Los educadores lucharon para ayudar a los estudiantes de bajos recursos; temen que COVID-19 borre ese progreso

Esta historia traducida fue originalmente publicada en inglés el domingo 17 de enero.

En muchos días escolares, María Teresa Loeza dijo que sus hijos de primaria y secundaria sacuden en el aire sus computadoras Chromebooks por la casa en Walnut Avenue y 15th Street en Long Beach, en busca de una conexión a Internet más sólida.

A veces, su hijo de 13 años se queda despierto hasta tarde en la noche para enviar tareas, y se siente frustrado cuando la señal se corta mientras se cargan los documentos.

Mientras tanto, las calificaciones de su hija de 9 años están bajando.

“Me da tristeza, me da coraje”, dijo Loeza, de 45 años.

Gabriela Alvarez-Loeza, 13, left and her sister Daniela Alvarez-Loeza, 9, sit outside their home while on their school Chromebooks in Long Beach Wednesday, Dec. 16, 2020. Photo by Thomas R. Cordova.

La familia de Loeza se encuentra entre las muchas que luchan en medio de un cierre sin precedentes de escuelas de 10 meses en Long Beach destinado a detener la propagación del coronavirus. Pero para los estudiantes de color de los vecindarios de bajos recursos, las consecuencias del cierre podrían ser especialmente graves, ya que a los funcionarios les preocupa que estén perdiendo los logros académicos antes de que llegara la pandemia en marzo pasado.

Este mes, los directores de siete distritos escolares urbanos en California, incluyendo Long Beach, escribieron una carta al gobernador en la que denunciaban las disparidades y le urgieron al estado a elaborar un plan uniforme para la reapertura que no dejaría a los distritos—y a los estudiantes—detrás de las áreas más ricas que pueden abrir antes y obtener un impulso en el dinero del estado debido a eso.

“Las comunidades adineradas donde los miembros de la familia pueden trabajar desde casa verán que las escuelas se abran con más fondos”, escribieron el 6 de enero. “Las comunidades de bajos ingresos que soportan la peor parte del virus verán que las escuelas permanecerán cerradas con menos fondos”.

‘Estoy reprobando a mis alumnos’

Antes de la pandemia, los estudiantes de color habían mejorado académicamente, con aumentos en las tasas de graduación de latinx (un término de género neutro que el distrito usa en lugar de latino) y estudiantes afroamericanos en un 11% y 10%, respectivamente, durante la última década, según los datos del Distrito Escolar Unificado de Long Beach.

Los estudiantes latinx constituyen el 58% de la población del distrito, lo que sirve como indicador del desempeño general del distrito. Los estudiantes afroamericanos constituyen el 12%.

El LBUSD está analizando datos en áreas clave de evaluación, como la preparación para las matemáticas durante los últimos 11 meses, y en febrero se revelarán datos concretos sobre cómo la pandemia puede haber afectado el progreso académico en todos los grupos, dijo Chris Brown, superintendente asistente de investigaciones y mejoramiento escolar.

Pero, de manera anecdótica, los funcionarios dicen que están escuchando de los padres y maestros que los estudiantes de color, así como los que tienen necesidades especiales, se están quedando atrás, dijo Brown.

A principios de octubre, los padres y maestros dieron testimonio emocional ante la junta escolar, detallando la miríada de luchas que están teniendo los estudiantes, incluida la falta de apoyo en el hogar; no tener un lugar tranquilo y seguro para estudiar; falta de acceso a internet; y el estrés de estar conectado a una computadora todo el día.

La maestra de la escuela primaria Cubberley, Debi Bober, maestra del año 2018 en el condado de Los Ángeles, dijo sin rodeos: “No puedo satisfacer las necesidades de mis estudiantes en este momento. Les estoy reprobando a mis alumnos y estoy haciendo todo lo posible”.

Una encuesta realizada en junio por el distrito local mostró que nadie está particularmente satisfecho con el aprendizaje virtual. En una pregunta sobre “desafíos frecuentes”, el 42% de los estudiantes informaron sentirse desmotivados con regularidad, el 33% estaba lidiando con el cuidado de un hermano, el 30% no tenía un lugar tranquilo para trabajar y el 17% tenía problemas con Internet.

Los estudios nacionales, estatales y regionales muestran una imagen similar, con estudiantes de color y en comunidades de alta pobreza que se quedan más atrás que sus compañeros.

Una encuesta en el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles, un distrito vecino, mostró que entre el 16 de marzo y el 22 de mayo, los estudiantes negros e hispanos participaron de 10 a 20 puntos porcentuales menos que los estudiantes blancos y asiáticos en el aprendizaje a distancia. El estudio midió la participación en función de la frecuencia con la que los estudiantes de secundaria y preparatoria entregaron tareas, tomaron exámenes o publicaron mensajes.

A nivel estatal, una encuesta de Los Angeles Times de 45 distritos escolares del sur de California reveló que, en promedio, aproximadamente la mitad de los estudiantes en distritos de bajos ingresos tenían computadoras disponibles para el aprendizaje a distancia cuando los campus cerraban. En los distritos más grandes, muestra la encuesta, casi dos tercios de los estudiantes los tenían.

Por el contrario, en los distritos con servicios más ricos, un promedio del 87% de los estudiantes tenía computadoras cuando cerraron los campus, y el 98% las tenía unas tres semanas después, según la encuesta.

A nivel nacional, un estudio reciente de McKinsey & Co. encontró que los estudiantes blancos se retrasaron de uno a tres meses en matemáticas, y los estudiantes de color se retrasaron de tres a cinco meses. El estudio también encontró que los estudiantes negros e hispanos tenían un 20% más de probabilidades de estudiar a distancia que los estudiantes blancos cuando las escuelas estaban reabriendo.

Esta marcada disparidad llevó a un legislador local, el asambleísta Patrick O’Donnell, demócrata de Long Beach, a declarar a mediados de noviembre que los cierres equivalen a una “segregación sancionada por el estado”.

No sería prudente abrir escuelas ahora dadas las altas tasas de coronavirus en la comunidad, dijo en ese momento. “Pero en el futuro, debemos asegurarnos de que los distritos estén listos para abrir sin demora una vez que salgamos de eso”.

El distrito de Long Beach anunció el mes pasado que las clases seguirán siendo virtuales hasta al menos el 1 de marzo, y que la implementación de las vacunas de los maestros comenzará el 25 de enero.

Pero los funcionarios de Long Beach han dicho que los distritos no están en igualdad de condiciones cuando se trata de la capacidad de reabrir. Y la financiación que el estado promete debe tener en cuenta los desafíos únicos que enfrentan los distritos urbanos como Long Beach.

‘Las escuelas seguras para todos’

El gobernador Gavin Newsom anunció a fines de diciembre un plan de $2 mil millones de “Escuelas seguras para todos” para alentar a más escuelas a reabrir para recibir instrucción en persona este año.

El plan señala que los niños contraen COVID-19 con menos frecuencia que los adultos y no parecen ser fuentes importantes de transmisión. Con las precauciones adecuadas, los funcionarios no están viendo muchos brotes en las escuelas, según el memorando del gobernador.

Los distritos que reinicien el aprendizaje en persona recibirán fondos adicionales de al menos $450 por estudiante, más una cantidad adicional de hasta $250 por estudiante en función del número de estudiantes con necesidades elevadas (estudiantes de bajos ingresos, estudiantes de inglés, niños de crianza y niños sin hogar) cada distrito tiene.

Pero el dinero solamente se proporcionará si las escuelas vuelven a abrir, con una fecha planeada para 1 de febrero.

Sin embargo, el coronavirus es mucho más agresivo en las áreas urbanas como Long Beach y Los Ángeles, ninguna de las cuales está cerca de cumplir con los criterios estatales para la reapertura.

Según el plan, los distritos podrían abrirse si están en condados donde la tasa de casos de coronavirus es de 28 por cada 100,000 habitantes o menos; solamente en Long Beach, ese número es actualmente de 141 por cada 100,000 habitantes.

Eso significa que los distritos más afectados por el virus perderán fondos, mientras que aquellos en las áreas más prósperas probablemente avanzarán más rápido hacia la reapertura, lo que nuevamente pondrá a los estudiantes de color en desventaja, argumentan los superintendentes.

Los siete superintendentes de distrito, en cambio, le piden al estado que los ayude a mitigar la propagación del virus y, por lo mientras, brinde el apoyo necesario para evitar que los estudiantes se rezaguen más.

Gabriela Alvarez-Loeza, 13, left and her sister Daniela Alvarez-Loeza, 9, sit outside their home while on their school Chromebooks in Long Beach Wednesday, Dec. 16, 2020. Photo by Thomas R. Cordova.

Hasta ahora, el distrito de Long Beach ha distribuido miles de puntos de acceso y Chromebooks, y los funcionarios han dicho que cualquier persona que quiera o necesite una Chromebook, los servicios de Internet o cualquier otro tipo de ayuda relacionada con la escuela debe llamar al distrito de inmediato. El distrito también recibirá casi $100 millones del gobierno federal para ayudar a pagar los gastos relacionados con COVID este año.

Pero incluso si las familias tienen el equipo, una de las mayores barreras para el aprendizaje virtual es la simple conexión a Internet.

Los padres se quejan constantemente de la mala recepción, que aparentemente afecta a ciertos barrios más que a otros.

El miembro de la junta de LBUSD, Juan Benítez, dijo que si los padres se comunican con los maestros o administradores escolares que su conexión a Internet es deficiente, los maestros no deberían castigar a los estudiantes por ello.

El idioma es otra barrera.

“Muchos padres con los que hablo no saben cómo apoyar a sus estudiantes porque no tienen altos niveles de comprensión del inglés”, dijo Benítez en inglés.

Antes de la pandemia, Loeza no tenía servicio de internet. No es una experta en la tecnología y con frecuencia le pide ayuda a su vecina con educación universitaria. Aunque Loeza estudió en universidades comunitarias para aprender inglés, dijo que su vecina está más familiarizada con las computadoras después de estudiar en Cal State Long Beach.

“Como papa, quisiera poder ayudarles más …”, Loeza dijo. “Nadie estábamos listos para algo así virtual”.

En un hogar que ya era de bajos ingresos, los fondos entre Loeza y su esposo se redujeron este año, sin llegar a un ingreso familiar de $10,000. Ahora, ve una nueva factura mensual de $30 por Internet durante un tiempo en el que solo trabaja su esposo, como mecánico.

El invierno pasado, Loeza quiso traer más dinero como señora de limpieza para los Airbnbs para apoyar las crecientes necesidades de sus hijas, pero la pandemia cortó esas perspectivas.

Mientras navega por las dificultades, a Loeza se le recuerda que sus dos hijas tienen las suyas propias.

Para lidiar con el estrés, dijo que su hijo de 13 años comenzó un nuevo pasatiempo de hacer aretes y los dibujos de los de 9 años.

“O, simplemente está acostada con sus ojos cerrados”, dijo Loeza sobre su hija menor.

Traducido por Sebastian Echeverry, Stephanie Rivera y Crystal Niebla.

 

 

Support our journalism.

Hyperlocal news is an essential force in our democracy, but it costs money to keep an organization like this one alive, and we can’t rely on advertiser support alone. That’s why we’re asking readers like you to support our independent, fact-based journalism. We know you like it—that’s why you’re here. Help us keep hyperlocal news alive in Long Beach.

Crystal Niebla is the West Long Beach reporter through the Report for America program. Philanthropic organizations pledged to cover the local donor portion of her grant-funded position with the Post. If you want to support Crystal's work, you can donate to her Report For America position at lbpost.com/support.
- ADVERTISEMENT -

More