El Departamento de Salud cierra Tacos Lionydas, un popular puesto de tacos del este de Long Beach

Un puesto popular de tacos con el nombre de “Tacos Lionydas” fue clausurado por el Departamento de Salud de la ciudad y la policía el miércoles por la noche, según el propietario Lionel Pérez, que normalmente se instala en la avenida Clark y la calle Atherton en el este de Long Beach.

Pérez dijo que era la segunda vez que el departamento de salud se le acercaba después de una queja.

La primera vez, Pérez dijo que le entregaron un papelito que era difícil de entender y que explicaba por qué no podía operar allí. La segunda vez, tiraron toda su carne y suministros, incluyendo servilletas, platos y utensilios. Asimismo, la ciudad confiscó el carro de tacos, algo que, según las autoridades de Long Beach, es una práctica habitual para los vendedores ambulantes que son sorprendidos por segunda vez sin permiso tras ser informados de los requisitos.

“Son grandes pérdidas, pero ya sabes, hay reglas,” dijo Pérez. Dijo que, aunque la ciudad tiene sus propios procesos, él y su personal trabajan duro para mantener el puesto y comprar todo lo que necesitan.

Pérez llegó a Los Ángeles hace siete años desde un pequeño pueblo de Oaxaca y este mes de junio consiguió abrir su propio puesto de tacos, algo en lo que llevaba mucho tiempo trabajando.

“Estoy muy satisfecho y contento de cómo me ha ido hasta ahora,” dijo. “La comunidad y nuestros clientes nos han aceptado.”

A pesar de esa amplia aceptación, Tacos Lionydas sigue siendo objeto de acoso. El 2 de agosto, dos meses después de abrir, Pérez grabó un video de un hombre que lo arengaba a él y a su personal.

El hombre se acercó al puesto y comenzó a gritar: “Vamos a traerte la migra. ¡Vamos a llamar a ICE!” El mismo hombre había empujado previamente una de sus parrillas al suelo. Dos días después, el Departamento de Salud de Long Beach se presentó para una inspección y dijo que habían recibido una queja de un vecino.

Según la portavoz del departamento de salud, Jennifer Rice Epstein, el 4 de agosto, Pérez y su personal recibieron formación sobre el proceso de concesión de permisos y las normas de seguridad alimentaria.

El 28 de septiembre, señaló, el Departamento de Salud recibió otra queja y descubrió que el puesto infringía muchos códigos de seguridad y alimentación, incluido el hecho de funcionar sin permiso, tener alimentos sin refrigerar, como frijoles y salsa, colocar los recipientes de comida y bebida demasiado cerca de los arbustos, no tener instalaciones para lavarse las manos y carecer de conocimientos sobre seguridad alimentaria.

“Queremos que las personas puedan ganarse la vida y operar carritos de comida de manera exitosa y segura,” escribió Epstein en un correo electrónico. “No solo la ley exige que las empresas basadas en alimentos sigan las pautas de seguridad alimentaria, sino que también es importante recordar que lo hacemos al servicio de la comunidad.”

El miércoles por la noche, Epstein dijo que el departamento de salud encontró un total de cinco vendedores no permitidos en toda la ciudad.

“Educamos a cuatro de los cinco; al quinto vendedor se le incautó la comida y el equipo porque se le había educado previamente sobre la necesidad de un permiso sanitario (el 8/4) y aún así continuó operando,” afirmó, refiriéndose al puesto de Pérez.

Pérez dijo que tiene cuidado de no perturbar el negocio de los restaurantes vecinos después de recibir una denuncia de un propietario que lo acusó de “robar a sus clientes.” Por lo general, comienza a vender una vez que el negocio cercano ha cerrado, pero dijo que esa podría ser la razón por la que ha estado recibiendo quejas.

La semana pasada, el gobernador Gavin Newsom promulgó la ley SB 972, un proyecto de ley destinado a despenalizar la venta ambulante al facilitar que los microempresarios obtengan permisos y operen legalmente. El proyecto de ley, que flexibiliza algunos de los requisitos de salud de los vendedores ambulantes de alimentos, entrará en vigor el año que viene, pero según Epstein, Pérez habría seguido infringiendo la ley.

La senadora estatal Lena González, demócrata de Long Beach, autora del proyecto de ley, dijo que la prevención de este tipo de situaciones fue la razón exacta por la que presentó la SB 972.

“El motivo es que la mayoría de nuestros vendedores ambulantes de comida, especialmente si son inmigrantes latinos, o africanos, o camboyanos; por desgracia, no tienen los recursos necesarios. No saben exactamente cómo cumplir con las normas sanitarias locales,” señaló.

“Quieren cumplir, pero lo único con lo que se encuentran es con la aplicación, la falta de instrucciones, la falta de apoyo.”

A pesar de los obstáculos, Pérez dijo que buscará otro lugar donde operar y espera que sus clientes leales lo sigan.

Nota del editor: esta historia se actualizó para corregir el nombre del puesto de tacos de “Tacos Lionel” a “Tacos Lionydas.”

Support our journalism.

Hyperlocal news is an essential force in our democracy, but it costs money to keep an organization like this one alive, and we can’t rely on advertiser support alone. That’s why we’re asking readers like you to support our independent, fact-based journalism. We know you like it—that’s why you’re here. Help us keep hyperlocal news alive in Long Beach.

Laura Anaya-Morga is a general assignment reporter for the Long Beach Post.
- ADVERTISEMENT -

More