Escasez de personal y equipo provocan la pérdida de rutas de barrido de calles en Long Beach

La escasez de personal, el COVID-19, las horas más cortas y el equipo ineficiente son algunas de las razones que han provocado que algunas rutas de barrido de calles se pierdan durante semanas seguidas, según un memorando de la ciudad, pero el departamento de Obras Públicas es optimista de que puede cambiar las cosas cuando la “temporada de hojas” llega a Long Beach.

La división de barrido de calles de la ciudad tiene hasta 14 rutas de servicio por día y tiene 18 puestos (17 operadores de barredoras y un supervisor) presupuestados en la división, pero se ha reducido a solo nueve operadores de barredoras en su punto más bajo, Diko Melkonian, subdirectora de Public Works escribió en el memorando.

La falta de personal ha obligado a los conductores de barredoras a cubrir varias rutas con conductores que convergen en rutas que de otro modo se perderían una vez que hayan terminado sus rutas asignadas. Sin embargo, no siempre hay tiempo suficiente para completar el trabajo dentro de los tiempos de barrido publicados, decía el memorando.

La escasez se atribuyó a los puestos vacantes, a los empleados que utilizan el tiempo libre remunerado normal, así como a la exposición a COVID-19. Aun que en el pasado la división pudo conectar a otros empleados para llenar los vacíos y garantizar que se completara el barrido de calles, los cambios en los que los sindicatos representan cada clasificación de trabajo terminaron con esa práctica, según el memorando.

La portavoz de Obras Públicas, Joy Contreras, dijo que conducir una barredora requiere una certificación especial, pero no una licencia específica. Agregó que el departamento tiene la esperanza ahora que un nuevo oficial de personal ha comenzado a trabajar en que se pueda acelerar el proceso de contratación para cubrir los puestos vacantes.

Contreras dijo que no estaba segura de cuánta escasez de personal se debió a que los operadores de barredoras no estaban vacunados, pero dijo que hubo algunas ausencias relacionadas con el virus.

“Ellos mismos pueden estar sanos, pero pueden tener un papel de cuidado en su familia”, dijo Contreras.

Ella dijo que las rutas que no se barren no dan como resultado que los residentes reciban una multa por estar estacionados en el lado equivocado de la calle, y señaló que el equipo de control de estacionamiento sigue al operador de la barredora en su ruta.

La escasez de empleados y el costo de realizar pruebas a los empleados no vacunados fueron dos factores que influyeron en la decisión de la ciudad de anunciar un mandato completo de vacunación para los empleados de la ciudad a fines de septiembre.

El departamento de Obras Públicas de la ciudad fue el tercer departamento menos vacunado según un informe a fines de septiembre que mostró que solo el 65% de los empleados de Obras Públicas estaban completamente vacunados, ubicándose solo por encima del Departamento de Bomberos de Long Beach (59%) y el Departamento de Policía de Long Beach (57%). Un total de 160 empleados de Obras Públicas no estaban vacunados al 30 de septiembre.

COVID-19 también se mencionó como un problema para el mantenimiento de las barredoras, ya que los mecánicos de la Oficina de Servicios de Flotas de la ciudad se han visto obligados a ponerse en cuarentena y faltar al trabajo, lo que ha obligado a usar barredoras de aire menos eficientes en las rutas de las barredoras.

En algunos casos, no ha habido suficientes vehículos disponibles para dar servicio a cada ruta.

“Las barredoras de escoba son el vehículo preferido en la mayoría de las circunstancias, ya que son más efectivas y eficientes en comparación con las barredoras de aire cuando se usan en las calles de la ciudad”, escribió Melkonian. “Las barredoras de aire deben conducirse más lentamente para proporcionar un barrido de calidad en las rutas de las calles”.

Melkonian dijo que las barredoras de aire también se ven obligadas a regresar a las instalaciones de la ciudad en Temple Avenue y Willow Street para vaciar sus cargas, a diferencia de las barredoras de escobas, que pueden hacerlo en el campo. Esto se suma a la crisis de tiempo en la que ya se encuentran los operadores de barrido debido a las ventanas más pequeñas en las que pueden operar.

La ciudad está trabajando para reemplazar algunas de las barredoras de aire con barredoras de escoba, agregó Melkonian.

Las horas de barrido de calles se redujeron en 2016 en una medida que redujo a la mitad el tiempo que los autos no podían estacionar en un lado dado de una calle y cambió drásticamente los horarios de inicio para el barrido de calles en vecindarios residenciales.

Las ventanas de barrido de dos horas y los horarios de inicio posteriores han sido beneficiosos para algunos residentes, pero esas mismas reducciones de tiempo se mencionan en el memorando como un obstáculo que ha dificultado la limpieza de las calles de la ciudad en las circunstancias actuales del departamento.

Con el comienzo de la “Temporada de las hojas”, Melkonian dijo que el departamento trataría de educar a los residentes sobre cómo desechar sus hojas y otros escombros de manera adecuada, en lugar de empujarlos a la cuneta, lo que dificulta el trabajo de los barrenderos. Melkonian dijo que el departamento también está trabajando para rastrear las rutas perdidas más de cerca con la esperanza de no perder una ruta determinada más de una vez al mes.

Traducido por Sebastian Echeverry.

Support our journalism.

Hyperlocal news is an essential force in our democracy, but it costs money to keep an organization like this one alive, and we can’t rely on advertiser support alone. That’s why we’re asking readers like you to support our independent, fact-based journalism. We know you like it—that’s why you’re here. Help us keep hyperlocal news alive in Long Beach.

Jason Ruiz covers City Hall and politics for the Long Beach Post.
- ADVERTISEMENT -

More