Durante la ola de ómicron, Long Beach todavía no ha implementado un mandato de vacunación para los empleados

Aunque la ciudad de Los Ángeles aprobó un mandato de vacunación de los empleados en noviembre y los funcionarios de Long Beach dijeron que las noticias sobre su propio edicto se conocerían después del primero del año nuevo, la ciudad aún no tiene un mandato de vacunación COVID-19 para sus trabajadores.

Los expertos en la salud pública consideran que el mandato es una forma importante de ayudar a frenar el contagio de COVID-19, particularmente entre los bomberos, la policía y otros trabajadores que interactúan con el público. Las infecciones alimentadas por la variante ómicron han aumentado a lo largo de enero, con tasas de casos y hospitalizaciones alcanzando puntos no vistos desde el año pasado en este momento.

Un mandato de vacunación es crítico “porque los ciudadanos merecen saber que si llaman al 911, los hombres y mujeres que responden a la llamada están vacunados”, dijo Andrew Noymer, epidemiólogo de la universidad de California de Irvine. “Las personas vacunadas tienen menos probabilidades de contagiar el virus”.

Las negociaciones entre la ciudad y varias organizaciones laborales de empleados sobre un mandato comenzaron en septiembre, según la oficina del administrador de la ciudad. Las negociaciones continúan sobre las fechas de implementación, los detalles sobre quién calificaría para una exención y otros factores, según un memorando del 28 de diciembre del administrador de la ciudad, Tom Modica.

Modica, quien en últimamente tendría que implementar dicho mandato, se negó a ser entrevistada.

“La política sigue en proceso de finalización”, dijo Modica a través de un portavoz. “Una vez finalizado, tendremos más información sobre los detalles”.

Los líderes laborales involucrados en las negociaciones representan algunas de las organizaciones y distritos electorales más poderosos políticamente, lo que complica aún más las negociaciones antes de que llegarán las elecciones de 2022.

La oficina del alcalde Robert García envió una declaración preparada el domingo, diciendo que se proporcionará una actualización cuando finalice el proceso de negociación. García, quien se postula para el escaño en el Congreso que actualmente ocupa el representante Alan Lowenthal, no respondió a una solicitud de entrevista.

Un miembro del ayuntamiento, que aceptó hablar sobre las negociaciones sin atribuirse porque la persona no está autorizada a hablar públicamente, dijo que el hecho de que se hayan producido muchas infecciones “avance” entre los que están vacunados ha contribuido al retraso del mandato.

Mientras hubo mucha presión hace unos meses por un mandato, el interés disminuyó cuando quedó claro que la vacunación no era suficiente para evitar que muchas personas se infectaran, dijo la fuente.

Pero se ha demostrado que las vacunas mantienen a las personas trabajando y fuera del hospital, según Noymer, el epidemiólogo. Él dijo que no es demasiado tarde para implementar un mandato para los empleados y agregó que el COVID-19 no irá a ninguna parte.

“COVID se calmará más rápido cuando más personas se vacunen”, él dijo.

Rex Pritchard, presidente del sindicato de bomberos de Long Beach, dijo que se reunió por última vez con la oficina de Modica hace unas semanas y habló sobre una serie de problemas que tenía su organización con un mandato.

“Las cosas siempre están cambiando”, dijo Pritchard, y agregó que la ciudad debería seguir el ejemplo del estado. “Esa debería ser la política de la ciudad”.

Rich Chambers, presidente de la Asociación de Oficiales de Policía de Long Beach, dijo que su organización todavía se reúne regularmente con el administrador de la ciudad sobre el mandato propuesto. Dijo que el protocolo de prueba actual para los empleados está funcionando y que no es necesario un mandato.

“El protocolo de prueba en uso en este momento ha demostrado su eficacia”, dijo Chambers. “Los oficiales que dan positivo son identificados y aislados del público. Está trabajando para mantener seguros a la comunidad y a nuestros empleados”.

Los datos publicados por la oficina del administrador de la ciudad el mes pasado muestran que el 84% de los empleados de la ciudad en su conjunto están vacunados, aunque las tasas de vacunación varían ampliamente entre los distintos departamentos de la ciudad, y la policía y los bomberos tienen las tasas más bajas de la ciudad.

Entre los departamentos más grandes, el Salud y Servicios Humanos (583 empleados) y Parques y Recreación (719 empleados) tienen tasas de vacunación del 97% y 95%, respectivamente, mientras que los bomberos (696 empleados) y la policía (1,032 empleados) tienen tasas de vacunación mucho más bajas del 78% y 68%, respectivamente, según las últimas cifras del administrador de la ciudad, publicadas a fines de diciembre de 2021.

Hasta el viernes, 16 empleados de bomberos estaban aislados debido al COVID-19, según un portavoz del departamento, mientras que 49 empleados del departamento de policía estaban aislados o en cuarentena, según la oficina del administrador de la ciudad. Estos números están por debajo de los más de 200 empleados de policía y bomberos que estaban fuera del COVID-19 a principios de enero.

Si un mandato se implementa y cuando eso suceda, ni Pritchard ni Chambers mencionaron la posibilidad de una demanda, como la que presentaron en Los Ángeles 13 policías que dijeron que el mandato de vacunación de esa ciudad violaba sus derechos constitucionales. El 10 de enero, un juez federal desestimó la demanda.

“Esta no es una pelea judicial, en mi opinión”, dijo Pritchard. En cambio, implementar un mandato significa que la ciudad correría el riesgo de perder bomberos, especialmente aquellos que están cerca de jubilarse. De hecho, él dijo, el departamento recientemente perdió cinco o seis ante los condados vecinos con políticas de vacunación “más laxas”.

Chambers estuvo de acuerdo. “Predigo que participaremos en discusiones sobre dónde se realizarán las reducciones, qué asignaciones tendrán menos o tal vez ningún oficial, y qué servicios se verán afectados” si se cumple el mandato, él dijo. “Realmente espero que eso no suceda”.

Traducido por Crystal Niebla

Support our journalism.

Hyperlocal news is an essential force in our democracy, but it costs money to keep an organization like this one alive, and we can’t rely on advertiser support alone. That’s why we’re asking readers like you to support our independent, fact-based journalism. We know you like it—that’s why you’re here. Help us keep hyperlocal news alive in Long Beach.

Anthony Pignataro is an investigative reporter and editor for the Long Beach Post. He has close to three decades of experience in journalism leading numerous investigations and long-form journalism projects for the OC Weekly and other publications. He joined the Post in May 2021.
- ADVERTISEMENT -

More