El ayuntamiento aprueba la ley de “zonas para niños” que prohíbe el acceso de adultos a los parques infantiles si no estén supervisando a los niños

Las personas que visiten los parques infantiles de Long Beach deberán estar acompañadas con un niño a partir del próximo mes o correrán el riesgo de ser multadas o procesadas por violar una ley adoptada por el concejo municipal esta semana que requiere que los adultos estén con un niño en los parques infantiles de la ciudad.

La regla requeriría que un adulto supervise a un niño menor de 12 años en las “zonas para niños” recién creadas que se establecerán en más de 80 parques infantiles de la ciudad. El concejo votó por unanimidad el martes por la noche en la primera de dos votaciones para establecer la ley que entrará en vigencia 30 días después de que la firme el alcalde.

“Creo que el equipo del patio de recreo debería ser casi un espacio santuario para los niños y las familias de nuestra ciudad”, dijo el concejal Al Austin, uno de los partidarios originales de establecer las nuevas zonas para niños.

Austin y otros miembros del concejo citaron casos en los que se informó que las personas consumían drogas o acampaban en los parques infantiles de la ciudad, lo que obligaba a las familias a navegar entre escombros inseguros, como parafernalia de drogas y condones usados.

Las nuevas zonas para niños se aplicarían a los equipos de juegos y al espacio que los rodea, pero no se aplicarían a otras áreas en los parques de la ciudad, como campos deportivos, bancos u otros espacios sin juegos.

El director de Parques, Recreación y Marina, Brent Dennis, dijo que se eligió el límite de edad de 12 años en parte porque ese es generalmente el límite que los fabricantes ponen en los equipos de juegos que se venden a las ciudades para garantizar que se usen de manera segura y tengan una larga vida útil.

Dennis citó una serie de casos en los últimos meses en los que los adultos dañaron el equipo nuevo del parque al usar agresivamente instalaciones de juegos para niños, lo que provocó reparaciones costosas.

Mientras la nueva ley requeriría que un oficial de policía o guardaparques emita una citación antes de que cualquier infracción pueda ser procesada como un delito menor, Dennis dijo que se colocarían grandes carteles que notificarían a las personas sobre la nueva ley alrededor de los parques infantiles de la ciudad y que los empleados del parque trabajarían para educar a los visitantes del cambio.

“Será una campaña de concientización y un enfoque más amable y gentil”, dijo Dennis.

A pesar del voto unánime, hubo algunas preocupaciones del concejo sobre el precedente legal y cómo se podría aplicar esta regla a los niños mayores, y el concejal Rex Richardson pidió evitar citar a los niños mayores y solicitó que la ley se haga cumplir de una manera “sensible al desarrollo”.

La fiscal adjunta de la ciudad, Anita Lakhani, dijo que hasta ahora nadie ha cuestionado la constitucionalidad de una ley similar implementada en San Francisco.

Un desición de 2006 del Fiscal General de California dijo que limitar las áreas de juegos infantiles a los niños más pequeños no era inconstitucional porque evitaba que el equipo se dañara y lastimara potencialmente a los niños a los que estaba destinado a servir.

El Concejo Municipal realizará una segunda votación de procedimiento sobre la ley en su reunión del 10 de mayo antes de que el tema se dirija al escritorio del alcalde para su firma.

Traducido por Crystal Niebla

Support our journalism.

Hyperlocal news is an essential force in our democracy, but it costs money to keep an organization like this one alive, and we can’t rely on advertiser support alone. That’s why we’re asking readers like you to support our independent, fact-based journalism. We know you like it—that’s why you’re here. Help us keep hyperlocal news alive in Long Beach.

Jason Ruiz has been covering City Hall for the Post for nearly a decade. A Long Beach resident, Ruiz graduated from Cal State Long Beach with a degree in journalism. He and his wife Kristina and, most importantly, their dog Mango, live in Long Beach. He is a particularly avid fan of the Dallas Cowboys and the UCLA Bruins, which is why he sometimes comes to work after the weekend in a grumpy mood.
- ADVERTISEMENT -

More