¿Quiénes son los que están siendo más afectados mortalmente en California por COVID-19?

Read this article in English.

Por Hannah Getahun para CalMatters

Ha pasado más de un año y medio desde que COVID-19 llegó por primera vez a California, y la demografía de quiénes mueren a causa del virus está cambiando.

Hasta ahora, 67,358 personas han muerto en California durante la pandemia, más que en cualquier otro estado. En los últimos meses, los que están muriendo son, en promedio, personas más  jóvenes. Y, como era de esperar, las personas de color todavía se encuentran entre las más devastadas por el COVID-19, con las tasas de mortalidad más altas entre los nativos de Hawái / las islas del Pacífico y los afroamericanos.

Aquí hay una mirada en cifras numéricas a las muertes por COVID-19 en California.

¿Cuánto más jóvenes son?

Desde el comienzo de la pandemia, la edad promedio de los californianos que murieron a causa del COVID-19 es de 73 años. Pero de abril a septiembre, la edad promedio se redujo a 67, y en agosto y septiembre, se redujo a 66, según datos del estado del Departamento de Análisis de salud pública California.

“Estamos observando que no son las poblaciones mayores las que han estado a la cabeza en una serie de muertes en la pandemia”, dijo el Dr. Rais Vohra, oficial de salud interino del condado de Fresno. “Ahora se están teniendo a personas cada vez más joven en términos de hospitalizaciones y, desafortunadamente, quién pasa a tener un resultado más trágico en cuanto a muertes”.

¿Una razón importante? Las personas mayores se vacunan en mayor proporción que los residentes más jóvenes. Aproximadamente el 67% de los californianos de 18 a 49 años están completamente vacunados, en comparación con el 73% de las personas de 65 años o más.

Hospitalizaciones y los contagios están aumentando para los californianos menores de 18 años. Pero la vejez, y las condiciones subyacentes que la acompañan, seguirán siendo un factor importante en las tasas de mortalidad, dijo el Dr. George Rutherford, profesor de epidemiología y bioestadística en la Universidad de California, San Francisco.

¿Cuál es el desglose racial? ¿Ha cambiado?

Los latinos están muriendo a un ritmo menor que los blancos y negros en California, según los datos del estado. Sin embargo, los latinos han tenido el mayor aumento en la tasa de mortalidad en el último mes, pasando de 2.4 muertes por cada 100,000 personas en agosto a 4 por cada 100,000 en septiembre. Esa tasa, sin embargo, está muy eclipsada por el pico de enero pasado, cuando murieron 11 latinos por cada 100,000.

Para las personas negras, 7.4 por cada 100,000 personas murieron a causa de COVID-19 este mes, frente a las seis muertes por cada 100,000 en agosto, pero menos que las 9.3 del pasado mes de enero. Las tasas de mortalidad en las poblaciones asiático-americanas y las personas blancas también aumentaron este mesLos estadounidenses de origen asiático tienen actualmente la segunda tasa de mortalidad más baja de California. La razón más probable es la disparidad de vacunas: Los latinos constituyen el 39.4% de la población elegible para vacunas en California, pero solo han recibido el 29.5% de las dosis. Esto significa que, proporcionalmente, no llegan tantas dosis a las comunidades latinas como deberían, dicen los expertos en salud. Los afroamericanos también constituyen una proporción más alta de la población elegible para la vacuna en comparación a las dosis que han recibido.

Una razón de estas disparidades podrían ser las barreras que las comunidades de color aún enfrentan para acceder a las vacunas, incluida la desinformación médica y la vacilación derivada de la desconfianza médica, según Sarah Reyes, directora gerente de comunicaciones de la organización sin fines de lucro California Endowment, que se enfoca en mejorar la atención médica y el acceso en comunidades desatendidas.

“La gente tiene que entender que los mitos y los recelos de la comunidad médica son reales”, dijo Reyes. “Son reales para las comunidades que han sufrido históricamente a manos de un problema sistémico y racista”.

Los nativos de Hawái y las islas del Pacífico han muerto con la tasa más alta de cualquier grupo racial. Pero algunas buenas noticias: la tasa disminuyó de 18.4 muertes por cada 100,000 personas en enero a 17 en agosto y 11.8 en septiembre.

¿Existe una brecha de género creciente?

Los hombres están muriendo a una tasa ligeramente más alta que al comienzo de la pandemia, según los datos estatales.

En septiembre del año pasado, el 45.2% de las muertes fueron de mujeres y el 54.6% de hombres. Pero en agosto de 2021, el 41% eran mujeres y el 58.9% hombres, lo que muestra que la brecha se está ampliando a favor de las mujeres.

En Long Beach, El 70% de las muertes desde julio de 2021 han sido hombres, en comparación con el 58% desde marzo de 2020 hasta julio de 2021.

Antes de la disponibilidad de la vacuna, los hombres representaban un porcentaje ligeramente mayor de muertes que las mujeres. Ahora que la brecha se amplía, las vacunas pueden desempeñar un papel preponderante.

“No puedo evitar pensar que parte de eso se debe a la falta de vacunación, la falta de vacunación diferencial, lo que significa que las mujeres tienen más probabilidades de vacunarse que los hombres”, dijo Rutherford.

Las mujeres tienen más probabilidades de ser vacunadas que los hombres en el estado, y todavía existe una pequeña brecha entre la proporción de hombres que componen la población de vacunas del estado y los que todavía necesitan vacunarse.

¿Cómo se comparan las muertes en California con otros estados?

California, a partir de la semana pasada, tiene el nivel más bajo en siete dias, y la tasa de mortalidad a nivel nacional más baja, cinco personas mueren por cada millón de residentes – es la tasa más baja desde enero, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Sin embargo, lo que está sucediendo en California está sucediendo en todo el país: las personas de 64 años o menos representan una mayor proporción de muertes en 2021 que en 2020. Los datos nacionales también muestran que cuanto mayor es, más probabilidades hay de que se vacune.

¿Cómo se comparan los condados?

La edad promedio de los californianos que mueren de COVID es cada vez personas de menor edad en todo el estado.

En el condado de Fresno, las personas de 50 a 69 años ahora representan una proporción mayor de muertes por COVID-19 que antes, mientras que las de 70 años o más son una proporción menor.

En Long Beach, que tiene su propio departamento de salud, la edad promedio de muerte por COVID desde agosto de 2021 es de 59 años, 13 años menor que marzo de 2020 hasta julio de 2021. En Long Beach, el 99% de las personas mayores de 65 años están vacunadas.

En el condado de Riverside, las personas menores de 45 años representaron el 4.1% del total de muertes entre enero y marzo. Entre junio y agosto, ese número saltó al 16.1%. Entre los adultos, las personas menores de 45 años tienen las tasas de vacunación más bajas.

Once personas murieron en el condado de Riverside el 20 de septiembre y cinco de esas personas tenían menos de 40 años, dijo José Arballo, especialista senior en información pública del Sistema de Salud Pública de la Universidad de Riverside.

¿La mayoría de las personas que murieron no estaban vacunadas?

Las personas vacunadas representan una pequeña fracción de las muertes, aproximadamente 500. “De lejos sin ninguna duda, está en un 95%  haciendo su labor, (detener las muertes) las vacunas son un factor”, dijo Rutherford.

Aunque todavía existe el potencial de casos de gran avance, La vacunación hace que sea mucho menos probable que se desarrolle una enfermedad grave.

Entonces, si la mejor manera de prevenir muertes es la vacuna, ¿cómo logran los funcionarios de salud que las personas más jóvenes reciban la vacuna? Es complicado, pero los mandatos, como la prueba de vacunación para ir a restaurantes o trabajar en ciertos lugares, pueden ayudar, dijo Rutherford. El miedo también puede ser un motivador.

“La gente tiene miedo de la variante Delta, como debería ser”, dijo Rutherford.

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

Support our journalism.

Hyperlocal news is an essential force in our democracy, but it costs money to keep an organization like this one alive, and we can’t rely on advertiser support alone. That’s why we’re asking readers like you to support our independent, fact-based journalism. We know you like it—that’s why you’re here. Help us keep hyperlocal news alive in Long Beach.

- ADVERTISEMENT -

More