Long Beach pasa al nivel de “bajo riesgo” de infecciones por COVID-19 según las nuevas pautas de los CDC

El mes pasado, Long Beach dijo que sus requisitos de uso de máscaras en interiores se levantarían una vez que la ciudad alcanzara una tasa acumulada de siete días de menos de 50 casos por cada 100,000 residentes.

Pero esta semana, Long Beach levantó sus mandatos de máscaras, aunque la tasa de casos sigue siendo el doble, ya que la ciudad sigue las nuevas pautas federales.

Los funcionarios de la ciudad han dicho todo el tiempo que los datos impulsarán las decisiones, pero para la Dra. Anissa Davis, funcionaria de salud de la ciudad de Long Beach, revisar las órdenes de salud relacionadas con el COVID-19 puede ser un equilibrio difícil, ya que las reglas federales, estatales y del condado cambian con frecuencia.

La semana pasada, Davis emitió una orden de salud actualizada que permite a las personas vacunadas renunciar a las máscaras faciales en la mayoría de los entornos interiores. Pero días después, la ciudad cambió de marcha y emitió una orden actualizada que permitía a todos renunciar a las máscaras en el interior, independientemente del estado de vacunación.

Davis dijo que emitió el cambio el lunes siguiendo las nuevas pautas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE. UU. (CDC, por sus siglas en inglés) que movieron oficialmente a Long Beach al riesgo de “bajo nivel” de actividad del virus.

Davis, en una entrevista esta semana, admite que los cambios cambiantes pueden confundir a los residentes, pero dijo que está trabajando para mantenerse al día con los datos y la investigación en constante cambio sobre la pandemia. Long Beach es una de las pocas ciudades de California con su propio departamento de salud y puede emitir sus propias órdenes de salud independientemente del condado.

“Creo que siempre es un acto de equilibrio asegurarse de tener en cuenta las preocupaciones de las personas y, por otro lado, tratar de reducir el riesgo de transmisión tanto como sea posible”, ella dijo.

La Dra. Anissa Davis, oficial de salud de la ciudad de Long Beach, habla durante una conferencia de prensa junto con funcionarios gubernamentales y de salud de Long Beach sobre el virus COVID-19 en Long Beach el jueves 27 de febrero de 2020. Foto por Thomas R. Cordova.

A medida que el aumento invernal de casos disminuyó este año, el condado de Los Ángeles y Long Beach se encontraban entre los últimos municipios grandes del país en mantener estrictos mandatos de máscara.

Pero con los casos ahora en niveles más bajos, Davis dijo que se siente más cómoda aflojando los mandatos de máscaras, aunque todavía se recomienda encarecidamente cubrirse la cara.

“Tuvimos requisitos realmente estrictos sobre el uso de máscaras cuando nuestro objetivo era erradicar por completo el virus, pero ahora entendemos el hecho de que vamos a vivir con COVID”, ella dijo. “No vamos a deshacernos de este virus, pero podemos seguir protegiéndonos”.

Anteriormente, las pautas se basaban en gran medida en las tasas de casos, pero las nuevas designaciones de los CDC para las categorías de riesgo publicadas esta semana se basan principalmente en las admisiones hospitalarias relacionadas con el virus y el porcentaje de camas de hospital ocupadas por pacientes con COVID-19.

Para estar en la categoría de bajo riesgo, las nuevas pautas requieren que los municipios primero tengan una tasa de casos promedio de siete días inferior a 200 personas por cada 100,000 habitantes. El promedio de siete días de Long Beach fue de 100 a partir del miércoles.

Davis dijo que la ciudad también se encuentra en la categoría de bajo riesgo por debajo de los indicadores, como la cantidad de nuevas admisiones hospitalarias por COVID-19 por cada 100,000 habitantes. La ciudad ahora tiene un promedio de menos de 10 nuevas admisiones por cada 100,000 habitantes.

En una de las últimas reticencias, el condado de Los Ángeles también se movió para aflojar sus mandatos de máscara. A partir del viernes, el uso de máscaras en interiores ya no es obligatorio de acuerdo con las nuevas pautas de los CDC.

En Long Beach y el condado todavía se requiere el uso de máscaras en entornos de mayor riesgo, incluidos los centros de atención médica, el transporte público y los centros de atención a largo plazo.

Si bien las tasas de casos han disminuido drásticamente y las reglas de enmascaramiento han cambiado, Davis dijo que la vida está lejos de ser normal.

“En este momento, las cosas parecen prometedoras y somos cautelosamente optimistas”, ella dijo. “Pero con COVID, nunca puedes estar seguro. Todavía estamos esperando a ver qué pasa”.

Traducido por Fernando Haro

Support our journalism.

Hyperlocal news is an essential force in our democracy, but it costs money to keep an organization like this one alive, and we can’t rely on advertiser support alone. That’s why we’re asking readers like you to support our independent, fact-based journalism. We know you like it—that’s why you’re here. Help us keep hyperlocal news alive in Long Beach.

Kelly Puente is an award-winning general assignment and special projects reporter at the Long Beach Post. She has worked as a journalist in Long Beach since 2006, covering everything from education and crime to courts and breaking news. Kelly previously worked at the Long Beach Press-Telegram and the Orange County Register before joining the Post in 2018. She is currently pursuing a master’s degree in public policy and administration at Cal State Long Beach. Reach her at [email protected].
- ADVERTISEMENT -

More