La ciudad contrata empresa para obtener información sobre esfuerzo que podría cambiar el carácter de el centro de Long Beach

La ciudad contrató a un estudio de diseño local para ayudar a recopilar las opiniones de la comunidad sobre un nuevo plan que determinará el aspecto y el carácter de una parte considerable de el centro de Long Beach, que también es una de las partes de la ciuadad con los ingresos más bajos y más afectada por el estacionamiento.

La organización sin fines de lucro City Fabrick liderará la divulgación pública del llamado plan Zone In: City Core, que se extiende desde Magnolia Avenue hasta Ximeno Avenue cerca de el Traffic Circle e incluye casi todas las parcelas de tierra entre Tenth Street y Pacific Coast Highway.

Ya se han determinado pautas generales de zonificación para el área y el resto de la ciudad a través del plan general de la ciudad y el elemento de uso de la tierra, pero este nuevo proceso determinará detalles más granulares como cuánto estacionamiento se necesita para espacios comerciales, cuánto las viviendas asequibles deben incluirse en los desarrollos de viviendas, el paisajismo y el ancho de las aceras. El plan también puede abordar problemas de movilidad para hacer que viajar sea más fácil y seguro para peatones y ciclistas.

Se espera que el proceso dure un año.

La planificadora de la ciudad Alison Spindler-Ruiz, quien dirige el proyecto, tiene la esperanza de que se pueda lograr un plan de zonificación más detallado y personalizado mediante la recopilación de la mayor cantidad posible de aportes de la comunidad.

City Fabrick está subcontratando con una coalición de grupos comunitarios que incluyen Long Beach Forward, Walk Long Beach y United Cambodian Community para expandir su alcance.

“Estos son los superhéroes con los que sabemos que están familiarizados y tienen operaciones en esas partes de la ciudad”, dijo Alex Jung, diseñador urbano sénior de City Fabrick.

Los grupos han trabajado juntos antes, como después del cierre de múltiples escaparates en Poly Plaza, incluido el Supermercado KH, que había servido a Cambodia Town durante 15 años antes de que los propietarios de la propiedad buscarán un nuevo desarrollo en el centro ubicado en Anaheim Street y Atlantic Avenue.

El plan de visión de Cambodia Town Thrives que resultó de tres años de trabajo recuerda el tipo de aporte que la ciudad está buscando en este proceso. La comunidad calificó los proyectos pequeños, medianos y grandes que querían ver desarrollados en la comunidad, como nuevos árboles en las calles, carriles para bicicletas, redes de callejones verdes y desarrollos de viviendas asequibles.

Elsa Tung, gerente del programa de uso de la tierra de Long Beach Forward, dijo que las comunidades más afectadas por las políticas de zonificación generalmente no están en la mesa. Es importante, dijo, involucrar a grupos que tengan una amplia red de contactos dentro de las comunidades afectadas y que sean vistos como mensajeros confiables.

Aún así, se muestra escéptica sobre cuál podría ser el resultado final.

“Esto no va a ser lo que creo que es un proceso autónomo en el que la comunidad le dice al gobierno qué hacer y ellos lo hacen,” dijo Tung. “Pero este es un paso importante en el proceso en el que el gobierno de la ciudad ha contratado a grupos comunitarios para hacer este trabajo y llevar a la comunidad a la mesa.”

Tanto Jung como Tung le dan crédito a la ciudad por invertir en aportes de la comunidad, lo que incluye hacer que la jerga de planificación sea comprensible y mejorar los esfuerzos de traducción para las personas que hablan español, jemer o vietnamita.

Además de encuestas y reuniones comunitarias, la ciudad planea formar una academia de liderazgo en la que los residentes completarán un programa de seis sesiones para aumentar su conocimiento sobre el proceso de zonificación de la ciudad y luego llevar ese conocimiento a sus comunidades. Las solicitudes para la academia están disponibles en inglés y español.

La ciudad ha organizado una serie de jornadas de puertas abiertas virtuales preliminares, con otra programada para el miércoles, Jung dijo que la mayoría de la información inicial proviene de encuestas.

Jung, que enseña planificación urbana en Cal State Long Beach, tiene 46 estudiantes de sus clases que recopilan datos para el proyecto reuniéndose con personas en lavanderías, bodegas o el desfile de la ciudad de Camboya del fin de semana pasado.

Algunas de las primeras preocupaciones que los residentes han dicho que quieren que se aborde la ciudad son la falta de espacios abiertos en el área y el desarrollo de opciones de vivienda más asequibles. Algunas cosas que quieren ver menos son las licorerías.

Spindler-Ruiz tiene la esperanza de que la ciudad pueda replicar algunos de los aspectos positivos que surgieron del esfuerzo de la ciudad para rezonificar partes del norte de Long Beach el año pasado con el proceso UPLAN.

Allí, la ciudad trabajó para incentivar ciertos tipos de negocios que los residentes dijeron que faltaban en el área, como gimnasios y supermercados, y trabajó para prohibir ciertos usos futuros, como moteles, que la ciudad había señalado como propiedades molestas en partes del norte de Long Beach en los últimos años.

También podría cambiar la forma en que se han construido históricamente los corredores. Si conduce por Anaheim o PCH, notará la falta de viviendas construidas a lo largo de los corredores concurridos, algo que, según Spindler-Ruiz, se hizo para separar la industria de los usos residenciales en el pasado.

El área del proyecto también podría ver a los desarrolladores aprovechar de la ordenanza de bonificación de densidad de la ciudad que permite que se construyan edificios más altos en “corredores de tránsito de alta calidad,” que toda el área central de la ciudad se considera bajo la ley estatal debido a su proximidad a las principales paradas de transporte público.

Se podría permitir que los proyectos excedan las alturas máximas de uno a tres pisos si hay una cierta cantidad de unidades de bajos ingresos o por debajo del precio del mercado, y el desarrollador puede probar durante un proceso de revisión pública que el aumento de altura es necesario para el proyecto.

Las compensaciones podrían incluir la reducción de la cantidad de lugares de estacionamiento requeridos para los desarrollos debido a su proximidad al tránsito y la reducción de los requisitos de espacio abierto dentro de los desarrollos. En el caso de un proyecto 100% asequible, no se requeriría estacionamiento.

Permitir la vivienda a lo largo de esos corredores podría revisarse a través de este proceso para abordar la crisis de vivienda que está afectando el área de City Core, que tiene algunas de las tasas más altas de hacinamiento en la ciudad.

La totalidad del área del proyecto se considera estacionamiento afectado por la ciudad y se analizará qué proporciones de estacionamiento son apropiadas para los nuevos desarrollos, dijo Spindler-Ruiz.

La próxima jornada de puertas abiertas virtual está programada para el 13 de abril a las 6 p.m. Puede registrarse para la reunión aquí.

Traducido por Laura Anaya-Morga

Support our journalism.

Hyperlocal news is an essential force in our democracy, but it costs money to keep an organization like this one alive, and we can’t rely on advertiser support alone. That’s why we’re asking readers like you to support our independent, fact-based journalism. We know you like it—that’s why you’re here. Help us keep hyperlocal news alive in Long Beach.

Jason Ruiz has been covering City Hall for the Post for nearly a decade. A Long Beach resident, Ruiz graduated from Cal State Long Beach with a degree in journalism. He and his wife Kristina and, most importantly, their dog Mango, live in Long Beach. He is a particularly avid fan of the Dallas Cowboys and the UCLA Bruins, which is why he sometimes comes to work after the weekend in a grumpy mood.
- ADVERTISEMENT -

More