“Un poco de normalidad”: miles de estudiantes de primaria del LBUSD regresan al campus

El lunes por la mañana, Juan Reyes, un alumno del primer grado, pasó por un puesto de control de salud y una fila de globos de estrellas arcoíris dándole la bienvenida al primer día de clase en persona en la escuela primaria de Alvarado en Signal Hill.

“¿Estás emocionado de volver a clase?” preguntó en inglés la directora Cheryl Huber mientras lo saludaba en la entrada principal.

“¡Sí!” dijo Reyes, de 6 años, estrechándole la mano con entusiasmo.

“¿Y sabes quién más está tan emocionada? Tu maestra, la señorita Hall. ¿Estás listo para ir a verla?” preguntó Huber.

“¡Hurra!” chilló Reyes.

Después de más de un año de instrucción virtual, el Distrito Escolar Unificado de Long Beach se convirtió el lunes en el primer gran distrito escolar público del estado en abrir sus campus para el aprendizaje en persona, con más de 14,000 estudiantes regresando a clases desde el kinder transicional hasta el quinto grado.

El distrito ofrecerá un horario híbrido con estudiantes que pasarán aproximadamente 2.5 horas en el campus, cinco días a la semana. Se espera que los grados de secundaria y preparatoria regresen a clases el próximo mes. Hasta el lunes, aproximadamente la mitad de los estudiantes de la escuela primaria, más de 16,000, están optando por aprender desde casa.

El cuarto distrito escolar más grande del estado había estado cerrado en su mayoría para la instrucción en el campus desde el 13 de marzo de 2020, ya que las escuelas públicas en todo el estado cerraron para evitar el contagio de COVID-19.

Con la caída de las tasas de casos de COVID, este mes los legisladores estatales llegaron a un acuerdo que permitiría a las escuelas públicas que se aprovecharán a $2 mil millones adicionales en fondos si permitieran que grupos selectos de estudiantes regresaran a las salones de clase. Se espera que el Distrito Unificado de Los Ángeles vuelva a abrir en abril.

El lunes en la primaria de Alvarado, los estudiantes hicieron una fila para que les desinfectan las manos y les revisaran la temperatura antes de dirigirse a clase. Los maestros animaron y aplaudieron mientras los niños atravesaban la puerta frente de la escuela.

“Es bueno ver sus cuerpecitos enteros”, dijo en inglés la maestra de segundo grado Leslie Courtney, quien ha estado enseñando virtualmente durante el último año.

Jacob Mariscal holds on tightly to his mother’s hand before entering his kindergarten class on the first day of in-person school at Alvarado Elementary School in Signal Hill Monday, March 29, 2021. / Jacob Mariscal aprieta la mano de su madre antes de entrar a su clase de kinder el primer día de clases en persona en la escuela primaria de Alvarado en Signal Hill el lunes 29 de marzo de 2021. Photo by / Foto por Thomas R. Cordova.

Como muchos maestros, Courtney, maestra en Alvarado durante 25 años, dijo que se siente segura al regresar al salón de clases después de recibir la vacuna de COVID-19. Long Beach en enero fue una de las primeras jurisdicciones del estado en ofrecer la vacuna a todos sus educadores, incluso en la universidad estatal y de la ciudad de Long Beach.

En general, más de un tercio de los adultos elegibles en Long Beach han recibido al menos una dosis de la vacuna, dijo el alcalde Robert García, quien estuvo presente para recibir a los estudiantes que regresaron a Alvarado.

“Este es el mejor día que hemos tenido en todo el año pasado”, dijo García en inglés.

Mientras los maestros estaban emocionados de estar de regreso, los padres dijeron que se sentían aliviados de tener a sus hijos en clase, aunque sólo fuera por unas pocas horas.

“Es un poco de normalidad”, dijo Adam Van en inglés, mientras observaba a su hijo de 11 años, Addison, entrar por la puerta principal.

En un salón de clases del cuarto grado, una docena de estudiantes se sentaron en silencio, dibujando o escribiendo en escritorios espaciados para la distancia social mientras la maestra Miriam Hadley les indicaba que dibujaran o escribieran sobre algo en sus mentes.

Hadley dijo que planea tomarse las cosas con calma para sus estudiantes en clase después de un año extraño y estresante.

“El enfoque está en las necesidades emocionales primero, académicas después”, ella dijo en inglés.

Signs are placed outside of each room on the first day of in-person school at Alvarado Elementary School in Signal Hill Monday, March 29, 2021. / Los letros de ocupación máxima se colocan fuera de cada salón. Photo by / Foto por Thomas R. Cordova.

La superintendente Jill Baker elogió el lunes los esfuerzos masivos de su distrito para reabrir. Parte de la preparación incluyó: 55,000 máscaras reutilizables para los estudiantes y la personal; 10,000 paquetes de toallitas limpiadoras; 5,000 protectores faciales; 9,000 botellas de desinfectante de manos y 1,400 termómetros.

Mientras muchos padres estaban felices de mandar a sus hijos de regreso a la escuela, otros miles han optado por mantener a sus hijos en la casa.

Jesse Alcala, un padre soltero de 36 años de cinco hijas, dijo que se siente mejor manteniendo a sus hijas en su apartamento de dos cuartos en Martin Luther King Boulevard en el centro de Long Beach.

Allison, top right, Charlotte, top left, Kima, bottom left and Ariel sit in their room as she prepares for the day’s school zoom class at her in Long Beach Monday, March 29, 2021. the Acala family chooses to continue their school work from home as the first day of in-person school opens up. / Allison, arriba a la derecha, Charlotte, arriba a la izquierda, Kima, abajo a la izquierda y Ariel se sientan en su cuarto mientras se preparan para la clase de Zoom del día en su casa en Long Beach el lunes 29 de marzo de 2021. Photo by / Foto por Thomas R. Cordova.

Durante el año pasado, las niñas: Ariel, de 6 años; Sarah, de 7 años; Kima, de 9 años; Allison, de 11 años; y Charlotte, de 13 años, han estado aprendiendo en un pequeño salón de clases en su recamara medido a 8 por 10 pies. Cada mañana, colocaban bandejas de TV y sillas de cámping en el espacio entre su litera doble y un vestidor blanca con juguetes.

Cuando llega la hora de acostarse, se duplican y, a veces, se triplican en cada litera, alternando noches para quién duerma en la parte superior.

Alcala, que trabaja como lavaplatos a tiempo parcial, dijo que no quiere que sus hijas regresen a la escuela en un ambiente en el que tienen que hacerse pruebas de COVID-19 regularmente y no pueden sentarse junto a sus amigos.

“Siento que están aprendiendo más aquí en casa”, él dijo en inglés. “Puedo vigilarlos y puedo ver si realmente se están enfocando”.

Charlotte, estudiante del séptimo grado en la escuela secundaria de Franklin, dijo que prefiere aprender en casa, aunque “a veces hay mucha gente”.

Su hermana menor Allison, estudiante del quinto grado en la primaria de Lincoln, dijo que también le gusta aprender desde casa. Allison, una de las mejores alumnas de su clase, ha estado aprendiendo a codificar desde el tercer grado y dijo que su materia favorita son las matemáticas.

“Soy muy buena en el álgebra”, ella dijo en inglés. “Me tomo muy en serio mis matemáticas”.

Traducido por Crystal Niebla

Support our journalism.

Hyperlocal news is an essential force in our democracy, but it costs money to keep an organization like this one alive, and we can’t rely on advertiser support alone. That’s why we’re asking readers like you to support our independent, fact-based journalism. We know you like it—that’s why you’re here. Help us keep hyperlocal news alive in Long Beach.

Kelly Puente is an award-winning general assignment and special projects reporter at the Long Beach Post. She has worked as a journalist in Long Beach since 2006, covering everything from education and crime to courts and breaking news. Kelly previously worked at the Long Beach Press-Telegram and the Orange County Register before joining the Post in 2018. She is currently pursuing a master’s degree in public policy and administration at Cal State Long Beach. Reach her at [email protected].
- ADVERTISEMENT -

More