Familia pide al fiscal general a enjuiciar oficial de seguridad escolar que disparó a mujer de 18 años

Llamadas aumentan para que las autoridades tomen acción ya que a principios de esta semana, un oficial de seguridad escolar disparó en la cabeza a Mona Rodríguez, de 18 años, cerca de Millikan High School, que dejó su cerebro muerto.

Mientras su familia se preparaba para que el hospital retirara a Mona del soporte vital, exigieron que el oficial fuera acusado penalmente.

“Solo quiero justicia para mi hermana”, dijo su hermano Oscar Rodríguez el viernes en una conferencia de prensa frente al Long Beach Memorial Medical Center. “Ninguna familia debería tener que pasar por esto”.

La familia Rodríguez dijo que habían tomado la difícil decisión de donar los órganos de Mona, lo que significa que probablemente le quitarán el soporte vital en los próximos días a medida que el hospital encuentre receptores.

“Sabemos que le gustaría ayudar a otros”, dijo su hermano Iran Rodríguez.

La policía dice que el oficial de seguridad de la escuela le disparó a Mona después de separar una pelea que ella inició con una niña de 15 años, a quien conocía. El novio de Mona, Rafeul Chowdhury, de 20 años, y su hermano de 16, supuestamente también participaron en la pelea.

Cuando el trío intentó huir de la escena en un sedán gris, el oficial disparó, dijo la policía.

En los videos publicados en las redes sociales, se puede ver al oficial de seguridad de la escuela de pie junto a la ventana delantera del lado del pasajero del automóvil cuando se tambalea hacia adelante y se acerca a él a medida que pasa a toda velocidad. A medida que el automóvil se aleja, parece haber un sonido de disparos.

Mona, que estaba en el asiento del pasajero delantero, fue la única herida. Los médicos llevaron a la joven madre, que tiene un hijo de cinco meses, al hospital. Los médicos pronto determinaron que tenía muerte cerebral.

El Distrito Escolar Unificado de Long Beach dijo el viernes que el oficial de seguridad escolar, identificado como Eddie F. González, fue contratado con el distrito el 10 de enero de 2021.

El abogado de la familia, Luis Carrillo, pidió al fiscal general del estado a procesar el caso, asumiendo a la investigación del Departamento de Policía de Long Beach y la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Los Ángeles.

“Este hombre no tiene por qué llevar una placa y un arma”, dijo.

La familia de Mona Rodríguez se abraza afuera del hospital Long Beach Memorial Medical Center el viernes 1 de octubre de 2021. Foto de Cheantay Jensen.

Otras voces también se han unido a la indignación.

El viernes por la mañana, los equipos de la ciudad trabajaron rápidamente para limpiar grafiti de una pared cerca de la escena del tiroteo que decían “Justicia para Mona” y “matar policías asesinos”.

Black Lives Matter Long Beach publicó una carta exigiendo que el distrito escolar desarme a sus oficiales de seguridad.

Y el activista local Najee Ali dijo que Chowdhury está planeando una protesta frente a la sede del Departamento de Policía de Long Beach el domingo por la tarde para pedir justicia para la madre de su hijo. La familia Rodríguez dijo el viernes que no están involucrados en la protesta.

La ciudad eliminó el graffiti que decía “justicia para Mona” y “matar policías asesinos” rociado en la pared exterior lateral de Rite Aid en Spring Street y Palo Verde Avenue el viernes 1 de octubre por la mañana. Foto de Cheantay Jensen.

En declaraciones el jueves, el alcalde Robert García y la ciudad de Long Beach calificaron el tiroteo como “horrible”. La declaración de la ciudad también distanció a la ciudad del oficial, enfatizando que, “El oficial de seguridad escolar no es un empleado de la ciudad de Long Beach y no es un oficial de policía de Long Beach”.

Los oficiales de seguridad escolar son empleados por el Distrito Escolar Unificado de Long Beach. No son oficiales de paz en toda regla como los empleados por los departamentos de policía, pero llevan armas y trabajan en estrecha colaboración con la policía de Long Beach. A diferencia de los agentes de policía, no investigan delitos ni arrestan a personas.

La política del distrito escolar política que gobierna cuándo sus oficiales de seguridad pueden usar fuerza letal les prohíbe explícitamente disparar contra vehículos en movimiento o sospechosos que huyen.

La reportera Cheantay Jensen contribuyó a este informe. 

Traducido por Sebastian Echeverry.

Support our journalism.

Hyperlocal news is an essential force in our democracy, but it costs money to keep an organization like this one alive, and we can’t rely on advertiser support alone. That’s why we’re asking readers like you to support our independent, fact-based journalism. We know you like it—that’s why you’re here. Help us keep hyperlocal news alive in Long Beach.

Kelly Puente is an award-winning general assignment and special projects reporter at the Long Beach Post. She has worked as a journalist in Long Beach since 2006, covering everything from education and crime to courts and breaking news. Kelly previously worked at the Long Beach Press-Telegram and the Orange County Register before joining the Post in 2018. She is currently pursuing a master’s degree in public policy and administration at Cal State Long Beach. Reach her at [email protected].
- ADVERTISEMENT -

More