Federales están considerando el Centro de Convenciones de Long Beach como albergue de emergencia para migrantes

Las autoridades federales están considerando usar el Centro de Convenciones de Long Beach como una instalación para brindar refugio temporal a la abrumadora cantidad de migrantes, muchos de ellos niños, que llegan a Estados Unidos desde México, dijeron fuentes al Post.

Los centros de convenciones en San Diego y Dallas ya se han convertido en refugios para ayudar a albergar a los miles de migrantes refugiados en la frontera entre Estados Unidos y México en las últimas semanas.

Si el plan sigue adelante, los niños en Long Beach podrían ser alojados en la arena de 45,000 pies cuadrados del Centro de Convenciones hasta que sean transportados a una vivienda segura en otro lugar de Estados Unidos, según fuentes, que no estaban autorizadas a hablar oficialmente.

Los funcionarios, incluido el administrador de la ciudad, Tom Modica, y varios concejales, incluida la concejal Cindy Allen, cuyo distrito incluye el Centro de Convenciones, no pudieron ser contactados de inmediato el jueves por la mañana. Un portavoz del alcalde Robert García tampoco respondió de inmediato.

Las fuentes dicen que la instalación estaría a cargo del Departamento de Salud y Servicios Humanos federal, que es responsable de albergar a los niños migrantes después de que sean transferidos fuera de la custodia de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU.

Un portavoz del departamento declinó hacer comentarios el jueves.

“Notificaremos a los funcionarios estatales y locales con suficiente anticipación sobre la apertura de cualquier centro de atención de afluencia temporal”, dijo el departamento.

El miércoles por la tarde, dos vehículos de los Servicios de Protección Federal del Departamento de Seguridad Nacional estaban estacionados afuera del Long Beach Arena. También se vieron agentes dentro del pasillo de la Arena. La agencia brinda seguridad para las instalaciones federales y también trabaja con la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los EE. UU. Para brindar seguridad en las entradas fronterizas.

On Wednesday afternoon, two vehicles from the Department of Homeland Security’s Federal Protective Services were parked outside of the Long Beach Arena. Photo by Kelly Puente.

El estacionamiento del Centro de Convenciones y la entrada principal en el Terrace Theatre sirven como sitios de vacunación masiva COVID-19 con cientos de residentes y trabajadores que llegan todos los días para recibir las vacunas.

Sin embargo, el Centro de Convenciones y la Arena han permanecido prácticamente vacíos debido a que la pandemia ha puesto fin a las grandes reuniones.

No está claro cuánto recibiría la ciudad del gobierno federal por el uso de sus instalaciones, ni qué tipo de servicios o comodidades se requerirían para cuidar posiblemente a cientos o miles de niños migrantes.

El número de niños no acompañados que llegan a la frontera ha aumentado significativamente desde el inicio de la pandemia el año pasado, muchos de ellos huyendo de la violencia o la pobreza en sus países de origen.

Casi 5,000 niños estaban bajo la custodia de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. Hasta el martes y otros 11,551 se encontraban en refugios de Salud y Servicios Humanos, según funcionarios del gobierno.

Después de la presión pública por una mayor transparencia, el gobierno de Biden permitió por primera vez el martes la entrada de periodistas a un centro de detención de Aduanas y Protección Fronteriza en Donna, Texas, en el Valle del Río Grande, el corredor más transitado del país para cruces ilegales.

Se descubrió que la instalación estaba severamente superpoblada, con más de 4.000 personas, incluidos niños y familias, apiñadas en un espacio destinado a 250 personas. Los más pequeños fueron mantenidos en un gran corral de juegos con colchonetas para dormir en el piso.

La mayoría eran niños no acompañados procesados ​​en carpas antes de ser llevados a instalaciones administradas por los Servicios Humanos y de Salud y luego colocados con un miembro de la familia, pariente o patrocinador.

Cientos de niños estaban siendo alojados en ocho “vainas” formadas por divisores de plástico, cada uno de unos 3.200 pies cuadrados de tamaño. Muchas de las manadas tenían más de 500 niños.

Los funcionarios federales están trabajando para crear más instalaciones a largo plazo para albergar a los niños y, mientras tanto, dependen de la ayuda de las ciudades con grandes espacios.

Salud y Servicios Humanos está albergando a unos 2,000 adolescentes indocumentados en el Centro de Convenciones Kay Bailey Hutchison en Dallas y a cientos de niñas adolescentes en el Centro de Convenciones de San Diego, quienes llegaron durante el fin de semana.

Las autoridades federales también están planificando sitios en San Antonio, El Paso y otros lugares.

El Reportero Jason Ruiz y el Associated Press contribuyeron a este informe.

Traducido por Sebastian Echeverry.

Support our journalism.

Hyperlocal news is an essential force in our democracy, but it costs money to keep an organization like this one alive, and we can’t rely on advertiser support alone. That’s why we’re asking readers like you to support our independent, fact-based journalism. We know you like it—that’s why you’re here. Help us keep hyperlocal news alive in Long Beach.

Kelly Puente is an award-winning general assignment and special projects reporter at the Long Beach Post. She has worked as a journalist in Long Beach since 2006, covering everything from education and crime to courts and breaking news. Kelly previously worked at the Long Beach Press-Telegram and the Orange County Register before joining the Post in 2018. She is currently pursuing a master’s degree in public policy and administration at Cal State Long Beach. Reach her at [email protected].
- ADVERTISEMENT -

More