El concejo municipal elimina el déficit de $30 millones al aprobar un nuevo presupuesto, pero persiste la ira por el financiamiento de la policía

El Concejo Municipal de Long Beach votó el martes para aprobar un presupuesto de $2.6 mil millones, uno que enfrentó duras críticas de grupos comunitarios que dijeron que no era suficiente para redistribuir los fondos del Departamento de Policía de Long Beach a otras agencias de la ciudad.

Mientras todos los departamentos, incluyendo el departamento de policía (LBPD por sus siglas en inglés), vieron cómo sus presupuestos se reducían con respecto al año pasado cuando los funcionarios de la ciudad intentaron eliminar el déficit de financiamiento de $30 millones, los activistas pidieron recortes más pronunciados al LBPD para ayudar a evitar la disminución de los servicios comunitarios, incluyendo el impacto en los sistemas de los parques y las bibliotecas de la ciudad.

El mes pasado, la ciudad anunció que había llegado a acuerdos con el sindicato de los empleados de la ciudad para implementar durante el próximo año una licencia de 26 días a cambio de futuros beneficios y aumentos de sueldo. Se espera que esa medida ahorre $11 millones.

El LBPD se autoimpuso más de $10 millones en reducciones después de que la administración de la ciudad ordenó a los departamentos de la ciudad que buscaran ahorros para ayudar a cerrar el déficit anticipado provocado principalmente por los cierres económicos de COVID-19 que han reducido las fuentes de ingresos de la ciudad.

Sin embargo, las recomendaciones del Comité de Supervisión Presupuestaria (Budget Oversight Committee en inglés) de tres personas de la ciudad suavizaron el golpe al departamento al limitar los recortes planeados a las unidades policiales de depredadores sexuales violentos, de K-9, y de patrulla de parques. Equilibró esta decisión con recortes de algunos fondos para horarios de horas extra del departamento.

Los organizadores de la comunidad que ayudaron a crear el Presupuesto del Pueblo (People’s Budget por su nombre en inglés) de este año dieron una presentación sin precedentes antes de la votación del concejo sobre el presupuesto con varios miembros amonestando al concejo por no adoptar una posición más firme sobre el presupuesto del LBPD.

El Presupuesto del Pueblo requería un recorte del 20% del presupuesto policial, y que esos fondos sean invertidos en iniciativas comunitarias y otros departamentos de la ciudad. En la votación final del concejo, los recortes policiales adoptados fueron alrededor de 5%. El artículo, el cual fue programado para ser recibido y archivado por la ciudad, no logró obtener el apoyo de una segunda persona del concejo para someterlo a votación.

“Su silencio lo dice todo”, dijo en inglés la organizadora de Las Vidas Negras Importan en Long Beach (Black Lives Matter Long Beach), Dawn Modkins, dirigiendo su atención al apoyo de los funcionarios electos en las redes sociales, debido a que les hace falta voluntad para hacer más recortes. “Las acciones que toman hoy hablarán más que sus lugares comunes en las redes sociales”.

Mientras Modkins y otros presentaban el Presupuesto del Pueblo al concejo, los activistas marcharon desde el parque Recreation hasta la casa de la concejala Suzie Price, donde colocaron ataúdes cubiertos con los nombres de las personas asesinadas por los oficiales del LBPD.

Nicky Wilson carries a makeshift coffin during a protest in Long Beach Tuesday, September 8, 2020. The protest was held in advance of the City Council’s approval of the 2021 fiscal year budget. / Nicky Wilson lleva un ataúd improvisado durante una protesta en Long Beach el martes 8 de septiembre del 2020. La protesta se realizó antes de la aprobación del presupuesto del año fiscal 2021 por parte del Concejo Municipal. Photo by / Foto por Thomas R. Cordova.

Price se ha opuesto a reducir el presupuesto policial y su casa ha sido un punto de enfoque para las protestas en el pasado. No está claro si Price estaba en casa en ese momento, ya que las reuniones del ayuntamiento se han celebrado de forma remota desde marzo debido a la pandemia.

La aprobación del presupuesto para el próximo año fiscal probablemente no acabará con los problemas presupuestarios de la ciudad. Los futuros ciclos presupuestarios han proyectado déficits y los funcionarios de la ciudad todavía están en el proceso de reconciliar un déficit de $41 millones para el presupuesto actual.

La ciudad podría verse obligada a escarbar en sus reservas para cerrar esa brecha. Combinado con el dinero de reserva utilizado para tapar agujeros financieros en el próximo año  y la cantidad que podría usarse para liquidar el déficit de este año, la ciudad podría quedarse con poco o nada de dinero en sus reservas, un dinero que se puede necesitar en caso de un desastre natural o una batalla prolongada con la pandemia.

Algunas de las cosas financiadas con dinero de reserva fueron recomendaciones del alcalde Robert García, las cuales incluyeron mantener los servicios de citación de estacionamiento dentro de la ciudad, así como proteger el horario de funcionamiento de la biblioteca y evitar un aumento en las tarifas de inscripción de deportes para jóvenes.

Otras características de equilibrio de este presupuesto aumentarán o crearán nuevas tarifas de estacionamiento en algunos parques de la ciudad, así como también reducirá el mantenimiento de algunos espacios abiertos. Los fondos para la flota de vehículos de la ciudad, incluyendo los departamentos de policía y bomberos, fueron reasignados para arreglar algunas de las peores calles de la ciudad.

“Todos se están sacrificando en este presupuesto”, dijo García en inglés. “Hay muchos cortes en la ciudad, muchos de los cuales son difíciles”.

Como parte del presupuesto, los funcionarios electos como García y el Concejo Municipal podrían participar en un programa de licencia voluntaria donde el 10% de sus salarios se utilizarían para financiar diversas actividades de la ciudad durante el próximo año. Una recomendación hecha por la concejal Stacy Mungo habría permitido que los miembros del concejo dirigieran sus ahorros salariales suspendidos para apoyar los parques y las bibliotecas de la ciudad, pero la moción fracasó. Los sueldos no percibidos se depositarán en el fondo general.

No está claro cuántos ingresos se podrían generar con este programa. Un memorando de la ciudad declaró que incluso con la participación total de todos los funcionarios electos, la ciudad estaría legalmente obligada a hacer contribuciones de impuestos y jubilación en nombre de las personas.

Traducido por Crystal Niebla

Support our journalism.

Hyperlocal news is an essential force in our democracy, but it costs money to keep an organization like this one alive, and we can’t rely on advertiser support alone. That’s why we’re asking readers like you to support our independent, fact-based journalism. We know you like it—that’s why you’re here. Help us keep hyperlocal news alive in Long Beach.

Jason Ruiz covers City Hall and politics for the Long Beach Post.
- ADVERTISEMENT -

More