Familia de hombre asesinado a tiros cerca del río Los Ángeles busca respuestas

A casi 3,000 millas de donde mataron a tiros a su hermano en Long Beach el mes pasado, Francisco Martínez García yace despierto todas las noches pensando en su hermano mayor, Isidro.

Francisco dijo que no ha dormido mucho desde que recibió la noticia, sino que piensa en por qué alguien querría hacerle daño a su hermano.

“Estamos muy mal,” dijo Francisco, de 29 años, al Post en una llamada telefónica desde Guatemala. “El era puede buena persona.”

En la noche del 19 de julio, Isidro Alberto Martínez García, de 37 años, recibió un disparo en la pelvis cerca del cruce de la Pacific Coast Highway sobre el río Los Ángeles, dijo la policía. A pesar de los intentos de las autoridades por salvar a Isidro, murió en el hospital.

La policía aún no ha identificado a un sospechoso o un motivo en el tiroteo.

“Tenia plañado viajar en diciembre a los Estados Unidos. … Yo quiero verlo y abrazarlo,” dijo Francisco, quien no había visto a su hermano en 16 años. “Es lo que más me duelo porque yo no pude cumplir eso.”

Desde que tiene memoria, Francisco admiraba a Isidro.

“El me protegía,” dijo un afligido Francisco.

Nacido el 9 de octubre de 1984, Idisdro tuvo una educación humilde, dijo su hermano.

Los dos hermanos crecieron en Nueva Concepción, Escuintla, Guatemala, un pequeño pueblo de poco más de 15,000 habitantes. En Nueva Concepción la mayoría de la gente trabajaba en la agricultura mientras que otros locales se dedicaban a la venta ambulante.

“Es muy lamentable en las circunstancias que se vive aquí en Guatemala,” dijo Francisco, quien de adulto ahora trabaja como vendedor ambulante vendiendo bocadillos en la ciudad.

Desde que tenía 10 años, Isidro se aventuraba en la ciudad en busca de alguna forma de ayudar a aliviar las cargas financieras de sus padres, dijo Francisco.

Realmente disfrutaba de la caza y la pesca, dijo Francisco. Era su forma de asegurarse de que la familia siempre tuviera comida en la mesa, agregó. Pero un ajetreo secundario en particular, las peleas de gallos, se convirtió en el favorito de Isidro, dijo su hermano, quien observaba cómo Isidro criaba a las crías.

Cuando el tiempo lo permitió, Isidro llevó a Francisco al río local. Allí chapoteaban y se bañaban. En otros días, pasaban el tiempo persiguiéndose y jugando al fútbol.

Aunque soñaba con ser abogado algún día, Isidro tuvo que emprender otros esfuerzos para ayudar a mantener a su familia, según su hermano. Cuando cumplió 20 años, su reputación en la comunidad creció. La gente de la ciudad sabía que si había que arreglar un electrodoméstico de cocina, Isidro era el indicado. También se había convertido en padre.

Pero por la falta de oportunidades en Nueva Concepción, decidió irse a Estados Unidos, dijo Francisco.

El 10 de marzo de 2006 llegó a Miami un Isidro de 22 años. Se quedó allí durante tres meses con un tío político mientras se instalaba antes de mudarse al otro lado del país a Long Beach, dijo su familia.

Durante sus primeros meses, Francisco llamaba a Isidro, instándolo a tener cuidado ya que estaba viviendo en los EE. UU. sin permiso. Isidro, siempre optimista, le aseguraba a su hermano menor que todo estaría bien y que no tenía de qué preocuparse.

Después de establecerse en Long Beach, trabajó como obrero de la construcción y jardinero, y a menudo enviaba parte de su sueldo a su familia en Guatemala, donde el dinero se usaba para el tratamiento de la diabetes de su padre, dijo Francisco.

Desde la muerte de Isidro, su padre ha empeorado, dijo Francisco, junto con el resto de la familia que todavía está tratando de procesar la muerte de su ser querido.

Mientras tanto, los vecinos en Guatemala se han unido en torno a la familia Martínez García, ofreciendo sus condolencias y prometiendo que se encargarán de todos los procedimientos una vez que el cuerpo de Isidro sea devuelto a Guatemala, dijo Francisco.

Francisco recuerda la naturaleza generosa de su hermano, todavía tratando de comprender su muerte inesperada.

“La verdad no sabemos nada ni por qué le pudo pasar esto,” dijo Francisco.

Support our journalism.

Hyperlocal news is an essential force in our democracy, but it costs money to keep an organization like this one alive, and we can’t rely on advertiser support alone. That’s why we’re asking readers like you to support our independent, fact-based journalism. We know you like it—that’s why you’re here. Help us keep hyperlocal news alive in Long Beach.

Fernando Haro is the Long Beach Post's breaking news and public safety reporter.
- ADVERTISEMENT -

More