“Todavía estamos en estado de shock”: Familia afectada por COVID-19 pierde a tres personas en tres semanas

Valerie Levario siempre tuvo cuidado de usar una máscara y mantener su distancia de los demás. Aún así, ella dice, COVID-19 se sintió irreal porque nadie cercano a ella había sido infectado.

Luego golpeó a su familia con la velocidad de un rayo.

Su padre, Fabian “Chino” Levario, de 53 años, de Long Beach, fue el primero en enfermarse a fines de noviembre después de desarrollar tos y congestión. Luego vino su tío, Armando “Mando” Padilla, de 49 años, quien fue hospitalizado luego de tener problemas para respirar.

Y finalmente, su tía Deborah Levario, matriarca de la familia, fue hospitalizada con neumonía. Aunque había dado negativo en la prueba de COVID en el momento de su admisión, un análisis de sangre posterior reveló la presencia de anticuerpos COVID en su sistema, lo que sugiere que había estado infectada previamente. La familia cree que a pesar de la ausencia de síntomas, el virus debilitó su sistema inmunológico.

Los tres murieron en un lapso de tres semanas en diciembre.

“Los había visto a todos juntos como un mes antes”, dijo Valerie, una madre de uno de 30 años. “Es difícil creer que se han ido todos. Intento mantenerme fuerte por mi familia, pero tengo mis momentos”.

Valerie dijo que su difunta tía la había estado ayudando a planificar los servicios conmemorativos de su padre cuando se enfermó. Ahora, dijo Valerie, le queda planificar tres servicios mientras sus seres queridos permanecen en el morgue McKenzie Mortuary en Long Beach.

“Sucedió tan rápido”, dijo Valerie, “no se siente real”.

A medida que el coronavirus ha alcanzado sus niveles más letales, las familias de todo el país están cada vez más devastadas por múltiples muertes.

A medida que los hospitales y las morgues se llenan, los funerarios de Long Beach dicen que muchas de las familias que ven con múltiples muertes provienen de los barrios más densos de la ciudad, donde los trabajadores esenciales y otros no tienen la opción de quedarse en casa.

Como personal de mantenimiento independiente que necesitaba ganarse la vida, el padre de Valerie, Chino, trabajó en varios trabajos de mantenimiento y construcción en casas privadas. Valerie dijo que esto aumentaba los riesgos de contraer COVID, a pesar de que él y sus compañeros de trabajo siempre usaban máscaras.

Enfrentando riesgos adicionales de un trasplante de riñón hace unos 15 años, Chino a menudo charlaba con Valerie sobre sus preocupaciones sobre COVID.

“Siempre hablamos de los riesgos y él siempre me dijo que no tenía otra opción. ‘Tengo facturas que deben pagarse'”, dijo Valerie, citando a Chino.

Chino Levario, de 53 años, residente de Long Beach, murió de COVID el 10 de diciembre.

Aunque Chino, nativo de Long Beach, trabajaba principalmente en la construcción, su pasión era la música. Durante años, tocó el bajo en una banda local llamada Long Beach Vagrant. Era conocido como el alma de la fiesta, recordó su hija, siempre bromeando.

“Hablaba mal de ti y así es como sabías que te amaba”, dijo su hija.

Pero cuando se trataba de problemas de salud, dijo Valerie, su padre podía ser muy reservado. Dijo que ni siquiera sabía que estaba enfermo de COVID hasta que fue admitido en el Centro Médico Regional de Los Alamitos el 23 de noviembre.

Long Beach resident Chino Levario, 53, died from COVID on Dec. 10.

Valerie dijo que habló por última vez con su padre por teléfono mientras estaba hospitalizado el Día de Acción de Gracias. Se negó a hacer un chat de video porque no quería que ella lo viera mientras estaba enfermo.

“Apenas podía hablar”, dijo Valerie. “Seguí diciéndole que iba a estar bien”.

En un momento dado, había mostrado signos de mejoría pero, como en otros casos fatales de COVID, su condición se deterioró rápidamente cuando sus riñones comenzaron a fallar y se le administró diálisis de emergencia.

“El médico dijo que COVID conmocionó su sistema y eso fue lo que hizo que sus riñones fallaran”, dijo Valerie.

Valerie dijo que su padre fue revivido tres veces antes de su muerte el 10 de diciembre.

Mientras Valerie lamentaba la muerte de su padre, su hermana, Deborah Levario, una ama de casa que vivía en Norwalk, estaba a su lado. Pero a los pocos días se enfermó de neumonía.

Valerie dijo que su tía nunca se hizo la prueba de COVID hasta que fue hospitalizada y un análisis de sangre reveló los anticuerpos COVID.

Algunos estudios han demostrado que COVID puede causar daño pulmonar duradero y dejar a las personas más susceptibles a las enfermedades.

En uno de sus últimos mensajes de texto, Valerie dijo que su tía se disculpó por no poder ayudar con el funeral de su padre. Deborah murió de neumonía el 23 de diciembre.

Mientras aún luchaba por su vida en un hospital de Norwalk, su esposo de 49 años, Armando Padilla, estaba luchando por respirar en el Centro Médico Kaiser en Downey.

Armando, que era cercano a su cuñado Chino, lo había ayudado recientemente a mudarse a un nuevo apartamento. Los dos se enfermaron por el coronavirus casi al mismo tiempo en noviembre.

Armando estaba sano y sin condiciones subyacentes, pero el virus lo golpeó con fuerza, dijo su sobrina, Valerie. Después de la hospitalización de su esposa, Armando había estado tratando de mantenerse fuerte para el hijo de 8 años de la pareja, Armando Jr., pero después de tener dificultades para respirar, se llevó al hospital, donde su condición empeoró rápidamente. Murió el 29 de diciembre.

Valerie dijo que su abuela ahora cuidará del hijo pequeño de la pareja.

Valerie, quien también tiene problemas renales, dijo que ahora le aterroriza contraer COVID y terminar como los miembros de su familia. Ella dijo que solía simplemente ignorar a las personas que no estaban siguiendo las súplicas de los funcionarios de salud pública, pero ahora se enfurece cada vez que ve a alguien que no usa una máscara.

“Quiero gritar desde mi coche: ‘¡Ponte la máscara!'”, dijo Valerie. “Cambia su visión de todo cuando algo sucede tan cerca de su familia”.

Valerie dijo que su gran deseo es encontrar un artesano local que pueda hacer una urna especial con forma de guitarra para las cenizas de su padre. Con suerte, la urna reproduciría el bajo blanco de su padre con un amplificador.

“Le encantaba la música”, dijo Valerie. “Creo que sería una manera maravillosa de recordarlo”.

Chino Levario playing bass guitar.

La familia ha creado cuentas de GoFundMe para aquellos que deseen ayudar con los servicios conmemorativos de Chino o Deborah y Armando.

Traducido por Sebastian Echeverry

Support our journalism.

Hyperlocal news is an essential force in our democracy, but it costs money to keep an organization like this one alive, and we can’t rely on advertiser support alone. That’s why we’re asking readers like you to support our independent, fact-based journalism. We know you like it—that’s why you’re here. Help us keep hyperlocal news alive in Long Beach.

Kelly Puente is a general assignment and special projects reporter at the Long Beach Post. Her prolific reporting has taken her all over Southern California—even to the small Catalina Island town of Two Harbors. She is a Tiki mug collector and is currently pursuing a master’s degree in public policy and administration at Cal State Long Beach. Reach her at [email protected].
- ADVERTISEMENT -

More