¿Cómo debería Long Beach regular la venta ambulante? La ciudad quiere tu opinión

La ciudad está invitando a las personas a compartir sus pensamientos sobre el futuro de la venta ambulante en lo que Long Beach desarrolla regulaciones locales que cumplen con las nuevas leyes estatales. Una encuesta, publicada el viernes, 11 de noviembre, les pregunta a los residentes, dueños de negocios, vendedores ambulantes y clientes sobre sus experiencias con la venta ambulante en general, los principales problemas y preocupaciones que tienen y los beneficios que los negocios brindan a la ciudad.

Las respuestas ayudarán a la ciudad a comprender dónde operan más los vendedores ambulantes y el tipo de vendedores que se ven con más frecuencia para desarrollar una ordenanza que coincidirá con el proyecto de ley llamado SB 946 y el proyecto de ley SB 972, que relajan las restricciones sobre la venta ambulante.

SB 972, presentado por primera vez por la senadora estatal Lena González (D-Long Beach) en febrero y promulgado por el gobernador Gavin Newsom en septiembre, fue apoyado por el Concejo Municipal. La ley moderniza el Código de Alimentos Minoristas de California y facilita que los vendedores obtengan permisos de salud al eliminar las barreras que anteriormente requerían que tuvieran acceso a lavabos, baños y tanques de agua.

Las violaciones de cualquiera de los códigos bajo la nueva ley también se cambiaron de un delito menor a una multa administrativa, aunque ciertos códigos de salud para vendedores de alimentos seguirán vigentes incluso después de que la ley entre en vigencia el 1 de enero, según el departamento de salud de Long Beach.

El Proyecto de Ley del Senado 946, que entró en vigencia en 2019, despenalizó la venta ambulante y permitió que los vendedores de alimentos y mercancías operaran en las aceras públicas y otras vías peatonales. SB 946 eliminó la capacidad de la ciudad para regular a los vendedores a menos que haya un problema de salud, seguridad o bienestar.

“Estamos comprometidos a apoyar a los vendedores ambulantes y ayudarlos a integrarse en la economía formal al participar en conversaciones reflexivas con todas las partes interesadas para ayudar a determinar cómo debería ser la venta ambulante en Long Beach,” dijo el alcalde Robert García en un comunicado.

La concejal del primer distrito, Mary Zendejas, propuso por primera vez una resolución para que la ciudad desarrollara una nueva ordenanza para apoyar la venta ambulante en marzo, y fue aprobada en gran parte por el Concejo Municipal con una votación de ocho a uno. Sin embargo, algunos todavía tenían preocupaciones sobre los “malos operadores” o vendedores que no cumplían con las regulaciones o enfermaban a las personas con sus productos.

“Tenemos la oportunidad de conectarnos con residentes, dueños de negocios y vendedores ambulantes y trabajar juntos para crear una ordenanza de venta ambulante que respalde las necesidades específicas de Long Beach”, dijo Zendejas.

En los últimos años, los vendedores ambulantes han sido objeto de ataques racistas, agresiones físicas, cierres del departamento de salud y quejas de residentes. Los miembros de la comunidad han recurrido a plataformas de redes sociales como Nextdoor para compartir sus preocupaciones sobre los restaurantes en las aceras en particular.

“¿Tienen licencia de la ciudad? ¿Qué empresa es propietaria de estos restaurantes? Dado que no es un camión de comida, ¿cómo realiza los controles el Departamento de Salud de Long Beach?” un usuario preguntó esta semana sobre un puesto de tacos en Cambodia Town.

En los comentarios de esa publicación, otros tenían preocupaciones sobre los impuestos que paga el negocio y si se les permite o no operar frente a otros restaurantes tradicionales.

“Estos puestos de comida son limpios, de propiedad familiar, no son caros y son sabrosos… No te decepcionará y te garantizo que volverás”, respondió otro usuario.

Los vendedores ambulantes como Lionel Pérez han hecho todo lo posible para cumplir con la ciudad y han tenido cuidado de no perturbar el negocio de los restaurantes vecinos, pero aun así han encontrado resistencia.

El 2 de agosto, el popular puesto de tacos de East Long Beach de Pérez, Tacos Lionydas, fue objeto de hostigamiento por parte de un hombre al que captó en video gritando: “Traigamos la migra aquí. ¡Traigamos a ICE aquí!” a sus empleados.

Casi dos meses después, el 28 de septiembre, el departamento de salud de la ciudad recibió una queja y el puesto fue cerrado por violar muchos códigos de alimentos y seguridad, incluido operar sin permiso, tener alimentos no refrigerados como frijoles y salsa, colocar los recipientes de alimentos y bebidas demasiado cerca a los arbustos, operar sin instalaciones para lavarse las manos y sin conocimientos sobre seguridad alimentaria.

El departamento de salud se había puesto en contacto con Pérez dos veces antes como parte de su enfoque de “primero la educación” y cerró el puesto después de la tercera violación. Sin embargo, Pérez dijo que la educación solo implicó que le entregaran una hoja de papel que era difícil de entender.

Mientras la ciudad desarrolla las nuevas regulaciones, los vendedores ambulantes deben seguir estos requisitos, según el comunicado:

  • Los vendedores no deben operar en la calle.
  • Los vendedores con operaciones de alimentos deben tener un permiso de salud de la ciudad.
  • Los vendedores que brindan servicios y mercancías que no sean de alimentos deben tener un permiso de vendedor de eventos especiales o una licencia comercial y, por lo general, no se les permite estar en propiedad pública sin un permiso especial.
  • Los proveedores deben cumplir con las leyes locales, estatales y federales aplicables, incluido el Código de alimentos minoristas de California y la Ley de estadounidenses con discapacidades de 1990.

La encuesta estará disponible hasta el 18 de diciembre y la ciudad espera publicar los resultados de la encuesta a principios del próximo año. Aquellos interesados en completar la encuesta pueden hacerlo en línea o visitar cualquier biblioteca pública de Long Beach. Tanto las encuestas en línea como las impresas están disponibles en inglés, español, jemer y tagalo, y cualquier persona que viva, trabaje, estudie y visite Long Beach está invitada a participar, según la ciudad.

Support our journalism.

Hyperlocal news is an essential force in our democracy, but it costs money to keep an organization like this one alive, and we can’t rely on advertiser support alone. That’s why we’re asking readers like you to support our independent, fact-based journalism. We know you like it—that’s why you’re here. Help us keep hyperlocal news alive in Long Beach.

Laura Anaya-Morga is a general assignment reporter for the Long Beach Post.
- ADVERTISEMENT -

More