Los residentes se quejan de retrasos y confusión para obtener el reembolso de los costos del Canal Domínguez

Dennis Taylor, de 60 años, estuvo entre miles de personas enfermas por niveles elevados de sulfuro de hidrógeno provenientes del Canal Domínguez durante más de siete semanas.

A principios de este mes, solicitó ayuda del condado para reubicarse, pero nunca recibió ayuda. Taylor, quien sufre de bronquitis y afecciones cardíacas, dijo que el hedor, posiblemente el resultado de un incendio en un almacén que arrojó escombros y químicos al canal, le causó constantes dolores de cabeza y náuseas.

“Me siento ignorado”, dijo Taylor, residente de Carson.

El olor a huevos podridos del canal ahora ha disminuido, pero los funcionarios del condado todavía están procesando cientos de reclamos para reembolsar a los residentes el costo de mudarse a habitaciones de hotel fuera del área. La terrible experiencia de casi dos meses también ha provocado demandas contra el condado de Los Ángeles y las empresas que pueden haber sido responsables, una acusación que el condado aún está investigando.

Mientras tanto, los funcionarios del condado han dicho que, por lo general, los residentes tardan alrededor de tres semanas en recibir el reembolso una vez que envían los recibos y la prueba de residencia, con prioridad para quienes viven más cerca del canal, que se extiende a lo largo de West Long Beach, Carson, Wilmington y otros comunidades al norte. El área con el mayor impacto fue Carson cerca de South Avalon Boulevard, cerca de la salida de la autopista 405, dijeron las autoridades.

Los funcionarios del condado dijeron que más de 3,000 hogares en las proximidades del Canal Domínguez recibieron asistencia para reubicarse. Muchos otros, como Taylor, dicen que nunca recibieron la ayuda que pidieron.

Los funcionarios del condado dijeron que no pueden comentar sobre casos específicos, pero agregaron que aún se están procesando muchas reclamaciones.

El Canal Domínguez cerca de la salida de la autopista 405 en South Avalon Boulevard y East Dominguez Street el jueves 14 de octubre de 2021. Foto de Crystal Niebla.

“No debería haber sido tan difícil”

Los residentes comenzaron a informar el hedor el 3 de octubre y el condado lanzó su programa de reembolso de reubicación el 12 de octubre. Hasta ahora ha gastado más de $1.5 millones para pagar habitaciones de hotel y ha emitido $500,000 en pagos directos para reembolsar a los residentes.

Los funcionarios del condado dijeron que recibieron casi 30,000 solicitudes de ayuda para la reubicación, junto con el pago de filtros de aire y purificadores de aire. De ellos, más de 4,000 solicitantes han proporcionado recibos y documentación de respaldo para el reembolso, dijo Kerjon Lee, un portavoz del condado, en un correo electrónico.

Lee agregó que el departamento de Obras Públicas del condado reasignó personal “para garantizar que las solicitudes de reembolso se procesen a medida que se envían”.

La ciudad de Carson también proporcionó vales a unas 300 personas que no pudieron pagar por adelantado y esperar a recibir el reembolso.

Sin embargo, el condado ha enfrentado críticas por retrasos en el procesamiento de estos reclamos, junto con cambios confusos en las reglas.

Se suponía que solicitar la reubicación era simple, y lo era para muchos residentes que realmente fueron reubicados o reembolsados: después de que los residentes completaron un formulario en línea, tuvieron que esperar para recibir un número de seguimiento del condado, y luego el personal del condado se comunicó con ellos para reservar una habitación.

Dennis Taylor, de 60 años, se inclina sobre una pared antes de que le entreguen su bastón en una acera en los bulevares Del Amo y Avalon el martes 23 de noviembre de 2021. Taylor, quien vive a menos de dos millas del Canal Domínguez, dijo que después de ser expuesto a niveles elevados de sulfuro de hidrógeno, experimentó dificultad para respirar, dolores de cabeza, aturdimiento y náuseas. Foto de Crystal Niebla.

A las personas que llamaron al 211 para pedir ayuda, según lo aconsejado por el condado, se les dirigió a un formulario en línea o se les ayudó a completarlo, dijo Lee.

Pero durante semanas, Justine Barron, residente de Long Beach, no recibió un número de seguimiento. Dijo que no se enteró de que necesitaba uno hasta que habló con un funcionario del condado en un sitio de recursos del Canal Domínguez en el Centro Comunitario de Carson.

Barron, de 47 años, pensó que la habían rechazado porque vivía en Long Beach, a pesar de tener una discapacidad, enfermedad de los mastocitos, que la hace sensible a las toxinas en el aire y, si se desencadena, le provoca migrañas crónicas y convulsiones.

Barron, quien dijo que sufría de migrañas crónicas y convulsiones, finalmente fue aprobada, aunque todavía está esperando el pago, para sus estadías en el hotel después de abogar por semanas. Barron dijo que ha gastado alrededor de $4,000 en hoteles, sin incluir los gastos de entrega de alimentos desde que Barron está discapacitada.

“Presioné duro durante semanas y fui ignorada y finalmente me abrí paso”, dijo. “Estoy agradecida por finalmente recibir ayuda, pero no debería haber sido tan difícil”.

Muchos residentes dijeron que estaban confundidos por el proceso. Un grupo de Facebook formado para ayudar a las preguntas sin respuesta tiene más de 3,500 miembros, muchos de los cuales publican sobre sus frustraciones y piden ayuda.

Obras públicas, por ejemplo, actualizó su formulario de reembolso en línea con una fecha de programa de reembolso extendido sin actualizar su página de aterrizaje de emergencia del Canal Domínguez.

Los funcionarios del condado también les han dicho a los residentes en reuniones públicas virtuales sobre el Canal Domínguez que ignoren la fecha de finalización del programa de reembolso por escrito, aunque no lo han publicitado ampliamente. Los residentes dijeron que los plazos en general seguían cambiando.

La residente de Carson, Erica Terrell, de 33 años, dijo que estaba tan ansiosa por saber dónde dormirían ella y su bebé durante la próxima semana que llamaba a la línea de ayuda del condado, 211, todos los días.

De una semana a otra, dijo que el condado cambió el formulario de permitirle a ella y a su bebé recién nacido vivir en un hotel, a nuevas reglas que la harían compartir una habitación de hotel con su compañera de habitación y su hijo porque eran una sola casa de tener dos familias en dos cuartos separados.

“Constantemente recibía información inconsistente”, dijo.

Ahora que el condado ha notificado a los residentes reubicados que su programa de reembolso, que incluye la asistencia para la reubicación, finalizará el 26 de noviembre, el día después del Día de Acción de Gracias, los residentes como Brandi Murdock, quien dejó el estado para las vacaciones, han sido tomados por sorpresa. Murdock, de 40 años, dijo que el personal del hotel le dijo que tenía hasta el 28 de noviembre.

“Eso es mucha presión para la gente el día después de un feriado”, dijo Murdock.

Una captura de pantalla de una presentación en el ayuntamiento de un mapa que muestra a aquellos que buscaron ayuda para reubicarse en hoteles o purificadores de aire.

Aire despejado, pero una comunidad llena de cicatrices

Los niveles de monitoreo del aire han mostrado una disminución constante en los niveles de sulfuro de hidrógeno, casi todos los cuales están por debajo de los niveles aceptables por el estado, que es de 30 partes por mil millones, excepto por un monitor de aire en las calles 213 y Chico.

Durante los últimos ocho días, los datos de monitoreo del aire muestran que los niveles alcanzaron su punto máximo el 15 de noviembre a 87.98 ppb (por sus siglas en inglés) en las calles 213th y Chico. El lunes 22 de noviembre, los niveles alcanzaron un máximo de 4,29 partes por mil millones, o ppb.

En su pico general el 17 de octubre, el Distrito de Gestión de la Calidad del Aire de la Costa Sur registró niveles cercanos a 7,000 ppb.

Desde que comenzó el olor, South Coast AQMD ha recibido más de 4,500 quejas de Carson y las comunidades circundantes como Gardena, Long Beach, Redondo Beach, Torrance, Wilmington y otras partes del condado de Los Ángeles.

En cuanto a Barron, la asistencia que le ofreció el condado finalmente llegó demasiado tarde para evitarle síntomas traumáticos.

Aún sin sentirse segura con la calidad del aire, Barron se mudó el sábado y se quedará en un hotel y luego en un Airbnb durante otras dos semanas antes de asegurarse una casa en Florida donde vive su padre. Al menos allí tendrá más apoyo con la familia alrededor, dijo.

Traducido por Stephanie Rivera

Support our journalism.

Hyperlocal news is an essential force in our democracy, but it costs money to keep an organization like this one alive, and we can’t rely on advertiser support alone. That’s why we’re asking readers like you to support our independent, fact-based journalism. We know you like it—that’s why you’re here. Help us keep hyperlocal news alive in Long Beach.

Crystal Niebla is the West Long Beach reporter through the Report for America program. Philanthropic organizations pledged to cover the local donor portion of her grant-funded position with the Post. If you want to support Crystal's work, you can donate to her Report For America position at lbpost.com/support.
- ADVERTISEMENT -

More