Long Beach, condado de Los Ángeles, exigirá máscaras en interiores públicos, sin o con vacuna

Los funcionarios de salud de Long Beach y el condado de Los Ángeles dijeron que pronto requerirán que las personas usen cubiertas para la cara cuando estén cerca de otras personas en el interior, sin importar el estado de vacunación.

El nuevo mandato, que entra en vigor a las 11:59 p.m. el sábado llega cuando los casos de coronavirus continúan aumentando mientras una nueva variante más contagiosa del virus infecta a más residentes. Funcionarios de Long Beach no declaro de inmediato cuándo la ciudad instituirá el nuevo requisito.

La funcionaria de salud de la ciudad, la Dra. Anissa Davis, emitió un comunicado el jueves por la noche diciendo que Long Beach ha visto un aumento del 288% en el promedio de casos diarios durante las últimas dos semanas. Señaló que los Centros para el Control de Enfermedades ahora consideran al condado y la ciudad como un área de transmisión de virus “sustancial”.

“Dados estos números, la ciudad de Long Beach se alineará con el condado de Los Ángeles para exigir el uso de enmascaramiento en interiores independientemente del estado de vacunación”, dijo Davis, y agregó que próximamente se recibirán más detalles sobre la orden.

El Dr. Muntu Davis, oficial de salud del condado, dijo que el condado “no está donde debemos estar” en términos de vacunaciones contra el virus, como lo demuestran los siete días consecutivos de números de casos nuevos que superaron los 1,000. El jueves, el condado informó 1,537 nuevas infecciones, el número más alto desde principios de marzo.

Long Beach tiene su propio departamento de salud y puede decidir si seguir el condado o dejar sus reglas actuales sin cambios. Los funcionarios no respondieron de inmediato a un correo electrónico sobre si la ciudad también promulgaría un mandato de máscara.

La ciudad emitió un comunicado el jueves, diciendo que solo se alientan las máscaras.

“A medida que las nuevas variantes se vuelven más frecuentes en el sur de California, el Departamento de Salud alienta a todas las personas, independientemente del estado de la vacuna, a que continúen tomando las precauciones de seguridad adecuadas a la situación, incluido el uso de una máscara cuando se encuentren en entornos interiores abarrotados donde no es posible distanciarse y cuando el estado de vacunación de quienes los rodean es desconocido”, dijo el comunicado. “Mientras la vacuna es efectivo para prevenir enfermedades graves y la muerte, otros pasos, como distanciarse y cubrirse la cara en el interior, siguen siendo enfoques buenos y de sentido común para reducir la propagación del virus en Long Beach”.

La tasa de positividad en Long Beach es actualmente del 3,8% y la tasa de casos por cada 100.000 habitantes es de 7,5, la más alta desde el 4 de abril, dijeron el jueves funcionarios de la ciudad.

En una entrevista el miércoles, Kelly Colopy, directora de salud de la ciudad, dijo que el 84% de los nuevos casos de la ciudad se encuentran entre aquellos que no están vacunados contra COVID-19. Y en el comunicado del jueves, las autoridades dijeron que 12 de los 14 residentes de Long Beach que están actualmente hospitalizados con COVID-19 no están vacunados.

“Seguimos viendo un fuerte efecto de la vacuna contra todas las variantes”, dijo Colopy. “El porcentaje realmente alto de efectividad es contra la hospitalización y la muerte”.

El estado de California levantó su mandato de máscara y otras restricciones el 15 de junio y abandonó su sistema codificado por colores para clasificar el riesgo de COVID-19 en varias jurisdicciones de salud en todo el estado.

En el pico de la pandemia en enero, se prohibió por completo comer en el interior y la capacidad se limitó significativamente en otros entornos interiores, como supermercados y tiendas minoristas. Se requería cubrirse la cara en público.

Davis, el funcionario de salud del condado, dijo el jueves que los residentes aún podrán cenar en el interior, pero deberán usar una máscara cuando esperen una mesa o no coman.

Cuando se le preguntó si estaba listo para el retroceso del nuevo mandato por parte del público, Davis dijo que el anuncio era la medida correcta.

“Tenemos que bajar estos números”, dijo Davis. “Esta no es la misma situación que estaba el 15 de junio … de lo contrario, estaremos en una situación en la que tendremos que implementar medidas más estrictas”.

Los funcionarios de salud del condado y la ciudad continuaron expresando su exasperación porque más residentes no se vacunan, con números especialmente bajos entre los jóvenes y los residentes negros y latinos.

En Long Beach, los funcionarios dijeron que el 43% de los residentes negros elegibles y el 55% de los residentes latinos están vacunados en comparación con más del 65% de otros grupos.

“Sabemos que esto se puede prevenir”, dijo Colopy sobre contraer el virus y el riesgo de una enfermedad grave.

Dijo que la ciudad continúa desarrollando formas de llegar a las personas y comunicarles que la vacuna es segura y eficaz.

Para obtener información sobre cómo vacunarse, haga clic aquí.

Traducido por Sebastian Echeverry

Support our journalism.

Hyperlocal news is an essential force in our democracy, but it costs money to keep an organization like this one alive, and we can’t rely on advertiser support alone. That’s why we’re asking readers like you to support our independent, fact-based journalism. We know you like it—that’s why you’re here. Help us keep hyperlocal news alive in Long Beach.

Melissa has been a journalist for over two decades, starting her career as a reporter covering health and religion and moving into local news. She has worked as an editor for eight years, including seven years at the Press Telegram before joining the Long Beach Post in June 2018. She also serves as a part-time lecturer at Cal State Long Beach where she teaches multimedia journalism and writing.
- ADVERTISEMENT -

More