Una nueva ordenanza podría convertir la asistencia de carreras ilegales de autos en Long Beach en un delito menor

Long Beach pronto podría comenzar a tomar medidas contra las carreras ilegales de autos y los eventos callejeros ilegales que toman el control de las calles, ya que se espera en la próxima semana que el Concejo Municipal apruebe una nueva ordenanza que haría ilegal ser espectador en estos tipos de eventos.

La ordenanza fue solicitada en julio por el concejal del este de Long Beach, Daryl Supernaw, quien mostró imágenes de un evento de toma de posesión donde docenas de personas y vehículos bloquearon la intersección de Stearns Street y Bellflower Boulevard con algunos asistentes apuntando con láser a los policías que llegaban.

Supernaw dijo el lunes que el objetivo de solicitar la ordenanza era asegurarse de que Long Beach no se convirtiera en un refugio para ese tipo de actividad ilegal de carreras callejeras, ya que otras ciudades alrededor de Long Beach ya habían adoptado o estaban en proceso de implementar leyes similares, apuntando a los espectadores en los libros.

“Si otras ciudades están haciendo esto, solamente necesitábamos enviar un fuerte mensaje de que Long Beach no tolerará esto”, dijo Supernaw.

La nueva ordenanza haría que sin uno está presente en un sitio donde se realicen o se preparen carreras callejeras ilegales, los espectáculos secundarios u otras “exhibiciones de conducción imprudente” durante una toma de control de la calle punible como un delito menor o infracción. El fiscal de la ciudad decidiría qué nivel de cargos presentar contra los atrapados en estos eventos que toman control de las calles.

La ley se aplicaría a cualquier calle pública o instalación de estacionamiento si el concejo adopta la ordenanza tal como está redactada actualmente. Una persona se consideraría “presente” si se encuentra a menos de 200 pies de una exhibición de manejo imprudente.

La preparación para la toma de una calle se define estrictamente en el lenguaje de la ordenanza. Podría significar que una o más personas están impidiendo el uso público de una calle o que uno o más vehículos están alineados en una calle pública o estacionamiento acelerando sus motores o haciendo que las llantas del vehículo patinen.

La asistencia anterior de una persona a estos eventos ilegales también podría usarse en su contra como evidencia para cargos en el futuro.

La ordenanza propone permitir la evidencia de que una persona ha estado presente o ha sido acusada de delitos anteriores relacionados con tomas de calles como prueba de que estuvo presente a sabiendas en un evento en el futuro.

“No queremos que nadie se sorprenda al no saber que esto iba contra la ley”, dijo Supernaw sobre esa parte de la ley propuesta.

No es seguro si la regla de los tres años sería retroactiva a la posible adopción de la nueva ordenanza por parte del concejo. Todas las oficinas de la ciudad estuvieron cerradas el lunes debido al feriado del Día del Presidente y no se pudo contactar a un representante de la oficina del fiscal de la ciudad.

Mientras el concejo votó unánimemente en julio para redactar una ordenanza, algunos miembros expresaron su preocupación de que podría malinterpretarse de una manera que podría apuntar a las protestas o que un programa de desvío podría ser una mejor herramienta para dirigirse a los jóvenes que están presentes en eventos de carreras callejeras.

Si el concejo decide aprobar la ordenanza, entrará en vigor 31 días después de su adopción formal en una reunión en el futuro. Las ordenanzas de la ciudad que no son de emergencia requieren dos votos del concejo, lo que significa que la nueva ley de transeúntes podría entrar en vigencia a partir de abril.

Traducido por Crystal Niebla

Support our journalism.

Hyperlocal news is an essential force in our democracy, but it costs money to keep an organization like this one alive, and we can’t rely on advertiser support alone. That’s why we’re asking readers like you to support our independent, fact-based journalism. We know you like it—that’s why you’re here. Help us keep hyperlocal news alive in Long Beach.

Jason Ruiz has been covering City Hall for the Post for nearly a decade. A Long Beach resident, Ruiz graduated from Cal State Long Beach with a degree in journalism. He and his wife Kristina and, most importantly, their dog Mango, live in Long Beach. He is a particularly avid fan of the Dallas Cowboys and the UCLA Bruins, which is why he sometimes comes to work after the weekend in a grumpy mood.
- ADVERTISEMENT -

More