propio portal de informes en el futuro, los funcionarios dijeron que esperaría hasta después del 4 de julio y alentarían a los residentes a continuar usando el portal del fiscal.

Se le pedirá al concejo que apruebe un programa de multa actualizado en su reunión del 15 de junio, donde se espera que el personal de la ciudad brinde una actualización sobre los costos de respuesta adicionales que se podrían cobrar a las personas que violen la prohibición de los fuegos artificiales de la ciudad.

Traducido por Sebastian Echeverry

Support our journalism.

Hyperlocal news is an essential force in our democracy, but it costs money to keep an organization like this one alive, and we can’t rely on advertiser support alone. That’s why we’re asking readers like you to support our independent, fact-based journalism. We know you like it—that’s why you’re here. Help us keep hyperlocal news alive in Long Beach.

Jason Ruiz covers City Hall and politics for the Long Beach Post.
- ADVERTISEMENT -

More