Vecindario en Long Beach organiza puesto de frutas para mantener a jóvenes alejados de los tiroteos violentos

Los padres en el vecindario de Washington en Long Beach han creado un pequeño puesto de frutas dirigido principalmente por niños locales en un intento de mantenerlos ocupados este verano y lejos de un reciente aumento en la violencia.

El dúo padre-hijo Juan y Aaron Castellon crearon el fin de semana pasado el puesto de frutas llamado Venta de Fin De Semana de Frutas y Verduras.

Aaron, de 8 años, le rogó a su padre que le permitiera vender comida en las calles después de que notó a un niño vendiendo tamales en su calle a lo largo de Pine Avenue, dijo Juan.

“Yo ​​vendia pan de puerta en puerta en México cuando era niño”, dijo Juan. Simpatizando con su hijo, Juan se despertó temprano para comprar productos en Los Ángeles para abastecer el puesto de frutas de su hijo.

Desde que abrieron la tienda, Aaron y otros niños de la comunidad han ganado entre $45 y $50 en un día trabajando de 9 a.m. a 3 p.m. Juan dijo que uno de los niños usó el dinero para comprar leche para su abuela y otro usó el dinero en efectivo para comprarle un regalo a su madre.

Vender fruta no solo les enseña a los niños a ser independientes, dijo Juan, sino que también los mantiene alejados de la actividad violenta que ha aumentado recientemente en su vecindario.

“El primer paso para detener la violencia es en casa”, dijo Juan. “Tenemos que apoyarlos”.

Jesús Esparza, presidente de la Asociación de Vecinos de Washington, dijo que se ha reunido con varios departamentos de la ciudad desde el año pasado para hablar sobre el crimen violento que ha sucedidó en su vecindario.

Hace tres semanas atrás, Esparza se encontró cara a cara con un hombre que le apuntó con un arma a él y a sus hijos mientras jugaban. El hombre se fue sin disparar y nadie resultó herido, pero Esparza se sintió desesperado en ese momento.

El jueves por la noche, un hombre identificado como Rafael Ariaza Ortiz recibió un disparo mortal mientras estaba sentado en un automóvil cerca de la escuela secundaria de la comunidad. Más tarde esa noche, un hombre llamado Reginald English recibió un disparo y lo mató varias cuadras al sur, cerca de Drake Park. Los tiroteos han hecho que las familias tengan miedo de salir a caminar por el vecindario, dijo Esparza.

Aunque la ciudad está intentando reservar recursos para ayudar a la comunidad, Esparza cree que no es suficiente.

“No veo ningún progreso”, dijo en Esparza. “Las cosas están empeorando”.

Lo único que dijo que parece funcionar es la intervención de las familias que viven en su cuadra.

Esparza explicó que cuando los residentes de su cuadra notan que un grupo de juveniles que creen que están involucrados en una pandilla se está reuniendo, las familias salen a la calle para conversar cerca de los jóvenes. Esto hace que los presuntos pandilleros se sientan incómodos y se van, dijo Esparza.

“Los tiroteos se detienen y los cuerpos desaparecen”, dijo Esparza.

Esparza ve el puesto de frutas de Castellón como un método de intervención, porque cree que mantiene a los niños y a los padres involucrados en una actividad positiva. Espera que la idea pueda extenderse a otras comunidades de Long Beach.

La familia vende fruta los fines de semana de 9 a.m. a 3 p.m. en 1750 Pine Avenue.

Support our journalism.

Hyperlocal news is an essential force in our democracy, but it costs money to keep an organization like this one alive, and we can’t rely on advertiser support alone. That’s why we’re asking readers like you to support our independent, fact-based journalism. We know you like it—that’s why you’re here. Help us keep hyperlocal news alive in Long Beach.

Sebastian Echeverry is the North Long Beach reporter through the Report for America program. Philanthropic organizations pledged to cover the local donor portion of his grant-funded position with the Long Beach Post. If you want to support Sebastian's work, you can donate to his Report for America position at lbpost.com/support.
- ADVERTISEMENT -

More