Después del ataque a un estudiante, la ciudad busca expandir el programa de prevención de la violencia en el norte de Long Beach

El Ayuntamiento de Long Beach pidió el martes al personal que analizaran la expansión de un programa destinado a proteger a los estudiantes mientras viajan hacia y desde la escuela. La solicitud se produce inmediatamente después de un ataque muy publicitado contra una adolescente que regresaba a casa de Jordan High School a principios de este año.

El mes pasado, Graviela Estrada, de 16 años, fue atacada por tres hombres mientras caminaba por Long Beach Boulevard para encontrarse con su madre después de la escuela. Aunque Long Beach tiene un programa de “paso seguro” que utiliza agentes de policía para vigilar a los estudiantes que viajan cerca de las escuelas secundarias Poly, Millikan y Cabrillo, Jordan no había sido incluido previamente en ese plan.

Desde entonces, Jordan ha sido financiado con dinero de la ley de recuperación, pero Colin Powell Academy for Success, donde Estrada caminaba para encontrarse con su madre, no lo es.

En la reunión del Concejo Municipal de anoche, el Concejal Al Austin solicitó un informe factible sobre la expansión del programa para incluir a Colin Powell y establecer una guía para las asociaciones de vecinos y las comunidades para formar sus propios programas de paso seguro en el futuro.

“Los niños son nuestros activos más valiosos y vulnerables y no deberían tener que soportar la violencia en su camino a la escuela”, dijo Austin.

La solicitud de Austin se produce después de meses de quejas de algunos residentes de que el corredor de Long Beach Boulevard en el norte de Long Beach ha sido un semillero de tráfico sexual y prostitución, algunos de los cuales son presenciados por niños en su camino hacia y desde la escuela.

Ampliar el programa podría usar voluntarios o empleados pagados ubicados a lo largo de las rutas recorridas por los estudiantes y en los parques del área para ayudar a garantizar que los niños puedan viajar hacia y desde la escuela de manera segura.

En el pasado, la ciudad ha utilizado a los oficiales del Departamento de Policía de Long Beach para monitorear las áreas de viaje después de la escuela, pero la solicitud de Austin exige que el LBPD, el LBUSD y otras partes interesadas formen un plan sobre cómo aumentar la seguridad de los estudiantes.

La capa adicional de protección es muy necesaria, dijeron los residentes.

“Este evento que ocurrió hace aproximadamente un mes realmente ha devastado nuestro vecindario”, dijo Patricia Long, quien vive en el vecindario Coolidge Triangle.

Dave San Jose dijo que ha vivido en North Long Beach durante décadas y sugirió que todas las escuelas necesitan un programa de paso seguro.

“He visto lo bueno, lo malo y esto es lo feo”, dijo San José sobre los recientes incidentes de violencia en la comunidad.

Long Beach recibió una subvención de $3.9 millones la semana pasada que ayudará a abordar la violencia armada en la ciudad. Esa financiación se produjo después de una solicitud de los miembros del consejo Rex Richardson, Mary Zendejas, Cindy Allen y Suely Saro a principios de la pandemia.

El premio del Programa de Subsidios para la Prevención e Intervención de la Violencia de California es la segunda vez en dos años que la ciudad recibe fondos estatales para ayudar a abordar la violencia comunitaria.

En 2020, utilizó una subvención de $1.1 millones para lanzar un programa piloto en el vecindario de Washington destinado a reducir la violencia mediante el envío de expertos de intervención comunitarios al área.

Se espera que el premio de 2022 ayude a la ciudad a expandir sus esfuerzos a 13 comunidades en el norte y el centro de Long Beach, donde la violencia armada ha sido más frecuente.

El programa está siendo dirigido por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Long Beach y desplegará fuerzas de paz civiles que buscarán involucrar a los jóvenes y otras personas afectadas por la violencia armada y conectar a esas familias con servicios de apoyo y oportunidades económicas, según un anuncio de la ciudad.

Eso podría incluir organizar actividades respaldadas por el programa en parques, escuelas y otros lugares públicos para ayudar a cambiar la cultura en torno a la violencia armada en la ciudad a través de la intervención y la activación de partes desatendidas de la ciudad. Se espera que los planes para expandir el programa comiencen en agosto.

Traducido por Laura Anaya-Morga

Support our journalism.

Hyperlocal news is an essential force in our democracy, but it costs money to keep an organization like this one alive, and we can’t rely on advertiser support alone. That’s why we’re asking readers like you to support our independent, fact-based journalism. We know you like it—that’s why you’re here. Help us keep hyperlocal news alive in Long Beach.

Jason Ruiz has been covering City Hall for the Post for nearly a decade. A Long Beach resident, Ruiz graduated from Cal State Long Beach with a degree in journalism. He and his wife Kristina and, most importantly, their dog Mango, live in Long Beach. He is a particularly avid fan of the Dallas Cowboys and the UCLA Bruins, which is why he sometimes comes to work after the weekend in a grumpy mood.
- ADVERTISEMENT -

More