La junta de LBUSD critica el proceso de exención “divisivo”; probablemente no acelerará la reapertura para escuelas primarias

Los miembros de la Junta de Educación Unificada de Long Beach criticaron el miércoles un nuevo proceso de exención que les permite postularse para reabrir campus a estudiantes que están en segundo grado o más bajo.

A pesar de que el Departamento de Salud de Long Beach anunció más temprano ese día que comenzarían a aceptar y procesar solicitudes de las escuelas, es probable que el distrito no aproveche la oportunidad.

El LBUSD, conocido por sus siglas en inglés, actualmente está planeando “incorporar gradualmente” los servicios en el campus para algunos estudiantes de educación especial, pero no está considerando una reapertura generalizada en persona. Los miembros de la junta consideraron que el proceso de exención anunciado tenía fallas en varios frentes, incluido el hecho de que había varias estipulaciones en el distrito escolar relacionadas con pruebas que no incluían el apoyo financiero de la ciudad.

“Tengo un gran problema con las pautas del departamento de salud de nuestra ciudad”, dijo el miembro de la junta Juan Benítez. “En primer lugar, sin recursos es muy difícil, con un chasquido de dedo, estar completamente preparado para traer de regreso a los estudiantes … agitar una varita mágica y decir: ‘Puede presentar una exención’ sin recursos adicionales es muy problemático”.

Entre los otros problemas que tuvo la junta con el proceso de exención estaba el requisito de que hubiera una carta de apoyo de los socios laborales del distrito escolar, incluida la Asociación de Maestros de Long Beach.

Benítez se refirió a esa estipulación como “antisindical”.

“Esto enfrenta a la educación pública con la educación privada”, dijo la presidenta de la junta Diana Craighead. “Realmente nos está cortando las rodillas porque tenemos muchos más requisitos que cumplir que las escuelas privadas. No tienen socios laborales con estas cartas requeridas. Esto se siente como darle un golpe a la educación pública, que no ayuda a nadie en esta comunidad, a nadie”.

Los principales funcionarios del distrito también describieron su posición sobre el tema.

“Sigue habiendo preguntas sobre por qué no estamos abiertos”, dijo la superintendente adjunta Tiffany Brown. “Es una respuesta simple, puede que no sea deseable: en el condado de Los Ángeles no podemos reabrir hasta que el condado se haya movido al ‘nivel rojo’ y haya sido parte de ese nivel durante 14 días”.

Brown se refería al sistema de monitoreo del estado que califica qué tan extendido está el coronavirus en un condado específico. El condado de Los Ángeles todavía se encuentra en el nivel morado y tendrá que mejorar antes de ingresar al nivel rojo.

En este punto, el estado, el condado y la ciudad han dicho que las escuelas pueden aprovechar el proceso de exención para reabrir los campus para los estudiantes de jardín de infancia de transición a segundo grado, pero Brown destacó las nuevas estipulaciones que la ciudad está colocando en el distrito antes de que se le otorgue una exención. Si el distrito desea abrir algunas escuelas primarias, tendría que instituir un programa de vacunación contra la influenza, un programa de vigilancia para las operaciones escolares para garantizar el cumplimiento, y capacitación de rastreo de contactos para empleados, así como pruebas.

Brown dijo que la ciudad no ofreció apoyo financiero para ninguno de los nuevos requisitos.

“La pregunta obvia es: ¿Lo vas a hacer?” ella dijo. “Aquí es exactamente donde nos sentamos. Estamos en comunicación permanente con nuestros socios laborales y se requiere su apoyo para este proceso.”

Brown dijo que el distrito actualmente atiende a 1,600 estudiantes en persona a través de su Centro de Desarrollo Infantil, el programa Head Start y los clubes de niños. Ha habido varios casos en los que los estudiantes de esos programas han tenido que ponerse en cuarentena.

“Estamos aprendiendo de esas experiencias”, Brown dijo. “Hemos tenido varios incidentes de exposición a COVID. No han sido sustanciales dados los números a los que servimos, pero hemos aprendido cada semana”.

Varios padres hablaron en persona o escribieron correos electrónicos pidiendo al distrito que abriera sus campus, lo que Brown enfatizó que actualmente no es una opción. Y aunque el anuncio de la solicitud de exención de la ciudad podría haber parecido un rayo de luz para las familias que luchan con sus hijos en casa, parece que la situación probablemente no cambiará la reapertura prevista para el 28 de enero de los campus del LBUSD.

“Nada cambió desde el punto de vista médico de ayer a hoy, excepto que puede solicitar una exención”, dijo la miembro de la junta Megan Kerr. “Tenemos un plan reflexivo sobre la incorporación paulatina con el objetivo de que nuestros niños vuelvan a la clase. No sé qué pensar sobre este proceso de exención, aparte de que parece realmente divisivo”.

La próxima reunión de la Junta de Educación de LBUSD será el 21 de septiembre.

Traducido por Stephanie Rivera

Support our journalism.

Hyperlocal news is an essential force in our democracy, but it costs money to keep an organization like this one alive, and we can’t rely on advertiser support alone. That’s why we’re asking readers like you to support our independent, fact-based journalism. We know you like it—that’s why you’re here. Help us keep hyperlocal news alive in Long Beach.

- ADVERTISEMENT -

More