Años de vida de los latinos en Long Beach se redujo por 4 años en 2020 debido al COVID-19, dicen funcionarios de salud

El COVID-19 mató a tantas personas en Long Beach el año pasado que redujo la esperanza de vida promedio de la ciudad en un poco más de dos años, según el Departamento de Salud de Long Beach.

Pero un grupo de la población específico sintió los efectos de la pandemia aún más dramáticamente: la esperanza de vida promedio de los residentes latinos se redujo por unos cuatro años en 2020, según un memorando publicado recientemente por funcionarios de salud.

La pandemia afectó la esperanza de vida porque provocó que muchos más residentes, especialmente latinos, murieran a una edad más joven de lo normal. Actualmente, la esperanza de vida promedio para los latinos es de 74. Para los residentes negros es 69, y para los residentes asiáticos y blancos es alrededor de 78.

De las más de 900 personas que han muerto como consecuencia de la pandemia, el 43% eran latinos, según cifras de la ciudad.

Para rectificar estas inequidades en la salud, la directora de Salud y Servicios Humanos de Long Beach, Kelly Colopy, dijo que la ciudad usó alrededor de $1 millón de fondos federales de la Ley CARES a fines de 2020 en asociación con grupos sin fines de lucro para organizar campañas de salud locales, clínicas de exámenes de COVID-19 en el otoño y otras actividades de concienciación sobre la salud y eventos para sus vecinos latinos y negros. Sin embargo, sus esfuerzos han resultado insuficientes.

Las tasas de infección, particularmente durante el pico de la pandemia en diciembre y enero, pusieron el foco en las áreas de la ciudad que más sufrieron. En Long Beach, fueron principalmente las comunidades de color de bajos ingresos las que representaron las hospitalizaciones y muertes, muchos de ellos trabajadores de primera línea que no podían trabajar de forma remota y aquellos que vivían en hogares multigeneracionales estrechos con ancianos que eran más susceptibles al virus.

“Comenzamos ese proceso, pero nos dimos cuenta de que no llegaba lo suficientemente lejos para satisfacer las necesidades”, dijo Colopy. “El consejo pidió desarrollar un plan muy específico para los latinos en torno a temas como la seguridad alimentaria, las condiciones de salud y diferentes piezas para crear un plan en el futuro”.

En marzo, la concejal Mary Zendejas pidió la creación de la iniciativa de salud latina llamado Mi Vida Cuenta durante una reunión del consejo con el objetivo de encontrar fondos para la iniciativa, así como crear un plan integral para abordar específicamente las necesidades de salud de los latinos.

El objetivo de la iniciativa es financiar la educación sobre la salud, la distribución de vacunas, la distribución de alimentos y el cuidado de la salud mental para los latinos y los residentes indocumentados a través de organizaciones sin fines de lucro locales.

Colopy dijo que la ciudad espera usar dinero de la Ley de Recuperación Americano para financiar esta iniciativa de salud latina, pero no está segura de cuánto se asignará. Parte de lo que financiará es un acuerdo de contrato con los investigadores de Cal State Long Beach para desarrollar una evaluación de las necesidades de la comunidad específicamente para los latinos en Long Beach.

El plan llama a conocer las disparidades socioeconómicas entre las comunidades de color más allá de COVID-19, pero el plan también impulsará la conversación sobre la vacunación contra el virus. Hasta la semana pasada, la ciudad había vacunado a aproximadamente el 96% de las personas mayores, lo que Colopy dijo que es un gran éxito.

Pero los datos de vacunación de la ciudad muestran que todavía hay varias personas en las comunidades de color que no han sido vacunadas. Los latinos en Long Beach representan aproximadamente el 40% de la población, pero representan solo el 27% de la población que ha sido vacunada.

Donde las vacunas están empezando a disminuir es entre los adultos jóvenes de 21 a 39 años. Existen diversos factores que explican por qué los adultos jóvenes no están siendo vacunados. Un informe del New York Times muestra que el entusiasmo por la vacunación se hundió después de que Johnson & Johnson tuvo que dejar de distribuir su vacuna debido a informes de coágulos sanguíneos raros. Desde entonces, la compañía recibió luz verde para continuar usando su vacuna, pero es posible que la confianza en las comunidades que ya son escépticas sobre la vacuna ya se haya perdido. Colopy sugiere que ese podría ser el caso de una caída en las vacunas a nivel local, cree que las personas más jóvenes temen menos al virus porque en su mayoría ha causado la muerte de personas mayores o porque no se han establecido clínicas de vacunación en los lugares que visitan con frecuencia.

Un impulso para más vacunas, así como otras campañas de concientización sobre la salud, se describirán en el plan que se espera que se presente al ayuntamiento en julio, dijo Colopy.

Actualmente, los funcionarios se encuentran en las etapas de planificación de la evaluación de las necesidades de la comunidad que dirigirá Cal State Long Beach, pero no hay una fecha clara en la que se completará ese informe.

“Anticipamos que comenzará con bastante rapidez”, dijo Colopy.

Support our journalism.

Hyperlocal news is an essential force in our democracy, but it costs money to keep an organization like this one alive, and we can’t rely on advertiser support alone. That’s why we’re asking readers like you to support our independent, fact-based journalism. We know you like it—that’s why you’re here. Help us keep hyperlocal news alive in Long Beach.

Sebastian Echeverry is the North Long Beach reporter through the Report for America program. Philanthropic organizations pledged to cover the local donor portion of his grant-funded position with the Long Beach Post. If you want to support Sebastian's work, you can donate to his Report for America position at lbpost.com/support.
- ADVERTISEMENT -

More