El aumento en los casos de COVID empuja a Long Beach a un rango “medio” de infecciones por coronavirus

Los niveles crecientes de las tasas de COVID-19 en todo el condado de Los Ángeles han movido a Long Beach de niveles de actividad del virus “bajos” a “medios”, lo que llevó a los funcionarios de la ciudad a instar al público a que una vez más tome precauciones de seguridad, como usar máscaras en el interior y asegurar que estén vacunados.

Según datos de la ciudad, hasta el viernes ha habido 351 nuevos casos de COVID-19 por cada 100,000 habitantes en los últimos siete días. Eso se compara con solo 19 nuevos casos diarios informados hace aproximadamente un mes.

Long Beach ha visto algunas de sus tasas de casos de COVID-19 más altas desde el invierno pero las hospitalizaciones y las muertes hasta ahora se han mantenido bajas, y los funcionarios de salud acreditan la alta tasa de vacunación del condado. En Long Beach, el 74.4% de los residentes de 5 años en adelante están completamente vacunados, pero solo el 37.7% ha recibido un refuerzo, según datos de la ciudad.

Desde el viernes, 20 de mayo, solo había 13 residentes de Long Beach hospitalizados con el coronavirus. Eso se traduce en 1.5 por cada 100,000 habitantes y 1.6% de las camas de hospitalización con personal ocupadas por pacientes con COVID-19, según la ciudad. Aún así, el reciente aumento de brotes en toda la ciudad, incluso entre las escuelas y los centros de enfermería, ha jugado una parte importante en la caída de la ciudad al nivel medio.

El nivel medio es el segundo de los tres niveles descritos por los CDC para medir el impacto de COVID-19 a nivel comunitario por condado. Alcanzar niveles “altos” requeriría un fuerte aumento en las hospitalizaciones relacionadas con COVID.

El cambio al nivel de transmisión “medio” no desencadena nuevas reglas de enmascaramiento ni cierres comerciales.

A medida que el aumento invernal de casos disminuyó este año, el condado de Los Ángeles y Long Beach se encontraban entre los últimos municipios grandes del país en mantener estrictos mandatos de máscara.

En febrero, Long Beach dijo que sus requisitos de uso de máscaras en interiores se levantarían una vez que la ciudad alcanzara una tasa acumulada de siete días de menos de 50 casos por cada 100,000 residentes.

Pero a principios de marzo, Long Beach levantó sus mandatos de máscara, aunque la tasa de casos sigue siendo el doble, y la ciudad sigue las nuevas pautas federales.

La orden de salud de Long Beach se actualizó por última vez en abril, lo que puso fin a los requisitos de máscara en la mayoría de los entornos interiores. Pero la ciudad sigue exigiendo que las personas usen una máscara en todo el transporte público, incluidos los autobuses, trenes y viajes compartidos, así como en los centros de transporte interior, como las terminales del aeropuerto.

Traducido por Laura Anaya-Morga

Support our journalism.

Hyperlocal news is an essential force in our democracy, but it costs money to keep an organization like this one alive, and we can’t rely on advertiser support alone. That’s why we’re asking readers like you to support our independent, fact-based journalism. We know you like it—that’s why you’re here. Help us keep hyperlocal news alive in Long Beach.

Fernando Haro is the Long Beach Post's breaking news and public safety reporter.
- ADVERTISEMENT -

More