Long Beach entra en el nivel ‘amarillo’ para reabrir negocios más grandes

Long Beach entra al nivel “amarillo” del estado el jueves ya que los funcionarios de salud de la ciudad finalizaran una orden de salud que aumentará la capacidad de muchos negocios en la ciudad y permitirá que los bares operen en el interior sin tener que servir comida por primera vez desde que comenzó la pandemia en marzo pasado.

El nivel amarillo es el nivel menos restrictivo del estado para reabrir la economía y permitirá en gran medida a los restaurantes, gimnasios, cervecerías y otras empresas que tienen operaciones en interiores para aumentar su capacidad operativa de las restricciones anteriores del nivel naranja.

Los funcionarios de salud del condado de Los Ángeles anunciaron el martes que el condado había alcanzado el umbral para ingresar al nivel amarillo el jueves.

El condado de Los Ángeles es el primero en el sur de California en lograr esa marca desde que el estado cambió a niveles codificados por colores el año pasado. Es el único condado al sur del condado de Alpine, un área rural cerca de la frontera de Nevada al sur de Lake Tahoe, que se ha movido al nivel menos restrictivo del estado. El alcalde Robert García dijo en una conferencia de prensa el miércoles que la nueva orden de salud entraría en vigencia a la medianoche.

“Para todos los bares que han estado esperando pacientemente, sabemos que este ha sido un año difícil”, dijo García.

Se permitirá que los bares operen al 25% de su capacidad o 100 personas, lo que sea menor. Otros dos sectores que podrán operar en el nivel amarillo son saunas, spas y baños de vapor, así como negocios que tatúan o perforan la cara o la boca de los clientes.

Las reglas del nivel amarillo también tienen incentivos para aumentos de capacidad aún mayores si las empresas requieren prueba de un examen negativo de COVID-19 o prueba de vacunación completa. La orden de la ciudad seguirá las reglas del estado para el nivel amarillo que permite que los restaurantes, gimnasios, cervecerías y cines aumenten la capacidad interior al 50%.

Las cervecerías y otros lugares que sirven alcohol ya no estarán obligados a vender alimentos con bebidas alcohólicas según las nuevas reglas. Se requerirá que los usuarios usen máscaras cuando se muevan y mantengan el distanciamiento social.

Esos límites podrían ser más altos si se requiere que los clientes muestren prueba de una prueba de COVID-19 negativa tomada en los últimos tres días o que demuestren que están completamente vacunados.

La ciudad aún desaconseja las reuniones privadas en interiores y se sugiere que se mantengan al 50% de su capacidad. La orden de salud solicita que las reuniones privadas al aire libre se limiten a 200 personas.

La Dra. Anissa Davis, funcionaria de salud de la ciudad agradeció a los residentes por su vigilancia continua para tratar de detener la propagación de COVID-19, lo que incluye el cumplimiento de las órdenes de salud locales y, más recientemente, la vacunación.

La ciudad ha vacunado a alrededor del 60% de los residentes mayores de 16 años y se está preparando para la posible vacunación de los niños más pequeños al asociarse con las escuelas del área para crear sitios de vacunación en previsión de que los reguladores federales den luz verde para que se administre la vacuna Pfizer a niños de hasta 12 años.

“Nuestras decisiones inteligentes están teniendo un impacto”, dijo Davis.

Traducido por Sebastian Echeverry

Support our journalism.

Hyperlocal news is an essential force in our democracy, but it costs money to keep an organization like this one alive, and we can’t rely on advertiser support alone. That’s why we’re asking readers like you to support our independent, fact-based journalism. We know you like it—that’s why you’re here. Help us keep hyperlocal news alive in Long Beach.

Jason Ruiz covers City Hall and politics for the Long Beach Post.
- ADVERTISEMENT -

More