“Solo quieren sentirse respetados”: Long Beach lleva a cabo el conteo anual de personas sin hogar

En una esquina del norte de Long Beach, justo antes del amanecer, el oficial de recursos de la Patrulla de la Policía de Long Beach, Abe Mercado, y el oficial de calidad de vida, Alfonso Navarro, se acercan a un hombre que yace en un cojín morado sobre un trozo de tierra en un campamento improvisado.

Sus pertenencias estaban en un carrito de compras cercano.

“¿Tienes algo de Narcan?” pregunta, refiriéndose al aerosol nasal que salva vidas y que puede revertir rápidamente una sobredosis de opioides. “Ya hemos tenido un par de sobredosis”.

El hombre, Jacob Lansdale, de 38 años, dijo que ha estado en las calles durante varios años. Originario de Missouri, dijo que lucha con problemas de salud mental y está tratando de obtener ayuda.

Lansdale fue una de las muchas personas sin hogar que se contaron el jueves como parte del recuento anual de personas sin hogar en un momento dado. El conteo mide la población sin hogar y la demografía de Long Beach para determinar cuántos fondos estatales y del condado recibirá el departamento de salud de la ciudad para ayudar con los servicios.

Marie Tennyson entrega un paquete de atención a una mujer sin hogar mientras los voluntarios participan en el conteo anual de personas sin hogar en todo el condado en Long Beach el jueves 24 de febrero de 2022. Foto de Thomas R. Cordova.

El condado de Los Ángeles también inició su conteo anual esta semana.

Ambos recuentos se cancelaron el año pasado debido a la pandemia de COVID-19, por lo que el esfuerzo de este año es el primero en brindar una instantánea de las personas sin hogar en un mundo posterior a la pandemia. Los resultados generalmente se publican en la primavera.

El último recuento, que tuvo lugar antes de la pandemia en enero de 2020, mostró que la cantidad total de personas sin hogar en toda la ciudad creció un 7 % entre 2019 y 2020, de 1,894 a 2,034.

La cantidad de personas sin hogar que no se alojaban en un refugio aumentó un 24%, mientras que la cantidad de personas en refugios de la ciudad o viviendas de transición disminuyó un 27%, debido en gran parte a la disponibilidad limitada de fondos para vales de motel, dijeron las autoridades.

Fuente: Departamento de Salud de Long Beach

Mientras los números oficiales para 2022 no se darán a conocer hasta dentro de varios meses, los oficiales Mercado y Navarro, que patrullan la ciudad con regularidad y ofrecen servicios para personas sin hogar, dijeron que han visto un aumento significativo de personas en las calles desde la pandemia.

Dijeron que también están viendo un aumento en las personas de fuera de Long Beach y, en muchos casos, fuera de California.

“Definitivamente estamos viendo a más personas con problemas de drogas y salud mental”, dijo Navarro. “Y hay mucha más violencia… mucha más violencia armada”.

En las primeras horas de la mañana del jueves con temperaturas de 30 grados, aproximadamente 250 voluntarios recorrieron la ciudad para entrevistar a las personas sin hogar y ofrecer servicios. Usando una aplicación de teléfono, recopilaron información que incluía género, orientación sexual, raza y antecedentes.

Teresa Chandler entrega un certificado de regalo a un hombre sin hogar mientras Carla Resurrección, a la izquierda, y Marie Tennyson, a la derecha, se paran cerca mientras los voluntarios participan en el conteo anual de personas sin hogar en todo el condado en Long Beach el jueves, 24 de febrero de 2022. Foto de Thomas R .Córdova.

En una carpa azul a lo largo de las vías del tren en el norte de Long Beach, los voluntarios conocieron a Ryan, de 41 años, quien nació y se crió en Los Ángeles. Ryan dijo que se graduó de la escuela secundaria y estudió comunicación oral en la universidad antes de que una fractura de cuello hiciera que su vida cambiara.

Mientras los voluntarios inspeccionaban el campamento donde vivía y le preguntaban qué podía hacer alguien para ayudar en su situación, la respuesta de Ryan fue simple.

“Cambia de lugar conmigo”, dijo Ryan.

Montana García, la fundadora de los Ministerios de el norte de Long Beach, ha sido voluntaria para el conteo de personas sin hogar durante muchos años.

Ha visto y ayudado a la población sin hogar más vulnerable de la ciudad: niños, madres embarazadas, incluso un recién nacido de dos días. Tres veces por semana, García organiza un banco de alimentos que atiende a más de 200 personas cada día.

“No me importa de qué clase de vida vengan. … Solo queremos ayudarlos”, dijo García.

Long Beach, como muchas ciudades, ha luchado con una crisis de personas sin hogar que empeoró durante la pandemia a medida que más personas perdían sus trabajos e ingresos.

“En muchos sentidos, la pandemia nos ha hecho retroceder en nuestros esfuerzos por atender a las personas sin hogar en Long Beach”, dijo la directora de Salud y Servicios Humanos, Kelly Colopy, durante una reunión del Concejo Municipal el año pasado.

Pero en un resultado positivo, la ciudad ha recibido una afluencia de fondos federales y estatales que ha permitido a los funcionarios planificar futuros refugios y viviendas. El año pasado, la ciudad abrió su primer refugio para personas sin hogar durante todo el año y ahora está planeando programas ampliados.

Los voluntarios Carla Resurrección, izquierda, Kerry Chhay, centro y Marie Tennyson hablan con Isaac Carter, quien vive en su vehículo y no tiene hogar, mientras los voluntarios participan en el conteo anual de personas sin hogar en todo el condado en Long Beach el jueves 24 de febrero de 2022. Foto de Thomas R. Córdoba.

La financiación está destinada a ayudar a personas como Derrick Lowe, que el jueves dormía en un rincón cerca de la esquina de Carson Street y Orange Avenue. Lowe dijo que ha estado en las calles de Long Beach durante los últimos 37 años.

Después de dejar la Guardia Costera en 1985, Lowe dijo que regresó a su natal Los Ángeles sin ningún lugar a donde ir y sin el apoyo de su familia. Pronto se encontró viviendo en las mismas calles en las que jugaba cuando era niño.

Con pocos recursos de ayuda en ese momento, dijo que incursionó en las drogas y se convirtió en un “usuario funcional”.

Con el tiempo, dijo que su adicción a la droga crack lo consumió. Aunque dijo que se las arregló para mantenerse libre de drogas desde 2009, todavía prefiere el concreto por la noche a un refugio de la ciudad porque hay “demasiadas reglas”, dijo Lowe.

“Creo que a los vecinos no les gusta que esté aquí”, dijo Lowe. “Me gustaría que pudieran entender que a mucha gente no le gusta estar aquí. Pero a veces, ya sabes, es lo único que realmente tienen y solo quieren sentirse respetados”.

Los voluntarios hablan con Jacob Lansdale, que no tiene hogar, durante el conteo anual de personas sin hogar en todo el condado en Long Beach el jueves 24 de febrero de 2022. Foto de Thomas R. Cordova.

Support our journalism.

Hyperlocal news is an essential force in our democracy, but it costs money to keep an organization like this one alive, and we can’t rely on advertiser support alone. That’s why we’re asking readers like you to support our independent, fact-based journalism. We know you like it—that’s why you’re here. Help us keep hyperlocal news alive in Long Beach.

Kelly Puente is an award-winning general assignment and special projects reporter at the Long Beach Post. She has worked as a journalist in Long Beach since 2006, covering everything from education and crime to courts and breaking news. Kelly previously worked at the Long Beach Press-Telegram and the Orange County Register before joining the Post in 2018. She is currently pursuing a master’s degree in public policy and administration at Cal State Long Beach. Reach her at [email protected].
- ADVERTISEMENT -

More