Residentes del vecindario de Washington protestan contra la violencia en el área por la segunda vez

Por segunda vez en dos semanas, más de una docena de residentes marcharon por el vecindario de Washington, el viernes por la noche, para llamar la atención sobre las altas tasas de violencia en el área.

Jesús Esparza, presidente de la Asociación de Vecinos de Washington (Washington Neighborhood Association) que organizó la manifestación, dijo que los residentes simplemente quieren poder vivir sus vidas, salir al vecindario a caminar con sus familias sin tener miedo “que nos van asaltar, nos van a robar o que se va saltar una balacera y podamos salir heridos en ese momento.”

La primera protesta, que ocurrió al principio de este mes, fue en respuesta al robo violento del vendedor ambulante Bililfo Fernández, de 51 años, que vendía elotes en Locust Avenue y 14th Street cuando fue atacado por dos jóvenes. Fernández, quien dijo que se siente mucho mejor desde el ataque, se unió a la marcha del viernes para mostrar su continuo apoyo a la causa.

A protester chants at passing cars as part f a march against violence in the Washington Neighborhood in Long Beach on July 17, 2020. Photo by Crystal Niebla.

Los manifestantes esperan que las manifestaciones presionen a los líderes de la ciudad para que ayuden a resolver el problema de violencia del vecindario. Los residentes han identificado una variedad de problemas que atribuyen a la violencia, como una mayor concentración de licorerías, lo que, según dicen, atrae el merodeo, la intoxicación pública, el tráfico de drogas y las personas sin hogar.

Si bien Esparza dice que respeta a las personas sin hogar y que no está en contra de ellos, el problema es que algunos han sido vistos usando drogas, dejando agujas en el suelo, además de defecar u orinar en público, a veces delante de los niños.

Durante la marcha, los manifestantes se juntaron frente a dos licorerías en la Pacific Coast Highway entre las avenidas Pine y Pacific. Cuando se juntaron en el estacionamiento de un negocio de cambio de cheques, una mujer de un callejón adyacente comenzó a gritarles a los manifestantes, luego se levantó la camisa, mostrando su pecho.

En su camino hacia Cedar Avenue, un grupo de hombres merodeando por un edificio vitorearon a los manifestantes. Poco después, un SUV de la policía comenzó a manejar lentamente al lado de los manifestantes, pidiéndoles que se salieran del camino, dijeron los manifestantes. David McGill, un líder bilingüe, dijo que se sentía intimidado, y agregó que la acción parecía confirmar una sensación de negligencia que los residentes tienen con respecto a la policía.

A diferencia de los vecindarios en los barrios más ricos, los vecindarios en áreas negras y latinas como el vecindario de Washington son “tratados como un hecho común que no se investiga”, dijo McGill en inglés. “Responden e informan, pero apenas investigan y apenas preguntan porque esperan que eso suceda”.

Long Beach police tailgate Washington Neighborhood resident David McGill and his fellow protesters during an anti-violence march in the Washington Neighborhood in Long Beach on July 17, 2020. Photo by Crystal Niebla.

La comunidad se está comunicando con los líderes de la ciudad para encontrar e implementar soluciones, pero los residentes como Lori Logan no creen que lo que están haciendo sea suficiente.

“Todos estamos frustrados porque estamos tratando de trabajar con el consejo de la ciudad, estamos tratando de trabajar con la policía, y ninguna está haciendo nada”, dijo Logan en inglés, miembro de la Asociación de Vecinos de Washington.

A man sitting on the sidewalk’s grass holding a bottle of liquor gazes upon a small group of marchers protesting against violence in the Washington Neighborhood in Long Beach on July 17, 2020. Photo by Crystal Niebla.

En un anuncio publicado poco después del ataque de Fernández, la policía de Long Beach dijo en inglés que sus detectives “están investigando activamente estos incidentes y haciendo un seguimiento de todas las pistas para llevar a los responsables a justicia”.

Antes de la pandemia, la asociación se reunía mensualmente con la policía, pero Logan describió a la policía durante esas reuniones como “distante”.

“Están ahí solo para decir: ‘Nos presentamos, hicimos algo’, pero en realidad no están haciendo nada”, dijo Logan en inglés, quien agregó que espera crear una relación con la policía que sea “más interactiva”.

Lori Logan, a member of the Washington Neighborhood Association, helps lead a small march, making a stop outside a liquor store, in the Washington Neighborhood in Long Beach on July 17, 2020. Photo by Crystal Niebla.

En respuesta a un aumento de la violencia, los concejales Mary Zendejas, que representa al primer distrito, que incluye el vecindario de Washington, y Dee Andrews del sexto distrito, organizaron una reunión conjunta del ayuntamiento de seguridad pública el 8 de julio con el oeste y el sur comandantes de la división de policía. Pero el evento fue cancelado por unas dificultades técnicas.

El jefe de personal de Zendejas, Raymond Morquecho, dijo en un correo electrónico que las oficinas del distrito están tratando de reprogramar una fecha para fin de mes.

Por ahora, la Asociación de Vecinos de Washington espera implementar soluciones que incluyan trabajar con el Departamento de Control de Bebidas Alcohólicas (Department of Alcoholic Beverage Control) y alentar a los propietarios de licorerías a hacer cumplir las leyes como licenciatarios. Esparza dijo que su asociación se ha reunido virtualmente con el departamento de Salud y Servicios Humanos de la ciudad y organizaciones sin fines de lucro, incluido Hábitat para la Humanidad (Habitat for Humanity), para hablar sobre la falta de vivienda.

“Si todos ponemos de nuestra parte, cada día las cosas se van haciendo un poco mejor”, dijo Esparza.

Support our journalism.

Hyperlocal news is an essential force in our democracy, but it costs money to keep an organization like this one alive, and we can’t rely on advertiser support alone. That’s why we’re asking readers like you to support our independent, fact-based journalism. We know you like it—that’s why you’re here. Help us keep hyperlocal news alive in Long Beach.

Crystal Niebla is the West Long Beach reporter through the Report for America program. Philanthropic organizations pledged to cover the local donor portion of her grant-funded position with the Post. If you want to support Crystal's work, you can donate to her Report For America position at lbpost.com/support.
- ADVERTISEMENT -

More