Aumentó un 62% la falta de vivienda en Long Beach desde 2020

La cantidad de personas sin hogar en Long Beach aumentó un 62% desde el año 2020, según los datos publicados el viernes, 1 de julio, a partir del recuento puntual realizado en febrero.

Casi 1,300 personas más se encuentran ahora en algún estado de falta de vivienda de las que se contaron en 2020, y 2,287 de esas personas no tienen refugio. El recuento de 2020 encontró un total de 2034 personas viviendo en las calles, en sus automóviles o en uno de los refugios de la ciudad. El conteo de este año vio que ese número saltó a 3,296.

La ciudad no realizó un conteo en 2021 debido a la pandemia, y durante una conferencia de prensa el lunes 27 de junio por la tarde, el alcalde Robert García y Kelly Colopy, directora de Salud y Servicios Humanos de la ciudad, dijeron que se esperaba que los datos del conteo de este año se publicarán la próximo semana. Cuando se le preguntó sobre el momento del lanzamiento, que se envió el viernes por la tarde de un fin de semana festivo, un portavoz de la ciudad dijo que la ciudad quería publicarlo esta semana.

“Esto fue tan pronto como todo estuvo listo”, dijo Jennifer Rice Epstein, portavoz del Departamento de Salud de la ciudad.

La ciudad también publicó el viernes un informe completo con datos sobre los demográficos, financieros y de salud de los contados.

Mostró que más de dos tercios de las personas contadas (69%) no tienen refugio, pero Rice Epstein dijo que la ciudad ha aumentado la cantidad de personas que están en algún tipo de refugio desde el conteo de 2020. Un total de 1,009 personas se encuentran en algún tipo de vivienda o refugio temporal, más alto que las 452 personas que la ciudad contó cómo albergadas en el conteo de 2020.

La ciudad ha promocionado las situaciones de vida no congregadas como las proporcionadas a través de conversiones de moteles y vales de motel como una de las formas en que ha podido albergar a más personas en los últimos años, porque las personas están más dispuestas a aceptar alojamientos donde hay más privacidad y seguridad.

Aún así, hay 700 personas más viviendo en las calles en comparación con el recuento puntual realizado en 2020.

Rice Epstein se hizo eco de los comentarios que Colopy hizo de que la ciudad podría albergar a más personas si los propietarios están dispuestos a intensificar y permitir que los cientos de personas que actualmente se encuentran sin hogar con vales de vivienda se muden a sus unidades.

“Podríamos disminuir nuestras cifras en un 15%, específicamente las personas sin hogar en las calles”, dijo, haciendo una designación entre las personas que ya viven en albergues.

Actualmente, la ciudad está esperando recibir una respuesta sobre hasta $45 millones en fondos estatales que solicitó a principios de este año para construir 35 casas pequeñas en el Centro de Servicios Múltiples y posiblemente comprar otro motel para convertirlo en vivienda de transición.

Sin embargo, uno de los cambios más importantes fue un marcado aumento en la cantidad de personas que se encontraron viviendo en sus automóviles. Casi una cuarta parte de los que viven en la calle vivían en sus automóviles, según datos de la ciudad.

El grupo de edad más grande que experimentó la falta de vivienda fue la población de 18 a 54 años (2290), pero también se contaron 938 personas mayores de 55 años. Se contabilizaron un total de 38 familias con niños, de las cuales 33 se encuentran viviendo en algún tipo de albergue.

La mayoría de los contados eran hombres (71%), mientras que los negros (1,195) constituían la población racial más grande de los encuestados por la ciudad. Los blancos (1187) fueron el segundo grupo racial más grande contado. (Según las estimaciones más recientes de la Oficina del Censo de EE. UU., la población general de Long Beach es 12,6 % negra y 28,1 % blanca).

Los datos recopilados de la ciudad muestran que una gran cantidad de personas sin hogar tienen problemas de salud física, mental o conductual. Más de un tercio (1,214) informó tener una enfermedad mental grave, un aumento del 143 % desde 2020. Las personas con discapacidades físicas (826), afecciones médicas crónicas (704) y problemas de abuso de sustancias (951) también constituyeron un gran porcentaje del total. contar.

El informe señaló las desigualdades sistémicas en las políticas gubernamentales que han afectado de manera desproporcionada a las comunidades de color, particularmente en lo que respecta a la pobreza y las bajas tasas de propiedad de viviendas. El informe dijo que si se eliminaran esas desigualdades, la cantidad de personas que actualmente no tienen hogar podría reducirse en un 26%.

Desde 2012, el costo promedio de un estudio en la ciudad aumentó de $700 a $1,450. Más del 40 % de los encuestados mencionaron las tensiones financieras como la razón por la que terminaron en las calles, un aumento del 35 % desde 2020.

Support our journalism.

Hyperlocal news is an essential force in our democracy, but it costs money to keep an organization like this one alive, and we can’t rely on advertiser support alone. That’s why we’re asking readers like you to support our independent, fact-based journalism. We know you like it—that’s why you’re here. Help us keep hyperlocal news alive in Long Beach.

Jason Ruiz has been covering City Hall for the Post for nearly a decade. A Long Beach resident, Ruiz graduated from Cal State Long Beach with a degree in journalism. He and his wife Kristina and, most importantly, their dog Mango, live in Long Beach. He is a particularly avid fan of the Dallas Cowboys and the UCLA Bruins, which is why he sometimes comes to work after the weekend in a grumpy mood.
- ADVERTISEMENT -

More