Una canción para los difuntos: los mariachis consolaron a las familias que perdieron seres queridos por el COVID-19

Después de un año como ningún otro, mariachi Rodrigo Rodríguez, con su grupo llamado Mariachi Romanza, a vuelto a ser contratado para bodas y quinceañeras.

La banda del norte de Long Beach dejó de recibir invitaciones para tocar en estos eventos de celebración a gran escala debido a la pandemia de COVID-19, pero los funerales fueron una excepción.

“Amor Eterno”, una canción compuesta originalmente por el compositor mexicano Juan Gabriel, fue una melodía que Rodríguez y Mariachi Romanza tocaron más de lo habitual el año pasado.

Como sugiere la letra de la canción, se trata de perder a un ser querido y anhelar estar con ellos una vez más. Es una melodía que las familias le pedían a Roriguez que tocara durante los funerales de los seres queridos que murieron debido a las complicaciones del COVID-19.

Tres cuartas de los eventos en los que Rodríguez fue contratado para tocar a lo largo de 2020 fueron funerales o eventos de celebración de la vida de familias que perdieron a alguien por el virus.

“Es un número alto para nosotros”, dijo Rodríguez. Los constantes funerales tuvieron un impacto emocionalmente a Rodríguez y su banda. Ver a niños sufrir la pérdida de un padre o una familia perder a un miembro prominente fue trágico, dijo Rodríguez.

La pandemia también puso fin a otros eventos de celebración para los que se suele contratar a los mariachis: bodas, quinceañeras y cumpleaños de familias grandes.

Pero los funerales, a pesar de que estaban prohibidos por las órdenes de atención domiciliaria para frenar la propagación del virus, eran abundantes.

Rodríguez dijo que no hubo una temporada específica el año pasado en la que vio un aumento en la solicitud de comparecencias funerarias. En cambio, fue un flujo constante de reservas durante todo el año.

“Nunca paramos, fue todo el año, todas las semanas”. dijo Rodriguez. “Un cumpleaños o celebración de vida a causa de una muerte”.

Rodríguez se mudó a Long Beach desde la Ciudad de México en 2001. Durante más de 20 años, se ha desempeñado como mariachi profesional, perfeccionando el violín, guitarrón y flautas.

From left to right: Rodrigo Rodriguez, Keiko Okamoto, Erika Salas and Rafael Garcia. Photo courtesy Rodrigo Rodriguez. / De izquierda a derecha: Rodrigo Rodríguez, Keiko Okamoto, Erika Salas y Rafael García. Foto cortesía de Rodrigo Rodríguez.

Muchos mariachis se encuentran en el este de Los Ángeles en un pequeño parque de Boyle Heights llamado Mariachi Plaza. Como muchas otras industrias del entretenimiento, los mariachis enfrentaron dificultades financieras como resultado de la pandemia, pero también les afectó físicamente.

Más de 50 músicos de mariachis han muerto de COVID-19 durante el año pasado, Israel Moreno, presidente de la Organización de Mariachis Independientes de California en Boyle Heights, le dijo a CalMatters.

Rodríguez conoció personalmente a siete músicos que murieron a causa del virus y se enteró de otros que murieron.

Rodríguez dijo que hizo todo lo posible para protegerse a sí mismo y a los miembros de su banda del virus cuando tocaban en eventos.

Usarían máscaras tanto como fuera posible y estarían a más de seis pies de distancia del grupo que los contrató. No viajarían juntos como solían hacerlo, dijo Rodríguez, y la banda se redujo de ocho músicos a la vez a solo dos por evento.

Ya sea que lo contrataran para tocar en el cementerio de Forest Lawn en Bixby Knolls o en el depósito de cadáveres de All Souls al otro lado de la calle, Rodríguez tocaba sus canciones afuera y le enviaba un mensaje de texto al cliente por las canciones que quería tocar.

Pero dijo que algunos de los mariachis mayores tenían demasiada confianza y, a menudo, no usaban máscaras.

“Muchos mariachis que conocí murieron”, dijo Rodríguez.

Ahora, Rodríguez dijo que hay un nuevo sentido de aprecio entre los miembros de su banda y en los eventos en los que se presenta ahora. La pandemia le enseñó muchas lecciones, pero una que se queda con él es disfrutar de las celebraciones de la vida.

“La gente recuerda los buenos tiempos”, dijo Rodríguez. “Después de tanta tragedia, apreciamos más las cosas”.

Pero un inquietante recordatorio del dolor de la pandemia se hace eco en las recepciones de bodas y celebraciones de cumpleaños cuando las familias reservan su banda para los funerales y todavía piden “Amor Eterno”.

“Casi siempre lo piden”, dijo Rodríguez.

Support our journalism.

Hyperlocal news is an essential force in our democracy, but it costs money to keep an organization like this one alive, and we can’t rely on advertiser support alone. That’s why we’re asking readers like you to support our independent, fact-based journalism. We know you like it—that’s why you’re here. Help us keep hyperlocal news alive in Long Beach.

Sebastian Echeverry is the North Long Beach reporter through the Report for America program. Philanthropic organizations pledged to cover the local donor portion of his grant-funded position with the Long Beach Post. If you want to support Sebastian's work, you can donate to his Report for America position at lbpost.com/support.
- ADVERTISEMENT -

More