Una historia de dos ciudades: donde vives en Long Beach aumenta enormemente tus posibilidades de contraer COVID-19

En el código postal 90808 en los suburbios de East Long Beach, los residentes tienen la esperanza de vida más alta de la ciudad con un promedio de 81.2 años, y ven la tasa de pobreza más baja con un 5%.

El vecindario también tiene la tasa más baja de infecciones por coronavirus de la ciudad, con 667 casos por cada 100,000 residentes, hasta el 20 de julio.

Siete millas al otro lado de la ciudad en el denso centro de Long Beach, los residentes en el código postal 90813 viven un promedio de 74.2 años, la esperanza de vida más baja de la ciudad, y casi el 35% vive en la pobreza, según un estudio realizado el año pasado por el Long Beach Memorial Medical Center. El vecindario tiene la tasa de infección más alta de la ciudad con 1,767 casos por cada 100,000 habitantes.

Para muchos residentes, Long Beach es una historia de dos ciudades, donde las disparidades en delincuencia, ingresos, educación y salud han existido durante décadas. Los expertos dicen que esas desigualdades se han convertido en una clara visión a medida que el coronavirus devasta las comunidades vulnerables.

La Dra. Elisa Nicholas, directora de The Children’s Clinic en Long Beach, dijo que la mayoría de los residentes en áreas altamente infectadas trabajan en trabajos esenciales, lo que no se puede hacer desde casa y los pone en mayor riesgo de contraer el virus a través de interacciones en el lugar de trabajo.

“La pandemia de coronavirus realmente ha sacado a la luz todas estas desigualdades entre las personas que viven en las áreas donde tenemos las tasas más altas”, dijo Nicholas. “Gran parte de esas disparidades dependen del nivel socioeconómico y los determinantes sociales de la salud”.

Para ver más de cerca las disparidades entre los vecindarios, el Post analizó las tasas de infección por COVID-19 en los 11 códigos postales de la ciudad. Para evaluar mejor la tasa de propagación del coronavirus en comunidades individuales, el Post eliminó los casos en hogares de ancianos, que representan el 17% del número total de la ciudad.

Las disparidades entre los vecindarios son aún mayores cuando los hogares de ancianos se eliminan de las estadísticas. Por ejemplo, el código postal 90815 en East Long Beach a partir del 20 de julio tenía una tasa de 1,062 casos por cada 100,000 residentes, pero casi 200 de esos casos resultaron de brotes en dos hogares de ancianos. Sin los casos de hogares de ancianos, la tasa de coronavirus del área se reduce a la mitad a 594 casos por cada 100,000 residentes, lo que le da la tasa más baja en Long Beach.

Por el contrario, el análisis del Post mostró que las altas tasas de infección en los códigos postales más afectados de la ciudad en North y Central Long Beach se mantuvieron prácticamente sin cambios porque, a diferencia del lado este de la ciudad, hay pocos hogares de ancianos en esas áreas.

Nicholas, quien estudió problemas de salud como las tasas de asma y otras afecciones de salud crónicas en comunidades de bajos ingresos, dijo que las disparidades económicas, las barreras educativas y los riesgos ambientales han desempeñado un papel en cómo la pandemia afecta a diferentes partes de Long Beach. Para tener un impacto, dijo, la ciudad debe trabajar para reducir el hacinamiento, aumentar el espacio de los parques públicos y proporcionar más estabilidad económica.

“No se puede abordar eso desde una solución médica”, declaro Nicholas. “Solo el 20% de una respuesta a problemas de salud tiene una solución médica”.

El Norte de Long Beach

El código postal 90805 de North Long Beach tiene la población más grande de la ciudad con más de 93,000 residentes. También tiene el mayor número total de casos de coronavirus con 1,602 a partir del miércoles.

El concejal Rex Richardson, que representa el área, dijo que las inequidades en salud en vecindarios como North Long Beach no son nuevas. Dijo que la pandemia ha puesto de manifiesto las disparidades entre los residentes negros, que representan el 12% de la población de la ciudad, pero el 20% de todas las muertes relacionadas con el coronavirus.

Richardson señaló que los residentes negros en vecindarios con un gran número de casos de coronavirus tienen más probabilidades de quedarse sin hogar y económicamente inestables.

“Tenemos dos realidades muy diferentes en lo que respecta a la salud”, dijo Richardson. “COVID-19 es la tormenta perfecta”.

Long Beach Councilmember Rex Richardson. Photo by Thomas Cordova.

En un esfuerzo por abordar las disparidades raciales, los líderes de la ciudad aprobaron el mes pasado la iniciativa Black Health Equity [equidad de salud para la comunidad negra] para canalizar el dinero estatal y local directamente a las comunidades negras.

Antes de la creación de la iniciativa, ninguno de los fondos iniciales de ayuda de aproximadamente $ 800,000 en micropréstamos para pequeñas empresas se destinó a comunidades desatendidas en el norte de Long Beach o las comunidades al oeste, dijo Richardson.

“No fue a las empresas en las áreas más afectadas”, declaro Richardson. “Las empresas negras, las empresas latinas apenas se beneficiaron de estos préstamos. Cuando se enteraron del préstamo, el dinero se había ido “.

Ahora, la ciudad está colocando fondos federales de ayuda en programas de equidad racial, como la iniciativa Black Health Equity, para beneficiar directamente a los vecindarios predominantemente negros, dijo Richardson.

Dijo que espera que la pandemia se centre más en la desigualdad racial en todos los niveles.

“La pandemia de COVID-19 nos ha demostrado que teníamos razón”, dijo Richardson, “y no tenemos mucho tiempo para cambiar las cosas. Necesitamos ajustar esto con urgencia y vigor “.

Densidad del centro

A medida que aumentan los casos de coronavirus, el apretado código postal de 90813, que abarca aproximadamente tres millas cuadradas al norte del centro de la ciudad, se ha convertido en un epicentro.

El código postal también tiene la tasa de pobreza más alta de la ciudad, la esperanza de vida más baja y las tasas de delitos más altas.

La concejal Mary Zendejas, cuyo distrito incluye el vecindario, dijo que el área tiene muchas familias negras y latinas con trabajadores esenciales. Los residentes viven en hogares multigeneracionales, lo que facilita la propagación del virus entre los miembros de la familia.

“Muchos de mis electores me dicen que tienen miedo del virus pero que no pueden quedarse en casa porque tienen que trabajar para poner comida en la mesa”, dijo Zendejas. “Quedarse en casa no es una opción para ellos”.

La población latina de California ha visto las tasas de infección más altas, representando el 55% de los casos y representando menos del 40% de la población del estado.

En Long Beach, la tasa de infección de los latinos es aproximadamente la misma que la población en aproximadamente el 40%.

Zendejas dijo que el impacto en los latinos es ahora un foco importante para los funcionarios de Long Beach, ya que el virus se propaga rápidamente por la comunidad. Ella dijo que la ciudad está proporcionando materiales en español y ha tenido reuniones en el ayuntamiento para hispanohablantes.

Ella dijo que especialmente quiere apuntar a inmigrantes mayores e indocumentados que pueden ser desconfiados o reacios a hablar sobre problemas de salud.

“Hay personas que tienen miedo de salir y pedir ayuda y realmente necesitamos comunicarnos con ellos”, dijo Zendejas. “Tenemos que estar lo más frente a ellos posible”.

Camboyanos e isleños del Pacífico

Suely Saro, una refugiada de Camboya que vive en el sexto distrito, que tiene una de las tasas de infección más altas, dijo que también está luchando contra la desconfianza y la cautela de los inmigrantes mayores en la gran comunidad camboyana de Long Beach.

“Hay mucha información errónea circulando”, dijo Saro.

Saro, que se postula para el escaño del Consejo Municipal del 6to Distrito en noviembre, dijo que no le sorprende que su vecindario sea un epicentro de COVID-19 debido a los muchos desafíos socioeconómicos.

“Tenemos varias generaciones de familias que viven en apartamentos, por lo que no tienes una habitación para ponerte en cuarentena”, dijo Saro. “Hay personas durmiendo en la sala de estar, personas en el garaje, personas en todos los espacios”.

La ciudad tubo el jueves su primera reunión en el ayuntamiento para los oradores jemeres. Saro dijo que espera que el esfuerzo de divulgación intensificado ayude a disipar la información errónea sobre COVID-19, pero se pregunta por qué la ciudad solo ahora está convocando a un ayuntamiento cuando el virus ha estado furioso durante meses.

“¿Por qué tuvo que tomar tanto tiempo?” ella dijo.

Las preocupaciones también están creciendo para los isleños del Pacífico, que ahora tienen la tasa de mortalidad más alta de cualquier grupo en el condado de Los Ángeles.

Pele Ili, de 26 años, vive en el código postal 90804 en Central Long Beach, que tiene algunas de las tasas de casos más altas de la ciudad. Dijo que está contento de que la ciudad recientemente comenzó a dividir a los isleños del Pacífico como separados de los asiáticos en sus números de casos, considerando la gran población de Samoa en Long Beach.

Ili is raising awareness of COVID-19 in the Samoan community.

“Es importante para nosotros crear conciencia sobre esto en la comunidad de Samoa”, dijo Ili, cuyos padres son de Samoa Americana. “Somos una comunidad muy unida y está en nuestra cultura tener grandes reuniones familiares”.

Ili vive con sus padres y dos hermanos menores en un apartamento de tres habitaciones. Dijo que contrajo el virus en marzo y se propagó rápidamente a través de su familia. Su madre, su padre y su hermano de 22 años fueron hospitalizados en un momento, pero desde entonces se han recuperado.

Ili ha publicado videos sobre la experiencia de su familia en su canal de YouTube para ayudar a crear conciencia entre los jóvenes y los miembros de la comunidad de Samoa.

“La gente debe saber que nadie es invencible a esta enfermedad”, dijo Ili. “Es algo que todos debemos tomar en serio”.

Traducido por Sebastian Echeverry

Support our journalism.

Hyperlocal news is an essential force in our democracy, but it costs money to keep an organization like this one alive, and we can’t rely on advertiser support alone. That’s why we’re asking readers like you to support our independent, fact-based journalism. We know you like it—that’s why you’re here. Help us keep hyperlocal news alive in Long Beach.

Sebastian Echeverry is the North Long Beach reporter through the Report for America program. Philanthropic organizations pledged to cover the local donor portion of his grant-funded position with the Long Beach Post. If you want to support Sebastian's work, you can donate to his Report for America position at lbpost.com/support.
- ADVERTISEMENT -

More