Editorial: ¿Cómo se trata a los niños migrantes en el Centro de Convenciones de Long Beach?

Casi 22,000 niños migrantes llegaron a nuestra frontera sur el mes pasado. Los factores de empuje para muchos de ellos son los desastres naturales, la pobreza, la violencia de las pandillas, el deseo de reunirse con la familia y las políticas federales fallidas. Para hasta 1,000 niños, la próxima parada en este viaje a menudo traumático es aquí en Long Beach.

El 6 de abril, a instancias del alcalde Robert García, el Concejo Municipal aprobó por unanimidad la negociación de un contrato de arrendamiento entre Long Beach y el gobierno federal. Cerca de 350 niños están ahora aquí, los primeros de los cuales llegaron el jueves pasado al Centro de Convenciones de Long Beach.

Lauren Heidbrink, experta en migración infantil centroamericana y profesora asociada de Desarrollo Humano en Cal State Long Beach, criticó a la ciudad por no hacer las preguntas correctas antes de aceptar arrendar el Centro de Convenciones al Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU.

“La Ciudad estuvo en un momento en el asiento del conductor para solicitar disposiciones en el contrato con HHS”, dijo. “Esos pueden incluir nombrar a las organizaciones que brindan los servicios, intérpretes de idiomas indígenas, niveles de personal, ciertos protocolos de bienestar infantil y un rol de monitoreo para asegurarse de que están cumpliendo con los estándares básicos de bienestar infantil”.

¿Fueron formuladas y respondidas estas preguntas? No lo sabemos.

No se han revelado las calificaciones y la experiencia de los adultos que interactúan con estos niños a diario. Esto debería levantar una bandera roja, ya que sabemos que los niños a menudo experimentarán un trauma psicológico profundo cuando se separen de sus familias.

La calidez de las imágenes de mariposas en la pared se desvanece rápidamente cuando un niño no se encuentra con un equipo de expertos calificados en salud mental. Años después de que los niños abandonan los centros de detención de migrantes, algunos todavía recuerdan el trauma de estar solos, asustados y sin la capacidad de comunicarse en su idioma nativo.

The sleeping area set up inside Exhibit Hall B of the Long Beach Convention Center where migrant children found at the border without a parent will be temporarily housed. The beds are in pods of 30. / El área para dormir está establecida dentro del Salón de Exhibiciones B del Centro de Convenciones de Long Beach, donde los niños migrantes encontrados en la frontera sin un padre serán alojados temporalmente. Las camas están en grupos de 30. Photo by / Foto por Brittany Murray, Press-Telegram/SCNG

La Coalición por los Derechos de los Inmigrantes de Long Beach expresó su preocupación por los niños migrantes detenidos en Long Beach antes y después de la decisión del consejo. “Me gustaría saber por qué se nos deja fuera de la conversación”, dijo Gaby Hernández, directora ejecutiva del grupo.

Cualquiera que haya hecho preguntas que parezcan contradictorias o desafiantes a la narrativa del alcalde antes de la votación del Ayuntamiento no ha sido invitado a volver a la mesa. Por el bien de estos niños migrantes y de la comunidad de Long Beach en general, necesitamos más de estas desafiantes conversaciones, no menos.

El alcalde García y los miembros del Concejo Municipal deben abogar por estos niños. Deben responsabilizar al gobierno federal y a sus contratistas si la atención es deficiente en el centro de convenciones de la ciudad.

Por supuesto, estos niños necesitan un santuario. Pero el santuario sin responsabilidad es inconcebible.

Traducido por Stephanie Rivera

Support our journalism.

Hyperlocal news is an essential force in our democracy, but it costs money to keep an organization like this one alive, and we can’t rely on advertiser support alone. That’s why we’re asking readers like you to support our independent, fact-based journalism. We know you like it—that’s why you’re here. Help us keep hyperlocal news alive in Long Beach.

The Community Editorial Board is made up of seven members of the Long Beach community and are drawn from different life journeys, different parts of the city and different socioeconomic experiences. The board writes on issues and subjects in which it has a personal interest, experience or expertise. The board operates wholly separate from the newsroom and members serve a one-year term. The Community Editorial Board can be reached at [email protected]
- ADVERTISEMENT -

More