‘Es lo correcto’: el consejo de Long Beach aprueba un refugio de emergencia para migrantes en el Centro de Convenciones

Al llamar a Long Beach una comunidad acogedora con un historial de apoyo a los inmigrantes, el Consejo de la Ciudad aprobó el martes por unanimidad un plan para arrendar el Centro de Convenciones al gobierno federal para usarlo como refugio de emergencia para los niños migrantes que llegan sin acompañante a la frontera entre Estados Unidos y México.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos federal eligió la semana pasada a Long Beach como un posible lugar de refugio, ya que los centros de convenciones en Dallas y San Diego ya se han convertido en refugios de emergencia.

Con la aprobación del consejo, la ciudad comenzará a negociar un contrato con la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias y Servicios Humanos y de Salud, que operará la instalación.

El alcalde Robert García dijo el martes que Long Beach tiene una “larga y orgullosa historia” de apoyo a inmigrantes y tiene el deber de ayudar en un importante esfuerzo humanitario.

“Esta es una oportunidad para que podamos modelar cómo hacer este trabajo”, dijo Garcia.

El Centro de Convenciones podría albergar hasta 1,000 niños migrantes por hasta cuatro meses con una fecha de finalización estricta del 2 de agosto, ya que el centro tiene otras obligaciones para el espacio y se espera que las convenciones se reanuden este otoño, dijo García.

Los funcionarios de la ciudad dijeron que los niños que vienen a Long Beach ya han identificado a familiares o patrocinadores en los EE. UU. Y serán retenidos en el refugio mientras las autoridades federales trabajan para confirmar esas relaciones y luego hacer arreglos para que sean reubicados de manera segura.

Los niños podrían comenzar a llegar dentro de dos semanas una vez que se apruebe el contrato.

Los funcionarios de la ciudad dijeron que el espacio del Centro de Convenciones tiene capacidad para albergar hasta 1,000 niños, con aproximadamente 60 pies cuadrados por niño y un miembro del personal por cada ocho niños.

El estacionamiento del Centro de Convenciones y la entrada principal en el teatro Terrace actualmente sirven como sitios de vacunación masiva de COVID-19 con cientos de residentes y trabajadores que llegan todos los días para recibir las vacunas.

Los funcionarios de la ciudad han dicho que el espacio del refugio no afectará la operación de vacunación.

El número de niños migrantes no acompañados en la frontera entre Estados Unidos y México ha aumentado significativamente desde el inicio de la pandemia, y muchos huyen de la violencia o la pobreza en sus países de origen.

Hasta el lunes, 4.231 niños estaban bajo la custodia de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU., Mientras que más de 15.193 estaban en refugios de salud y servicios humanos, frente a los 11.551 de la semana pasada.

El gobierno federal ha recurrido a ciudades de todo el país para ayudar con los refugios de emergencia.

Aproximadamente 2.000 adolescentes están alojados en el Centro de Convenciones Kay Bailey Hutchison en Dallas y más de 1.000 niñas adolescentes están detenidas en el Centro de Convenciones de San Diego después de llegar en grupos a fines del mes pasado.

El refugio de Long Beach se asociará con agencias federales, organizaciones locales sin fines de lucro y organizaciones religiosas para ayudar a apoyar a los niños durante su estadía, dijeron las autoridades. La ciudad también tendrá oportunidades para que los residentes se ofrezcan como voluntarios y pronto proporcionará más información.

Los comentarios públicos en la reunión del consejo del martes fueron de apoyo abrumador, con varios residentes, líderes comunitarios, legisladores y organizaciones sin fines de lucro que se pronunciaron a favor del plan.

“Esto no debería ser un problema político”, dijo Sharon Weissman, miembro de la Comisión del Puerto y ex asesora de García. “Estos son niños que necesitan nuestra ayuda. Es lo menos que podemos hacer.”

“Este no es un llamado a las fronteras abiertas”, dijo Jessica Quintana, directora ejecutiva de Centro CHA, una organización sin fines de lucro de Long Beach que apoya los derechos de los inmigrantes. “Este es un llamado a un sistema humano y justo para mover a los niños solicitantes de asilo y refugiados a través del sistema como lo exige la ley”.

Los educadores locales, incluida la presidenta de Cal State Long Beach, Jane Close Conoley, y la superintendente unificada de Long Beach, Jill Baker, expresaron su apoyo en declaraciones el martes.

“La Universidad Estatal de California en Long Beach espera poder ayudar a nuestra Ciudad a crear un entorno seguro y enriquecedor para estos niños”, dijo Conoley. “Tenemos la gente y la experiencia para compartir para marcar la diferencia”.

El plan ha sido recibido con protestas de algunos grupos de derechos de los inmigrantes que dijeron que los niños deberían ser alojados en centros de cuidado infantil comunitarios más pequeños y no en refugios de emergencia masivos.

Unas 100 personas se reunieron frente al Ayuntamiento de Long Beach el martes por la noche para protestar por mantener a los niños en los centros de detención.

“No importa cómo se llame, una jaula es una jaula”, dijo Gaby Hernández, directora ejecutiva de la Coalición por los Derechos de los Inmigrantes de Long Beach. “Estamos realmente preocupados por lo que está a punto de suceder”.

A protester (Who did not want to give her name) writes her message on cardboard as the Long Beach Immigrant Rights Coalition organizes a protest in front of Long Beach City Hall in Long Beach Tuesday, April 6, 2021. The group protested as the Long Beach Convention Center could house up to 1,000 migrant children. Photo by Thomas R. Cordova.

Todos los miembros del consejo de Long Beach hablaron en apoyo del plan, y algunos compartieron sus historias personales de inmigración.

La concejal Cindy Allen, cuyo segundo distrito incluye el Centro de convenciones, dijo que trabajará para garantizar que los niños tengan el más alto nivel de atención, mientras que el concejal del séptimo distrito, Roberto Uranga, dijo que estaba orgulloso de ayudar en esta capacidad.

“Es lo correcto”, dijo Uranga.

La concejal Suzie Price, que representa al 3er Distrito, dijo que recibió muchas llamadas de los residentes en contra del plan.

Price dijo que pasó el día llamando a todos los miembros del consejo de la ciudad de San Diego para conocer su experiencia y le aseguró que Long Beach no verá ningún costo relacionado con el refugio.

“Para mí es una obviedad en términos de cuáles son nuestras opciones con respecto a estos niños”, dijo Price. “En mi opinión, este no es un tema partidista, es un tema estadounidense. Es una cuestión moral “.

Reporteros Sebastian Echeverry y Cheantay Jensen contribuyeron a este informe.

Traducido por Sebastian Echeverry

Support our journalism.

Hyperlocal news is an essential force in our democracy, but it costs money to keep an organization like this one alive, and we can’t rely on advertiser support alone. That’s why we’re asking readers like you to support our independent, fact-based journalism. We know you like it—that’s why you’re here. Help us keep hyperlocal news alive in Long Beach.

Kelly Puente is an award-winning general assignment and special projects reporter at the Long Beach Post. She has worked as a journalist in Long Beach since 2006, covering everything from education and crime to courts and breaking news. Kelly previously worked at the Long Beach Press-Telegram and the Orange County Register before joining the Post in 2018. She is currently pursuing a master’s degree in public policy and administration at Cal State Long Beach. Reach her at [email protected].
- ADVERTISEMENT -

More